Fiat Grande Punto T-Jet

Fiat estaba falto de un modelo pura sangre. La saga turbo-jet, que hasta ahora con su motor 1.4 16V proporcionaba 95 CV, se afianza con un nuevo propulsor que concede hasta 120 CV, convirtiendo esta nueva joya de la firma italiana en todo un referente de los utilitarios de dimensiones más pequeñas, e incluso le equipara en algunos aspectos mecánicos y de acabados con el segmento superior. Es ágil, dinámico y, siempre que se le exija dentro de sus posibilidades apenas mide 4 metros, su bastidor es suficiente para la potencia que desarrolla-, su conducción es amable y precisa.
Que nadie se espere arabescos o complejidades con este utlitario que roza la frontera de los GTi. Por dentro, está lo suficientemente refinado y cuidado como para sonreír cuando te colocas al volante. Por fuera, la sensibilidad del diseñador transalpino grandes y redondeados faros delanteros, rejilla frontal muy cuidada, sin excesos, una banda frontal, lateral y trasera con los colores de la bandera italiana, y un finísimo y coqueto spoiler que cierra el círculo- es de agradecer a primera vista. Es un coche llamativo dentro de su segmento.