Volkswagen Golf Bluemotion

Este Golf compacto de Volkswagen que aquí nos acompaña, además de ser el último escalón de un coche de leyenda superventas, es el más ecológico y ahorrador de la gama. Se trata de la versión Bluemotion que con todas las cualidades propias del exitoso modelo de estilo, confort y fiabilidad consigue los consumos más reducidos de la gama con una media homologada de 3,8 litros a los 100 km y unas emisiones de CO2 al medioambiente realmente bajas de 99 gramos por kilómetro, cifras poco vistas entre los de su especie incluso en segmentos de coches más pequeños. De hecho mejora a su antecesor 1.9 TDI de 105 cv en 0,7 litros. Además se puede obtener por poco más de 20.000 euros en carrocería de cinco puertas gracias a que no paga impuesto de matriculación..
Esto es gracias al nuevo motor 1.6 TDI con inyección directa por common rail que entrega 105 cv, lo que además de unos consumos muy reducidos entrega unas prestaciones más que solventes como un diésel normal, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y una velocidad máxima de 190 km/h. Pero su comportamiento ecológico no se consigue sólo con el motor, que es el convencional 1.6 TDI con caja de cambios manual de 5 velocidades con los desarrollos algo alargados, sino que se ha asociado a algunas características en su mecánica y su diseño enfocados a lograr la mejor aerodinámica y evitar emisiones y consumos innecesarios. Lleva neumáticos de baja resistencia a la rodadura en llanta de 15 pulgadas, elementos aerodinámicos en los bajos del coche, una altura al suelo inferior al resto de la gama, paragolpes y rejillas diferentes y un pequeño alerón trasero, además de un sistema de arranque y parada automáticos y un alternador desconectable que recupera la energía en las frenadas.
El amplio interior para cinco pasajeros es totalmente común con el de toda la gama, excepto con el de los más deportivos, incluyendo el conocido indicador de cambio de marchas en el cuadro, aunque se desmarca ligeramente del resto con unos nuevos tapizados de los asientos y de los paneles de puertas en colores azul y negro y la ausencia de alfombrillas para aligerar peso. El equipamiento es bastante básico, semejante al Advance de la gama, con todos los sistemas de seguridad y confort necesarios y exigibles, y lo más importante, no deja de ser un Golf.