Renault Initiale Paris Concept: La Enterprise más familiar

familiar_5c896182530c114f1d96736b8.jpg
Raúl Toledano13 sep 2013
Como si de la nave Entreprise se tratase, Renault ha aterrizado en el Salón de Frankfurt con un concepto de vehículo familiar, con influencias de SUV y berlina, denominado Initiale Paris, el futuro sucesor del Espace, el monovolumen de gran tamaño que el fabricante francés vende desde 1984.
Renault apostará en el futuro por un reposicionamiento del monovolumen Espace. El gran familiar francés, que actualmente se vende como "Espace" y "Grand Espace" cambiando entre ambos la longitud total y la capacidad del maletero, aspira en los próximos años a ocupar un hueco más cerca del mundo premium que generalista. Algo parecido al cambio que ha protagonizado la Voyager desde que en Europa se vende con el emblema de Lancia, la marca de acceso al lujo del Grupo Fiat. Para alcanzar esas cotas de estatus, el primer paso que ha dado la firma del rombo es la presentación en sociedad en el Salón de Frankfurt de un nuevo prototipo: el Renault Initiale Paris Concept (4,85 metros de longitud). 
El decano de los monovolúmenes europeos es quizás el vehículo de diseño más conservador de la actual gama Renault. El Espace de cuarta generación que actulmaente se vende en nuestro país apenas recoge rasgos de diseño de las últimas novedades de la marca, como los del familiar compacto Scenic y Grand Scenic, o la actualización del todocamino Koleos. En este sentido, Renault arriesga con este concepto Initiale Paris, que destaca por una silueta musculosa y robusta con una cintura elevada, más propia de un moderno SUV, en perfecta combinación con una generosa superficie acristalada que incluye un inédito techo panorámico, garantizando la luminosidad interior característica de un monovolumen de gran tamaño. Las enormes llantas de 22 pulgadas de diámetro, unas ópticas delanteras estilizadas y horizontales unidas por una parrilla con cuatro grandes láminas cromadas y el nuevo (y predominante) logo Renault, y la calandra en la parte inferior del paragolpes, coronan el diseño exterior del prototipo.Combina características de varios segmentos y adopta patrones de diseño ya estrenados en otros modelos Renault, como el gigantes emblema en la parrilla frontal
En el habitáculo, se pierde la perspectiva de un futuro coche (real) de producción en serie, tomando protagonismo los típicos brotes de showcar en un prototipo tan incipiente como este Initiale Paris. El túnel central divide horizontalmente un habitáculo con cuatro asientos independientes con reposacabezas integrados. Un habitáculo al que se accede con unas puertas de apertura opuesta y con un peldaño motorizado. Volviendo al interior llama poderosamente la atención ese techo de vidrio "roto" que cambia de tonalidad según la luminosidad exterior. En el puesto de conducción destaca el cuadro de mandos digital y una consola central vertical que parece como si estuviese suspendida entre el salpicadero y el piso de esta nave Enterprise. Por último, la marca francesa no se olvida de la modularidad tradicional de un monovolumen, y sobre la tercera fila de asientos dice que se trata de una original banqueta de láminas móviles independientes.

apoyo_6bcde97d05cb3c97635293f0f.jpg

FIESTA EN FAMILIA
El punto y final al derroche de diseño y equipamientos vanguardistas lo ponen unos faros delanteros y traseros con tecnología integral de LED y sobre todo un equipo de audio firmado por Bose, compuesto por treinta y dos altavoces, siendo dos de ellos cajones de graves integrados. En cada una de las cuatro plazas interiores, Renault y Bose han instalados en los propios reposacabezas un par de bafles que encierran dos altavoces dedicados individualmente a cada uno de los cuatro ocupantes.Un equipo de audio firmado por Bose, compuesto por treinta y dos altavoces, siendo dos de ellos cajones de graves integrados
El toque más mundano llega en el apartado mecánico. ¿Una motorización híbrida? No. Renault incluye en este prototipo Initiale Paris Concept el bloque turbodiésel Energy dCi de 1.6 litros y 130 cv de potencia, ofreciendo un par motor máximo de 400 Nm para otorgar, asociado al cambio automático de doble embrague y seis relaciones EDC, un amplio margen de utilización para un showcar que mide 4,85 metros de longitud, exactamente lo mismo que el actual Renault Grand Espace.
El downsizing podría implantarse en el futuro Espace con motores de baja cilindrada que Renault ya incluye en sus gamas más compactas