Porsche Carrera 4

Proporciona una serie de sensaciones que poco tienen que ver con lo que se vive al conducir un coche