Mercedes CLK Cabrio

0

Inicio

MAS GRANDE Y EQUIPADO

Siguiendo los pasos del CLK Coupé, la versión descapotable de éste recibe idénticas modificaciones que le hacen más grande, más espacioso, con equipamientos más completos y con una gama de motores que reduce el consumo y aumenta la potencia. Se presentará en sociedad durante el próximo Salón del Automóvil de Ginebra, y su comercialización empezará poco después, al comienzo de la primavera. En ese momento ofrecerá las mismas medidas exteriores de carrocería y los mismos motores de la gama CLK Coupé, además de las mejoras a nivel de equipamiento y de seguridad que el deportivo alemán de cuatro plazas experimentó en el momento de su renovación, hace casi un año.

Su capota continúa siendo de lona, aunque gracias a las nuevas capas se asegura que se reduce el nivel sonoro en el interior. Además, su accionamiento es eléctrico y también puede realizarse mediante mando a distancia. Respecto al anterior CLK Cabrio, y gracias a la superior distancia entre ejes y a la carrocería más grande, se gana espacio en el interior -30 milímetros en las plazas delanteras y 44 milímetros en las plazas traseras- y maletero -ahora con 390 litros de capacidad-. Otro aspecto como es el de la seguridad se ve mejorado con airbags frontales adaptativos y laterales tanto de tórax como de cabeza, que ahora vienen de serie.
Enrique Marco, Autocity
7 de febrero de 2003

Motores

MOTORES

La gama de motores es la misma que la del CLK Coupé, pero vamos a pasar a recordar las variantes que ofrece. Todas las mecánicas son de gasolina, de cuatro, seis y ocho cilindros. El modelo básico es el CLK 200 Kompressor, de cuatro cilindros, que con sus 163 cv hace gala de unas buenas prestaciones y un consumo medio de sólo 8,8 l/100 km como media.
Entre los de seis cilindros encontramos dos posibilidades, el CLK 240, que es un 2,6 litros de 170 cv y el CLK 320, un 3,2 litros de 218 cv. Y en la cumbre de la gama se sitúan los poderosos V8. El primero, denominado CLK 500, con sus cinco litros de cilindrada y 306 cv de potencia es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos. Por último, la opción más deportiva la tenemos en el CLK 55 AMG, que debido a un incremento en la cilindrada, respecto al CLK 500, de medio litro, eleva la potencia máxima hasta los 367 cv y le permite pasa de 0 a 100 km/h en nada menos que 5,2 segundos, convirtiéndose de esta forma en uno de los descapotables más rápidos del mercado.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.