Volkswagen Up cinco puertas: Ahora, todo es más sencillo

vwupppruebaportada_0c3351fed7d481fecc383296c.jpg
Raúl Toledano20 nov 2012
La carrocería de cinco puertas del Volkswagen Up mantiene las dimensiones del 3p, pero facilita el acceso a las plazas traseras por tan solo 450 euros más. El Up vuelve a destacar por su sencillo manejo y lo bien que maniobra en espacios reducidos. El motor gasolina de 60 cv es suficiente para la ciudad, aunque resulta escaso para autovía.
Desde finales de 2011, el Lupo del siglo XXI  de Volkswagen se llama Up, que ahora amplía la gama con esta carrocería de cinco puertas más práctica y razonable por su acceso directo a las plazas traseras y unas ventanillas con sistema de apertura de tipo “compás” como principales modificaciones respecto a su hermano de 3p, con el que comparte dimensiones, equipamientos y motores, en esta ocasión el que nos acompaña para esta prueba es el pequeño 1.0 MPI de 60 cv que demuestra que un bloque gasolina tricilíndrico es más que suficiente para solventar el día a día en la ciudad (videoprueba del Volkswagen Up tres puertas).
a favor- Maniobrabilidad y visibilidad – Espacio interior– Calidad terminaciones en contra- Precio elevado– Apertura ventanillas traseras- Motor insuficiente en carretera
El Volkswagen Up de cinco puertas se diferencia del 3p en dos aspectos más: su diseño exterior varía muy ligeramente en la perspectiva lateral porque la línea inferior de la ventanilla es más plana y no ascendente hacia el pilar C como en el 3p, y la puerta delantera reduce su tamaño de 1,31 metros a 1,05 m de ancho; y además, su precio es unos 450 euros superior respecto a la misma versión con la carrocería tres puertas.Por su amplio espacio interior las cinco puertas son más lógicas para un urbano como el Volkswagen Up
Homologado también para cuatro pasajeros como el 3p, este Volkswagen Up es prácticamente idéntico que sus primos de grupo VW Seat Mii y Skoda Citigo, con 3,54 metros de longitud (43 centímetros más corto y 2 cm más alto que el Volkswagen Polo) y una considerable distancia entre ejes de 2,42 m (esto es, 13 y 6 cm más que Fiat 500 y Renault Twingo, respectivamente, dos posibles advesarios) que dotan al habitáculo de mucha amplitud, dejando un espacio de maletero de 251 litros, ampliables a 951 si se abaten los respaldos traseros en 60/40.
El ángulo de apertura de las puertas traseras es menor que en las delanteras, aunque resulta efectivo para maniobras como instalar una sillita de niño o para que una persona de tamaño medio acceda con facilidad. Ya dentro, el habitáculo resulta espacioso, muy espacioso, en todas las cotas, fundamentalmente a lo ancho y a lo alto: ninguno de sus posibles rivales, Citroën C1, Chevrolet Spark y ya no digamos Fiat 500 o Ford Ka con carrocerías exclusivas de 3p, presumen de tantos centímetros en esas cotas. Quizá algo más justo es el espacio que los pasajeros traseros tienen para estirar las piernas, pero suficiente si el conductor no se aleja en exceso del salpicadero.Tiene detalles low cost, como el sistema de apertura tipo compás de las ventanillas traseras, pero en general la calidad de las terminaciones del Up es muy superior a la media del segmento
En este punto, nos trasladamos a la zona delantera, donde la mayor satisfacción llega de la mano de unos comodísimos asientos de tela con reposacabezas integrados, inclinados hacia delante y con un mullido firme y una banqueta larga, evocando el diseño de unos bacquet deportivos. El ajuste en altura del asiento es de serie en todos los acabados del Volkswagen Up, mientras que se puede echar en falta la regulación en profundidad del volante, no disponible en toda la gama.

vwupppruebaapoyo_b04d6c818f9ef002c8eb047dd.jpg


Por lo demás, la calidad en terminación del habitáculo del Up es superior a la media del segmento. Hay elementos que en parte pueden justificar su precio (PVP desde 10.760 euros), como: la moldura frontal de plástico duro en tono brillante combinable con el color de la carrocería recorriendo todo el salpicadero, un plástico rugoso recubriendo la zona superior de puertas, el volante con la zona inferior achatada, el mando de luces a la izquierda del bloque de dirección como otros Volkswagen más caros, o una consola central limpia y sin complicaciones de lectura ni duplicidades.
¿Detalles low cost? Los tiene. Los elevalunas eléctricos delanteros están individualizados (es decir el conductor tiene únicamente el suyo y para acompañante hay otro en su puerta) y, claro está, son de un toque, no hay luz de cortesía en los espejos de los parasoles (limitándose a un plafón central para todo el habitáculo) y el citado sistema de compás de apertura de ventanillas trasera, muy típico en coches de diseño simplista y que buscan minimizar todo lo posible los costes.El sistema portátil Maps+More, sobre el salpicadero, integra funciones de navegación, información o bluetooth
A nivel de equipamientos destacamos dos elementos opcionales como son, los asientos delanteros calefactables (muy efectivos al ser de tela) y el sistema portátil “maps+more” que integra funciones de navegación, información sobre parámetros del vehículo, bluetooth para telefonía móvil, o reproductor multimedia, un todo en uno en forma de dispositivo extraíble colocado en la zona central del salpicadero.
Motor y comportamiento
Cualquier aspiración deportiva con el Up es una quimera. A partir de esta premisa, este Up 1.0 MPI gasolina en su variante de 60 cv (hay otro escalón de potencia de 75 cv) y cambio manual de cinco velocidades (ya se vende también con una caja manual pilotada sin pedal de embrague) es muy satisfactorio para moverse con agilidad por el entorno urbano, sufriendo más en determinadas situaciones en carretera abierta, como incorporaciones, adelantamientos o desniveles acentuados (160 km/h de velocidad punta y 14,4 segundos de aceleración 0-100), lo que nos obliga a llevar el motor bastante “alto” de “vueltas”. El propulsor, en cualquier circunstancia, es silencioso y muy suave. Su gasto de combustible medio homologado es de 4,5 l/100 km, una cifra de la que no te alejas mucho en una conducción real.

vwupppruebaapoyo_8f403da0c653a6322c3f0fad7.jpg

Pero, insistimos, su entorno es la ciudad. Todo resulta muy agradable a los mandos, por la rapidez con la que te adaptas al puesto de conducción, por un tarado de suspensiones que absorbe muy bien las irregularidades del asfalto, por la buena insonorización del habitáculo…. Pero sobre todo, es sobresaliente por una dirección rápida que facilita cualquier maniobra en poco espacio y por las grandes zonas acristaladas que optimizan la visibilidad desde cualquier prisma.
En ciudad todo resulta muy sencillo, por medidas, manejo al volante y respuesta del motor