Tata Aria

0

Fotos Tata Aria

El nuevo Tata Aria es un todocamino con silueta de monovolumen. O así lo define la marca india, que, tras las recientes actualizaciones del Vista y Xenon, se estrena por primera en este segmento de crossover familiares de siete plazas con unos parámetros evolucionados de calidad y con unos precios muy contenidos, convirtiéndole en un turismo de difícil comparación: 4,78 metros de longitud, disponible con un motor turbodiésel de 150 cv, tracción trasera o total, una reseñable modularidad interior y un equipamiento adaptado y actualizado a los tiempos que corren, incluidas las dos plazas en la tercera fila de asientos.

Por fuera, el diseño del Tata Aria nos evoca a su hermano pequeño el Vista, sobre todo en un frontal con unos faros muy rasgados y montados sobre las aletas delanteras, así como una característica parrilla formada por tres láminas cromadas. Su genética crossover se ve acentuada por unos aletines de plástico (en el color de la carrocería) sobre los pasos de ruedas, contrastando con una línea de techo más redondeada que nos traslada a la arquitectura típica de un monovolumen, característica esta que se ha querido simular con la inclinación de la luneta trasera para dotar a la zaga de una mayor robusteza.

El Tata Aria está disponible con dos tipos de transmisiones: 4×2 y 4×4. La primera encomienda la propulsión al eje posterior y la integral 4×4 cuenta con un sistema  de conexión del eje delantero denominado TOD (Torque On Demand). EL TOD se conecta mediante un interruptor situado en el salpicadero y la gestión electrónica define su nivel de participación mediante un reparto de par variable que funciona autónomamente. De este modo es posible circular con tracción integral permanente incluso en condiciones de asfalto seco, si ese es el deseo del conductor.

El motor que propulsa al Aria es idéntico al del Tata Xenón: un bloque motor turbodiésel 2.2 DICOR de cuatro cilindros en línea y 150 cv con inyección directa common rail, que ofrece una respuesta aceptable a bajo régimen con sus 320 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm, para acelerar de 0 a 100 km/h en 13,7 segundos, logrando una velocidad punta de 170 km/h y homologando un consumo mixto de 7,2 l/100 km.

El habitáculo interior del Tata Aria supone un salto cualitativo muy relevante en términos de calidad de producto. Los materiales empleados en el salpicadero, en la consola central, en los paneles de las puertas y en los restantes recubrimientos, son de una gran calidad. De hecho se emplean algunos plásticos bandos y todos tienen un aspecto y tacto muy agradables. Destacan en este sentido los sofisticados paneles de puertas que además de emplear diferentes tipos de plásticos están parcialmente tapizados y cuentan con tiradores de puerta cromados más elegantes y fáciles de localizar en la oscuridad.

La modularidad interior del Tata Aria es uno de sus puntos fuertas. Está configurado para siete plazas, distribuidas en el orden 2+3+2, posibilita una óptima postura de conducción, una fila intermedia con desplamiento longitudinal, plegado e inclinación de respaldos, en dos partes asimétricas 60/40. Destacan en esta fila, la amplitud de la banqueta, el generoso espacio para las piernas y un suelo prácticamente plano que permite el fácil acomodo de tres adultos. La tercera fila cuenta con dos asientos individuales más pequeños pero suficientemente confortables que pueden plegarse fácilmente y sin esfuerzo en el propio maletero. Dejan de ese modo una superficie de carga amplia y completamente plana para destinar al transporte de equipajes. El acceso a estas plazas se ve favorecido por el plegado y por el desplazamiento longitudinal del asiento de la segunda fila que será también el que delimite el espacio para las piernas de los pasajeros de estas dos filas.

Las grandes dimensiones exteriores (4,78 metros de longitud y 1,90 m de anchura) del Tata Aria repercuten en un interior espacioso, con una importante dosis de modularidad y con la posibilidad de disponer de una superficie plana de carga (hasta el techo) de 1.777 litros. Los imponentes butacones en la primera y segunda fila de asientos (sólidos y muy confortables) impiden, sin embargo, hablar de una tercera hilera de asientos aprovechable para dos adultos, ya que estás destinada a niños. En tal caso, el maletero se reduce a 214 litros (en la configuración estándar de 5 plazas, son 587 litros).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.