Ford Fiesta TDCi Trend

Tan cierto como que Ford se ha mostrado como un valor seguro en las últimas tres décadas en Europa, es que el pequeño Fiesta, vetusto, de líneas cuadriculadas, escaso de equipamiento, había perdido su tirón ante sus más directos competidores: el Ibiza de Seat, el 207 de Peugeot o el Clio de Renault. Pues bien, la séptima generación del pequeño modelo de la marca del óvalo ha dado un giro de 180º: el nuevo Fiesta es rompedor en sus formas y está pensado, con el motor diésel 1.4 de 68 CV, para un uso versátil y urbano.
Orientado a un público juvenil, el Fiesta rezuma deportividad. Y es que su diseño, concebido a partir del de sus hermanos mayores el Mondeo y el Focus- es tan marcado, agresivo y particular que aporta a este utilitario una fortaleza y musculatura que agrandan sus medidas y le acercan al segmento de los compactos. El salto de calidad es evidente, en busca de atraer a los más jóvenes. Su precio, el de esta unidad es de 14.160 euros, es razonable y acorde con la calidad del producto final. Objetivamente, sólo el Ibiza de Seat y el 207 se colocan a la altura del Fiesta, que es sensiblemente más barato.
Hermano gemelo del Mazda 2, con el que comparte chasis, sistema de electricidad y de refrigeración y una nueva dirección eléctrica, el Fiesta tiene un rodar de coche superior. Las sensaciones al volante son de firmeza, seguridad y agilidad: su pisada es fabulosa cuando se le exige en carretera. Ofrece las prestaciones justas y necesarias incluso para un motor 1.4 turbodiésel, un poco más-, acompañadas de un ahorro de combustible encomiable. Empujar hasta el fondo el acelerador del fiesta no repercutirá en nuestras carteras.
Con unos precios comprendidos entre los 12.000 y 16.200 euros, el Fiesta probado -1.4 tdci Trend de 68 CV- es una opción a tener muy en cuenta si lo que se busca es un equilibro entre las variables diseño-precio-consumo. Es justo decir que quizá esta revolución en las formas del Fiesta haya llegado algo tarde. Sus competidores ya tienen un target muy definido, y la marca estadounidense deberá darse prisa para remontar. El tiempo corre en contra de esta Fiesta tan bien esculpido.