Toyota RAV4 2013: Más sofisticación para el SUV pionero

toyotaravportada_39a3db067e861cb785bc843b8.jpg
Raúl Toledano29 nov 2012
El polivalente SUV mediano Toyota RAV4 “pega un buen estirón” con la llegada de su cuarta generación, presentada estos días en el Salón de Los Ángeles, donde la sofisticación urbana y la capacidad interior ganan definitivamente terreno a los guiños 4x4 que el RAV4 mantenía desde su concepto pionero allá por 1994.
Ya con la mayoría de edad en su carnet de identidad, llegará en abril de 2013 el cuarto Toyota RAV4 de la historia. El RAV4 es el modelo que adaptó un 4x4 para un uso más polivalente, sin miedo a la ciudad, y que fundó a la postre un segmento absolutamente triunfador y que otros copiaron más adelante: el de los SUV o todocaminos. Esta edición RAV4 2013 sustituye al modelo que en España se vende desde 2006 y que fue actualizado consecutivamente en 2009 y 2010.
En 2013, la transformación del Toyota RAV4 es absoluta. En primer lugar varían, y mucho, sus dimensiones exteriores. Su longitud total es de 4,57 metros de longitud (crece 13 centímetros con el modelo que remplazará) y lo más importante, en beneficio de un mejor aprovechamiento del espacio interior, su distancia entre ejes alcanza los 2,66 metros (+10 cm). Además, también se han moldeado otras cotas, como la altura, que disminuye en 2,5 cm, o la anchura, que aumenta en 3 cm.Con estas nuevas medidas, el Toyota RAV4 2013 es claramente más grande que sus dos alternativas naturales: Nissan Qashqai y Ford Kuga
El diseño ha sido renovado, compartiendo genética con los últimos lanzamientos de la marca, especialmente acusado resulta su parecido con el nuevo compacto Toyota Auris. Dejando de lado posibles “parecidos razonables”, sí que es objetivo hablar de una mayor sofisticación (por ejemplo en el frontal, con la parrilla inferior trapezoidal que es prácticamente igual a la del Prius o Yaris HSD, o con las luces diurnas de LED’s integrados en las ópticas principales) y de una pérdida de la solera que hizo del RAV4 un modelo tan popular y global en sus inicios: desaparece la rueda de repuesto sobre el portón trasero de apertura lateral (como un 4x4 de pura cepa) y se apuesta por un nuevo portón vertical coronado por un prominente alerón aerodinámico y con la rueda de repuesto escondida bajo el doble fondo del maletero.

toyotaravapoyo_3dfb93298b7c93d1403f9765b.jpg


Y precisamente es el maletero uno de los grandes beneficiados en esta cuarta generación del Toyota RAV4 2013: pasando de 410 a 547 litros de capacidad de carga, con el borde carga más bajo que antes, la opción de apertura automática del portón y también con los respaldos traseros abatibles en dos mitades asimétricas 60/40. Además, el propio fabricante japonés habla en el comunicado de una importante ganancia de espacio interior aunque no facilita datos concretos (por las dimensiones exteriores es de suponer que todas las cotas habrán crecido considerablemente).Por dentro, más calidad, más espacio y más maletero
Antes de pasar a los motores, el Toyota RAV4 también ha revisado sus calidades interiores, la ergonomía de su puesto de conducción, una redistribución de la botonería y rediseño de los paneles de instrumentalización con un orientación más vertical, y la inclusión de equipamientos que no estaban disponibles en el RAV4 actual y que se empezaban a generalizar en la competencia como son el cambio automático de luces cortas a largas y viceversa, la alerta de cambio involuntario de carril y la detección de objetos en el ángulo muerto.

toyotaravapoyo_095a9a6c7bfe10f7a1993f054.jpg

Mecánicamente, habrá dos opciones en ciclo diésel y una en gasolina. La gran novedad en este apartado la representa el nuevo 2.0 diésel de 124 cv de potencia y 4,8 l/100 km de consumo medio, se mantiene el 2.2 diésel de 150 cv (hasta 5,6 l/100 km) y el gasolina ha sufrido algunas modificaciones que aumentan su potencia de 151 a los 158 cv de ahora (7,2 l/100 km). Los motores más potentes se asocian a la tracción total conectable automáticamente AWD, dejando reservado la tracción simple al eje delantero únicamente para el diésel pequeño. En cuanto a la transmisión, dependiendo del motor elegido, puede variar entre: una caja manual de seis recorridos, una automática de convertidor de par también de seis velocidades y otra automática de variador continuo (CVT). Dos motores diésel y un gasolina; tracción total o simple; y tres cajas de cambio, una manual y dos automáticas