Mercedes GLA 220 CDI 4M: Más deportivo que SUV

gla_portada_7721ee4287399783affae13e4.jpg
Enrique Marco20 may 2014
El Mercedes GLA entra con atractivos ingredientes en el segmento de los SUV compactos premium, aunque por concepto es más parecido a un Volvo V40 Cross Country que a un Range Rover Evoque. Lo probamos en la versión 220CDI 4Matic y con acabado opcional AMG, una sugerente combinación que prima la deportividad.  
Cada vez cuesta más clasificar a un automóvil en un segmento concreto. Hace unas décadas las categorías de coches se podían contar con los dedos de las manos, pero ahora no, porque existen multitud de subsegmentos. El  “fenómeno SUV”  ha sido muy llamativo durante los últimos años, y de esta categoría ya hay diferentes ramificaciones, entre ellas la de los “SUV compactos premium”, en la que el Range Rover Evoque supuso toda una revolución al alcanzar desde su lanzamiento cifras de ventas similares a las de competidores de marcas de mucho más volumen, como el Audi Q3. Frente a éstos, y aunque algo más bajo y con menor distancia libre al suelo figura el BMW X1; conformando el “trío de SUV compactos Premium” (aunque el bávaro sea bastante más asfáltico que el Audi y, sobre todo, que el Range Rover), un trío que este año se debía convertir en cuarteto al llegar el Mercedes GLA.
a favor-Imagen y deportividad-Alta calidad general-Brillante comportamiento en asfaltoen contra-Poca capacidad offroad-Precio elevado
Pero Mercedes ha querido entrar en el mundillo “todocamino” con un GLA que es más asfáltico todavía que el BMW, por lo que resulta muy difícil ubicarlo frente a la competencia. El Evoque y el Q3 no tienen la misma filosofía que el nuevo GLA, el BMW X1 sí está más cerca, y el que probablemente sea el más próximo es el Volvo V40 Cross Country. En Autocity quisimos comprobar el funcionamiento del nuevo GLA, y nos tocó probar una unidad con el acabado deportivo AMG, el cual rebaja 15 milímetros la ya de por sí no muy sobrada distancia libre al suelo. De modo que su deportividad y falta de cualidades “off road”se hizo todavía más patente. Y eso que probamos una versión con la tracción integral 4Matic, la cual, como es lógico, le aporta un plus de seguridad y eficacia en terrenos deslizantes.
El secreto está en la altura, tanto en la altura total de la carrocería (1,49 metros, 6 cm más que un Clase A y 6 cm menos que un Clase B), como en la distancia libre al suelo (134 mm, prácticamente lo mismo que un turismo), como en la posición de conducción (con una amplia regulación del asiento que le permite una postura muy baja). Por todo ello, y antes de pasar a analizar en profundidad lo que nos ofrece el nuevo Mercedes GLA debemos aclarar que de SUV tiene poco, y es más un compacto deportivo con una atractiva carrocería con tintes de todoterreno pero con proporciones de turismo.

gla_xa_0d1206b4a15d3035167c25b06.jpg

Una vez aclarado su particular posicionamiento vamos a ver cómo va la versión diesel más potente y mejor terminada de la gama, el GLA 220 CDI 4Matic (39.400 €). Esta versión viene asociada al cambio automático de 7 velocidades con levas en el volante, además de contar nuestra unidad con el paquete opcional  AMG (2.359 euros), que se caracteriza entre otras cosas por un tren de rodaje deportivo y unas enormes llantas junto a otros elementos deportivos estéticos. De serie ya cuenta con todo lo imprescindible, pero sumado el coste del paquete AMG y el del navegador Becker más la cámara de marcha atrás rondamos ya los 43.000 euros; un precio elevado, pero es que llevamos un Mercedes de última generación, rápido y eficaz, y a tope de equipamiento.La unidad de las fotos traía el paquete deportivo AMG y una navegador Becker con cámara de marcha atrás
Accedemos al habitáculo del GLA y por su diseño enseguida nos recuerda a esta última generación de turismos Mercedes de tracción delantera (Clase A y B y CLA). La mayor altura respecto al Clase A apenas se percibe cuando vamos sentados al volante, si bien su asientos permite una regulación tan amplia que es fácil encontrar nuestra postura favorita. Alta calidad y diseño vanguardista es lo que nos transmite el salpicadero, del que resalta una pantalla táctil a color de 5,8 pulgadas (hay otra opcional de 7 pulgadas que viene con otro tipo de navegador más completo y costoso). Nuestra versión con paquete AMG rizaba el rizo con unos bonitos y agradables asientos deportivos con reposacabezas integrados en combinación microfibra/símil cuero y unas costuras de hilo rojo para volante, asientos y guarnecidos.

gla_xb_614d9993b6497c544c3011a88.jpg

De la unidad mecánica objeto de la prueba ya teníamos buenas referencias, pues el mes pasado lo condujimos en el nuevo Clase C. El motor diesel de 4 cilindros y 2.143 centímetros cúbicos que desarrolla 170 cv de potencia y 350 Nm de par cumple con las expectativas, aunque el peso de esta versión 4Matic alcance los 1.595 kilos. Unido a la caja automática de 7 marchas es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y de alcanzar los 215 km/h, pero lo mejor es que su consumo medio se fija en sólo 5,1 l/100 km. Claro que durante la prueba el ordenador nos marcaba algo más, pero a velocidad constante por autovía se pueden registrar cifras realmente bajas.Acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y sólo gasta 5,1 l/100 km de media
En cuanto al comportamiento dinámico, este coche nos sorprendió por su agilidad y estabilidad. Dirección directa, una gran capacidad para girar rápido y de forma eficaz en carreteras con curvas cerradas y una confianza total para rodar en vías rápidas; lo que unido a unos excelentes frenos (cuyos discos delanteros viene perforados con este kit AMG) hacen que el GLA que condujimos se comportase como un verdadero GTI que proporciona diversión y eficacia a partes iguales. Eso sí, en zonas bacheadas tanta deportividad pasa algo de factura por resultar algo duro de suspensiones, aunque prescindiendo del paquete opcional AMG seguro que ofrece un tacto más suave.
Tras probarlo, nos vamos con la idea de que el Mercedes GLA es un compacto diferente, cuya longitud de 4,42 metros y maletero de 421 litros le permiten poseer unos valores de turismo tradicional. Pero con su espectacular y atractivo diseño, unido a la versatilidad que le proporciona la tracción integral, el GLA resulta un modelo ideal para quien busque “algo más” tanto en imagen diferenciadora como en posibilidades de conducción. Para caminos sólo es apto si éstos no se encuentran en muy mal estado y circulamos con precaución, pero para carreteras estropeadas y terrenos deslizantes (nieve, mucha lluvia, etc) sí puede ser un aliado si lo escogemos con la tracción integral 4Matic.

gla_xc_53fa99f36ca5b888de87f75cb.jpg