Nissan Pathfinder

Carga Nissan con su artillería pesada en pleno intercambio de golpes entre las marcas por adueñarse del segmento de los SUV, el único que en plena crisis se mantiene en números de superventas. Y la marca nipona, con sus voluminosos y robustos artilugios Pathfinder y Navara (la pick-up más vendida en Europa), apuesta por consolidación en términos de equipamiento y motorización, donde irrumpe una mecánica, fruto de la alianza con Renault, de tres litros diésel V6 de 231 cv, para rivalizar, manteniendo su rango económico, con modelos aristocráticos dentro de la categoría como son el Toyota Land Cruiser, Mitsubishi Montero o Jeep Grand Cherokee. El precio de acceso para la gama Pathfinder, que se podrá adquirir con cinco o siete plazas, es de 37.500 euros, mientras que la pick-up está tasada en 22.140 euros.
Partiendo de que ambos modelos comparten buena parte de su estructura mecánica, componentes técnicos y mejoras a nivel de confort y sofisticación, nos centraremos en el Pathfinder, cuyo peso comercial en la balanza de ventas dentro de Nissan es más que relevante. Exigido por la brutal competencia, este Pathfinder se ha rediseñado por dentro, fomentando la calidad de materiales y la apariencia global del habitáculo, en el que encontramos unos apoyabrazos y paneles de las puertas remodelados, tapicería en piel en los acabados superiores o bandejas de mayor tamaño para aumentar su habitabilidad. Así, el elevado puesto de conducción se complementa a la perfección con unos mandos al volante iluminados para controlar el audio y la telefonía.