BMW Z4 Roadster

Frontal largo, gran distancia entre ejes, voladizos cortos: el BMW Z4 Roadster tiene las proporciones clásicas de un roadster, pero las combina con un estilo exclusivo. Las líneas cóncavas y convexas crean un juego de luces y sombras fascinante, el llamativo frontal rodea una amplia parrilla delantera doble y la zaga tiene un aspecto deportivo inconfundible. Todo ello hace de é un roadster que seduce al mirarlo tanto, como al conducirlo.