Los 10 mejores deportivos de la historia: El garaje soñado de cualquier entusiasta

mdh_portada_863c82f80a1f8ca2514369898.jpg
Enrique Marco03 ene 2014
Un Lamborghini Miura o un Bugatti Veyron. Son dos de los modelos que hemos seleccionado para este repaso a los 10 mejores deportivos de la historia y los dos que hemos utilizado para nuestra foto de portada, pero entre los elegidos tenemos desde grandes series todavía vigentes hasta ejemplos muy exclusivos del pasado.
Esta semana ha comenzado para todo el mundo el año 2014, lo que significa que los apasionados del mundo del motor afrontamos el año 128 desde la creación del automóvil. En sus inicios los coches eran máquinas artesanales, aunque en los años 20 y 30 llegaron ya algunos famosos modelos. No obstante, los principales deportivos de esta época eran prácticamente bólidos de carreras, destacando especialmente los Bugatti T35, Alfa Romeo 6C, Bentley 4 ½ litre o Aston Martin Le Mans entre otros. Para elegir los 10 mejores deportivos de la historia comenzamos ya en la década de los 50, momento en la que la industria automovilística despegó con todo su esplendor.
Es muy complejo elaborar un ranking de este tipo, pues dependiendo de los aspectos a analizar variarían significativamente los modelos elegidos. En este reportaje hemos querido incluir tanto las familias de modelos deportivos creadas hace más de 50 años y que hoy continúan vivas con nuevas generaciones que mantienen la denominación (como los Corvette, 911 y SL) como piezas muy exclusivas y minoritarias que por unas razones u otras han saltado a la fama y merecen un lugar destacado en la historia del automóvil; y especialmente en el segmento de los coches deportivos que tantas pasiones levanta. No los hemos ordenado porser mejores o más destacados, sino comenzando con los más populares y terminando con los más exclusivos. Los 3 primeros son “grandes familias” con más de medio siglo de vida y muchas generaciones y versiones; el 4º es la actual referencia como mejor deportivos del mundo; los 5º, 6º y 7º son tres sueños dorados de los 60; el 8º la referencia de final del siglo XX; el 9º representa el orgullo español y la continuidad de los gloriosos Hispano Suiza de la Belle Epoque; mientras que el 10º es el más caro y exclusivo de todos los tiempos, el fetiche de los amantes de los superdeportivos.
1.Chevrolet Corvette (desde 1953, 7 generaciones, más de 1,3 millones de unidades, desde 150 hasta 647 cv). Considerado por muchos el único deportivo puro construido en América (por ejemplo el Ford Mustang es de tipo deportivo y mucho más vendido, pero es más bien un GT; o el Ford GT40 posee un palmarés en competición envidiable, pero como coche de calle ha sido mucho menos difundido), la primera generación del Corvette vio la luz en 1953, y si bien nació con un V6 de 150 cv, ya desde 1955 se pasó a confiar en los motores V8, el primero de ellos de 4,3 litros y 195 cv. La primera generación C1 culminó con las afiladas versiones Stingray, que anticipaban el diseño de la próxima generación C2, lanzada en 1963. Tras ellos llegaron los C3 conocidos como “botella de coca-cola” por sus suntuosas firmas. Las altas cilindradas y los motores atmosféricos han caracterizado a esta familia, que ha lanzado excitantes versiones como la última ZR1 de la generación C6 con nada menos que 647 cv de potencia. Ahora, en 2014, estamos ante la llegada de la séptima generación del Corvette, el mítico deportivo americano que se actualiza para seguir siendo tan competitivo como un Ferrari y a un precio muy inferior. Es el único deportivo puro y perteneciente al club de los mejores deportivos del mundo que ha vendido más de un millón de unidades.

corvettered_607ddf5a7ef338ff884dab3dc.jpg

2.Porsche 911 (desde 1963, 7 generaciones, más de 820.000 unidades, desde 130 cv a 620 cv). Y si en Estados Unidos el Corvette es el rey de los deportivos, en Europa lo es el Porsche 911, del que últimamente se ha escrito mucho debido a su 50º aniversario. Y lo es tanto por su prestigio como por su aceptación, ya que la casa de Stuttgart ha matriculado más de 820.000 unidades del modelo más emblemático en la historia de Porsche. Su carismática y original carrocería junto a su configuración “todo atrás” ha permanecido vigente durante 50 años. Sólo la clásica refrigeración por aire pasó a la refrigeración líquida con la llegada del controvertido 996 en 1997. Las dos primeras generaciones del 911 fueron las más longevas, 10 años la primera y 15 la segunda (la Serie G). Luego llegaron las identificaciones internas de tres números y con periodos de comercialización mucho más cortos (entre la tercera y cuarta generación -964 y 993- sólo estuvieron a la venta 10 años). Tras el cuestionado 996 y el mejorado 997, en 2011 se presentó la séptima generación código 991, a la cual todavía le faltan algunas versiones muy esperadas que pronto verán la luz.

red_81b4ab79d10450761118eefac.jpg

3. Mercedes SL (desde 1954, 6 generaciones, unas 700.000 unidades, desde 105 cv hasta 630 cv). El tercero de los modelos de gran producción seleccionado como uno de los 10 mejores deportivos del mundo no podía ser otro que el Mercedes SL, tanto por su longevidad en el tiempo como por su elegancia y prestigio. Comenzó como modelo coupé con sus espectaculares puertas que se abrían hacia arriba, lo que le propició hacerse con el apodo “Alas de Gaviota”. Tenía un motor de 6 cilindros con el que alcanzaba los 250 km/h, convirtiéndose en esa época en el coche de calle más rápido del mundo. Poco después llegó el 300SL Roadster y las civilizadas versiones 190SL con motor de cuatro cilindros y 105 cv. Casi diez años después el modelo original se sustituyó por una nueva generación que igualmente recibió un apodo: el Pagoda. El 1971 llegó la tercera generación (R107) la cual fue la más longeva de la saga, pues permaneció hasta 1988 y vendió casi 240.000 ejemplares. La actual generación, la sexta, data de primavera de 2012, y ofrece versiones tan poderosas y exclusivas como la SL65 AMG de 630 cv. Desde su predecesor, todas las variantes del Mercedes SL se caracterizan por su techo duro descapotable.

alasred_aedc7e978cddcddea1fe76e0f.jpg

4.Bugatti Veyron (desde 2005, un total de 450 unidades, de 1.001 a 1.200 cv). El pasado mes de diciembre de 2013 se habían vendido 400 unidades del Bugatti Veyron (300 coupe y 100 roadster), por lo que ya solo quedan 50 a la venta de las 450 que el Grupo Volkswagen se programó fabricar. Desde 1999 el poderoso grupo alemán se puso a trabajar para lanzar el mejor deportivo del mundo y recuperar la mítica marca Bugatti, pero la complejidad técnica del motor 8.0 W16 sobrealimentado por cuatro turbos le obligó a retrasar varias veces su lanzamiento hasta 2005. Algunos lo consideran un capricho del mandatario Ferdinand Piech, pues del Veyron no se espera que sea rentable, pero el prestigio que da fabricar un deportivo que supera los 1.000 cv de potencia y los 400 km/h también hay que valorarlo. Como algún fabricante artesanal se atrevió a batir el récord del Veyron, en Bugatti presentaron en 2010 la versión Super Sport, en este caso con 1.200 cv y 431 km/h; marcas todavía no superadas en la actualidad por ningún otro fabricante. Las diversas unidades exclusivas de series cortísimas y limitadas encarecen el precio de este coche, que comenzó costando un millón de euros y algunas de las últimas versiones especiales se venden ya por el doble. 

veyronred_293d180c37f7c555a137b17ba.jpg

5.Jaguar E-Type (de 1961 a 1974, 75.520 coches, de 250 a 276 cv). Para muchos aficionados y expertos el deportivo más bonito de todos los tiempos (el propio Enzo Ferrari así lo afirmó), y para el Museo de Arte Moderno de New York una obra de arte, ya que expone una unidad descapotable de la primera serie en una de sus salas. En cualquier caso el Jaguar E-Type nacido en 1961 y diseñado por Malcon Sayer ha pasado a la historia tanto por su estilo como por su técnica, así como por lo que significó en su momento, ya que era uno de los mejores deportivos de la época y costaba mucho menos que sus rivales de Aston Martin o Ferrari, a los que no tenía nada que envidiar. Construido tanto con la preciosa carrocería descapotable como en Coupe o una tercera opción algo extraña y denominada 2+2, las tres vestimentas cubrían un moderno chasis monocasco con subchasis tubular, frenos de disco y suspensiones independientes. La mecánica inicial recurría a un seis cilindros en línea de 3,8 litros y 265 cv, con el cual el E-Type se mostraba muy veloz (240 km/h y 7 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h). Poco después se aumentó la cilindrada hasta los 4,2 litros, aunque sin que significara un nivel prestacional superior; para ya con la tercera evolución del modelo (en 1971) pasar a montar un motor V12 de 5,3 litros que apenas elevaría la potencia hasta 276 cv. Gracias a su gran difusión (más de 75.000 unidades) hoy día se puede comprar por precios razonables (unos 60.000 euros), pues por lo que es este coche, si se hubiese fabricado en una corta serie hoy se cotizaría muchísimo.

etype_red_ff498217bc4fc8d318956b953.jpg

6.Aston Martin DB5 (de 1963 a 1965, 1.023 coches, de 282 a 315 cv).
En la última película de James Bond Daniel Craig ha vuelto a utilizar el Aston Martin DB5, un clásico que también fue protagonista en Goldeneye, con Pierce Brosman, y en Goldfinger y Operación Trueno con Sean Connery. Pero al margen del modelo cinematográfico –por cuya unidad concreta se pagaron 3,3 millones de euros en una subasta celebrada en 2010- este deportivo en cuestión sustituyó en 1963 al DB4 y permaneció dos años a la venta hasta que en 1965 se cambió por el casi idéntico DB6. Poco más de mil unidades salieron de la fábrica de la hoy ya centenaria marca, por lo que por unidades en buen estado se pagan entre 300.000 y 500.000 euros en las subastan más prestigiosas. Cuenta con un motor de seis cilindros y 4 litros de cilindrada capaz de entregar 282 cv que le permiten alcanzar los 233 km/h.  Su denominación se debe a las iniciales del jefe de la marca, David Brown, y la numeración a la evolución que corresponde. Carrozado por Touring, se hizo también una corta serie de 123 unidades descapotables, aunque el modelo más famoso es el coupé pintado en gris metalizado gracias al agente 007.

dbred_9a78591a15008fdd6de234501.jpg

 7.Lamborghini Miura (de 1966 a 1972, 764 coches, de 350 a 385 cv)
Cuando en 1966 se presentó el Miura, Ferruccio Lamborghini vio cumplido su sueño de demostrar a Enzo Ferrari y al mundo entero que él sabía construir deportivos tan buenos o mejores que los del cavallino rampante. El diseñador Marcello Gandini firmó la preciosa carrocería de aluminio de este biplaza con motor y propulsión traseros que levantaba poco más de un metro del suelo. Pero el Miura no sólo era un coche espectacular, ya que su técnica le catapultaba a la cima de los deportivos más rápidos y competitivos del momento. Es probablemente elV12más prestigioso de una saga de modelos de la marca hoy representada por el Aventador. Aquel motor 4.0 V12 de 350 cv le permitía alcanzar los 284 km/h, y con el Miura muchos especialistas del automóvil comenzaron a utilizar el término de “superdeportivo”. Las últimas variantes y evoluciones “S” y “SV” alcanzan cotizaciones muy elevadas, de más de 600.000 euros en este último caso.

miurared_7f7dfcfd2aef8f4251e379b9c.jpg

 8.McLaren F1 (de 1992 a 1998, 106 coches, 627 cv)
El que a finales del siglo XX –o dicho de otra forma, en los 90- fue considerado por todos los entendidos como el mejor deportivo del mundo, fue esta exclusiva realización de McLaren con motor V12 de BMW que entregaba 627 cv. Sólo se produjeron 106 coches entre 1992 y 1998, el cual con sus 372 km/h de velocidad fue el coche más rápido del mundo. Este impresionante deportivo legalizado para circular por la calle y firmado por la conocida escudería de Fórmula Uno era mucho más exclusivo que el McLaren MP4-12C actual, y su precio era en su día prohibitivo. Sin embargo, los pocos que lo compraron y lo conservaron hicieron buen negocio, pues las escasas transacciones registradas en los últimos años se han realizado por más de lo que costaba nuevo, superando en cualquier caso el millón de euros. Por año de fabricación el McLaren F1 todavía no es un clásico, pero por el lugar que ocupa en la historia del automóvil deportivo es ya todo un coche de culto que, además, a día de hoy pocos de los superdeportivos nuevos le superan en prestaciones.

mclarenfred_c2104989ffe1d1136c920d70a.jpg

9.Pegaso Z102 (de 1951 a 1958, 84 coches, de 160 a 280 cv)
Concebido por Wifredo Ricart, ingeniero que trabajo en Italia para Alfa Romeo y junto a Enzo Ferrari, y fabricado por ENASA, el Pegaso Z-102 se presentó en el Salón de París de 1951. Fue carrozado por diferentes diseñadores, los más prestigiosos del momento, y dotado de un motor V8 de 2,5, 2,8 y 3,2 litros de 160 a 280 cv. Este último, sobrealimentado por compresor, alcanzó 244 km/h y batió el record mundial de velocidad en 1953 (que hasta entonces lo tenía un Jaguar XK 120 TypeC). Prácticamente no se construyeron dos iguales, dada la variedad de carroceros que trabajaron sobre el chasis del Z-102 y evoluciones mecánicas que se realizaron en sus 7 años de vida. En una época de penuria económica en la historia de España, la marca de camiones Pegaso sorprendió con su capacidad de lanzar un extraordinario deportivo que tanto en técnica como en prestaciones estaba a la altura de los Ferrari de la época. La última transacción de la que tenemos constancia es reciente, pues en la subasta de New York celebrada el pasado mes de noviembre un Pegaso Z-102 Saoutchik de 1954 cambió de manos por 797.500 dólares, algo más de medio millón de euros.

pegasored_7f98ab18009ba56494ccd1752.jpg

10.Ferrari 250 GTO (de 1962 a 1964, 36 coches, 300 cv)
Podríamos haber incluido toda la serie 250 de Ferrari (1953-1964), pero nos fijamos en el GTO por ser el más racing y exclusivo. Sólo se hicieron 36 coches como éste entre el 62 y el 64, y el último vendido alcanzó en 2012 un precio récord de 35 millones de dólares (unos 28 millones de euros). La unidad de la foto es una de las 5 que en 2013 ha pasado por el departamento de certificación de coches clásicos que Ferrari tiene en Maranello; ya que una obra de arte como ésta es preferible que sólo la toquen manos expertas. Como icono que es, del Ferrari 250 GTO se han hecho muchas réplicas, algunas muy buenas y construidas sobre otros modelos Ferrari auténticos aunque no tan exclusivos. Con un motor V12 de 300 cv, el Ferrari GTO era en 1962 el coche más rápido del mundo, pues alcanzaba los 280 km/h. Muchas de las unidades construidas se utilizaron en competición, debutando el primero de ellos en las 12 horas de Sebring con Phil Hill al volante. Terminó segundo tras otro Ferrari (un 250 Testa Rossa) y en esa y las siguientes temporadas fue uno de los bólidos más temidos en las carreras más prestigiosas del mundo.

gtored_4f11b46ca919c38bc759206d6.jpg

Como decíamos en la introducción, este artículo no trata de dictar sentencia ni de elaborar una lista ordenada, sino de repasar algunos de los mejores deportivos del mundo, eligiendo para ello criterios objetivos como fama, prestigio, prestaciones, precio o significado en la historia del automóvil. Si no has encontrado tu modelo favorito entre estas diez joyas te animamos a que nos aportes tu opinión y nos digas cuál es tu deportivo preferido.