Kawasaki Ninja ZX-6R

Creada a partir de la Ninja ZX-6R de 2007, la 6R de 2009 eleva las prestaciones de su predecesora (orientada a circuitos) a un nivel superior. El desarrollo del nuevo modelo se centra en ofrecer a los pilotos un control más preciso. Los cambios realizados en el motor y en el chasis para mejorar la capacidad de control dan como resultado un carácter inspirado en la seguridad que permite pilotar al más alto nivel con confianza y tranquilidad. Y su capacidad para ir siempre al máximo para sacar todo el potencial de la motocicleta sin perder por un momento el control es lo que hace que pilotar la nueva Ninja ZX-6R sea una experiencia llena de emociones fuertes.
Gracias a la optimización del chasis y una masa más centralizada, la maniobrabilidad resulta más ligera, facilitando la inclinación al tomar las curvas. Otro factor que contribuye a dicha maniobrabilidad es la constitución más estilizada de la Ninja ZX-6R: tanto el motor como el chasis se revisaron por completo para buscar todos los puntos donde fuese posible reducir peso.
La compostura imperturbable de la motocicleta durante el frenado hace que los pilotos puedan realizar giros más precisos. La nueva Ninja ZX-6R ofrece, por primera vez de serie, la BPF de Showa (horquilla delantera para pistón grande). El control aún mayor sobre la parte inicial del recorrido de la horquilla, combinado con el embrague antirebote altamente eficaz y los ya potentes frenos de disco triple lobulado de Kawasaki, hacen posible que la estabilidad del chasis sea espléndida al reducir la velocidad para entrar en curvas.
Al desarrollar el motor se ha prestado tanta atención a la capacidad de control como a la ganancia de prestaciones. La respuesta del acelerador es suave como la seda, proporcionando un control preciso a cualquier revolución. Mientras se mantienen las prestaciones del modelo anterior a altas revoluciones, el par motor en la gama media permite salir de las curvas de manera más potente e impresionante. La sensación tan directa del acelerador hace posible realizar ajustes minuciosos en medio de la trazada y, junto con el aumento de las prestaciones en la gama media, facilita que los pilotos mantengan el ritmo cuando enlazan varias curvas.
La precisión de control ofrecida por el motor y el chasis se halla complementada por una interfaz del piloto intuitivamente natural y un alto nivel de transmisión de información que indica al conductor lo que hace está haciendo la motocicleta. El resultado es una combinación en la que los pilotos se sienten cómodos al instante.
La alta seguridad que inspiran la precisión del motor y el control de chasis de la nueva Ninja ZX-6R permite a los pilotos sacar el máximo partido de las emociones fuertes derivadas de la experiencia de controlar una máquina de altas prestaciones orientada a circuitos.