McLaren P1: El Fórmula 1 de calle

mclarenpportada_6b908e2400c098537826399a3.jpg
Raúl Toledano20 feb 2013
El sucesor del mítico McLaren F1 va tomando color y forma, convirtiéndose en uno de los superdeportivos más eficaces, potentes y rápidos de la historia gracias a un sistema híbrido de 916 cv en total y un sinfín de soluciones aerodinámicas y técnicas emanadas de la Fórmula 1
El superdeportivo P1 de Mclaren, en fase de desarrollo, ultima sus pasos para convertirse en el modelo final de producción, del que el fabricante británico facilita nuevas fotos rodando en circuito (camuflado) y más detalles técnicos sobre su configuración de superdeportivo híbrido de élite; el más importante será que del trabajo conjunto del motor de combustión interna en posición central trasera y del motor eléctrico se logran 916 cv de potencia y 900 Nm de par motor máximo, todo un récord en la categoría de coches que “tan preparados para rodar por circuito como por carretera”, según afirmó en su día Ron Dennis, y que dejan en un manejable deportivo al McLaren MP4-12C de 625 cv.
El motor gasolina es un V8 de 3.8 litros de cilindrada y doble turbocompresor que por sí solo alcanza los 737 cv de potencia (a 7.500 rpm) y desarrolla 720 Nm de par (a 4.000 rpm), quedando el motor eléctrico de 179 cv como un bloque auxiliar (aunque este P1 puede funcionar “más de 10 kilómetros” en modo exclusivamente eléctrico) que dota al conjunto de un par motor de 260 Nm extras de manera instantánea, garantizando una aceleración desde parado que promete derribar récords entre los coches de calle (todavía no se habla de prestaciones concretas) como el que hasta ahora establecía el “superhíbrido” Porsche 918 Spyder  con 770 cv de potencia (con un 0-100 km/h de 3 segundos y una velocidad punta de 325 km/h).El chasis monocaso está íntegramente realizado en fibra de carbono
Toda esta descomunal potencia se transmite al eje posterior mediante una caja de cambio automático de doble embrague que puede funcionar en modo secuencial con levas tras el volante en perfecta sintonía con un chasis monocasco realizado íntegramente en fibra de carbono. Justamente por debajo de este “suelo”, entre los asientos delanteros y los motores, están los 96 kg de baterías que alimentan al motor eléctrico, que se recarga mediante un enchufe en dos horas o también (parcialmente) en fases de desaceleración o frenado.
La potencia y el par motor conjunto alcanzan 916 cv y 900 Nm, respectivamente, cifras más propias de un F1
Por dentro, lo más importante que se cuenta nos lleva al centro neurálgico de las operaciones de este P1: su volante de competición que incluye dos botones con tecnología Fórmula 1 para gestionar todo este vendaval de potencia: DRS e IPAS; el primero (botón azul en la izquierda del volante) reduce la carga aerodinámica en un 23% y hace al coche más rápido porque, digamos, lo pega menos al suelo (en cuanto se frena o se vuelve a pulsar el botón, se desactiva); el IPAS (botón rojo en la derecha) es el heredero del famoso KERS de la F1 y se encarga de extraer el máximo rendimiento del motor eléctrico, en otras palabras, proporcionar los 179 cv de éste en pro del rendimiento dinámico. A la espera del Ferrari F70 de 950 cv con motor V12 y sistema KERS, este McLaren P1 apunta a ser el Fórmula 1 de calle.

mclarenpapoyo_e30ba2d5d6b6ee4adf22ca0b1.jpg