Skoda Octavia Combi

Nos ponemos al volante del nuevo Octavia de Skoda en su versión familiar Combi, que se presenta como la berlina media más económica del grupo Volkswagen, aunque ofrece las mejores cualidades que la marca alemana imprime en todo sus modelos, y más en esta versión alta de gama Laurin & Clement donde no falta ni un detalle de equipamiento.
El restyling al que ha sido sometido no ha sido un simple cambio de look, si no que se le han cambiado gran parte de los piezas de la carrocería, adoptando nuevos faros más rasgados y alargados hasta las aletas con el nombre del modelo de coche grabado, la clásica parrilla central de lamas verticales con marco cromado de mayores dimensiones y un paragopes delantero modificado de aspecto mucho más moderno. Nuevas nervaduras sobre el capó rompen con la línea uniforme de la anterior versión consiguiendo una imagen mucho más agresiva y dinámica. La zona trasera muestra unas ópticas con la característica iluminación en forma de C típica de la marca que maximiza la iluminación en la oscuridad.
El Octavia dispone de cuatro propulsores de gasolina y tres diesel. Se ha añadido el nuevo motor 1.4 TSI de 120 CV con un par motor de 200 Nm entre las 1.500 y las 4.000 rpm. Este motor proporciona al nuevo Octavia una velocidad máxima de 203 Km/h y una aceleración de 0 a 100 en 9,7 segundos. Este alto nivel de prestaciones se combina con un bajo consumo de 6,6 litros a los 100 km y unas emisiones de 154 g/Km. Este nuevo propulsor estará opcionalmente en combinación con la caja de cambios DSG de siete velocidades.
El mejorado motor de gasolina 1.8 TSI de 160 CV puede combinarse en el futuro con la misma caja de cambios, y también estará disponible en el Scout y otros modelos 4x4 con caja de cambios manual de seis velocidades.