Citroën C3 HDI

Probamos el nuevo C3. Un coche lleno de imnovaciones, como el parabrisas Zénith, con una superficie acristalada excepcional, que ocupa la mayor parte del techo. La puesta en escena de luz es del todo sorprendente. El Visiodrive, toda una proeza tecnológica, permite a cada uno de sus ocupantes fundirse totalmente con el paisaje: una experiencia sensorial que hará de cada uno de sus viajes algo inolvidable.
El C3 se convierte en un espacio que le conecta al exterior como nunca y, a la vez, le protege, mediante una fusión perfecta entre cristal y acero. Las nuevas sensaciones al volante están servidas.