Renault Twizy, a prueba

0

Fotos de la prueba del Renault Twizy

El Renault Twizy es un innovador concepto, un biplaza eléctrico con categoría de cuadriciclo ligero con autonomía suficiente para un uso diario por la ciudad

El diseño del Renault Twizy da un giro más hacia el futuro y perfecto coche eléctrico, destacando por su cabina semicerrado, unas puertas futuristas de apertura vertical y que no cierran por completo el habitáculo, y cuatro pequeñas ruedas dirigidas, no por un manillar como en un ciclomotor, sino con un volante como si de un turismo convencinonal se tratase. 

Visto por delante, el Renault Twizy destaca por un frontal con dos pequeñas ópticas circulares, el rombo de Renault entre ambas, y más abajo la cajonera destinada al almacenamiento del enchufe con el que se recargan sus baterías.

En la vista lateral, se aprecian claramente las pequeñísimas dimensiones del Renualt Twizy, claramente más pequeño que un Smart; en total el Twizzy mide 2,30 metros de longitud, 1,20 m de ancho y 1,40 m de alto.

La perspectiva del Renault Twizy desde sus tres cuartos trasero es más arriesgada que en el frontal. Aquí apreciamos el contorno de la cabina pintado en color blanco, y ya en la zaga una luz de freno dominante en disposición horizontal, con el logotipo de Renault más abajo y en un tamaño mayor, y los dos pilotos circulares de intermitencia trasera.

Os podréis imaginar que las cuatro ruedas del Renault Twizy tienen un tamaño muy pequeño, concretamente hablamos de unos neumáticos de 145/80 con llanta de 13 pulgadas de diámetro.

Las dos puertas laterales (opcionales) del Renault Twizy se abren hacia arriba y hacia delante. Son puertas que no cierran por completo el habitáculo al no disponer de ventanillas, por lo que al carecer de éstas, el conductor queda únicamente cubierto hasta la altura de los hombros. Además tampoco tienen tirador exterior como en un turismo convencional, sino que para abrirlas desde fuera simplemente basta con hacer el gesto del ladrón, es decir, meter la mano por dentro y accionar el tirador interior, haciendo que las puertas se abran prácticamente sin hacer fuerza, por inercia gracias a un mecanismo muy logrado.

El frío, el viento y la lluvia no son buenos acompañantes de este Twizy. Tanto sin puertas como con ellas, es fácil que sufras las inclemencias citadas anteriormente. También es cierto que desde finales del año pasado Renault incluye un sencillo y desmontable sistema de ventanillas, que se adapta a la puerta como una especie de ventanilla trasparente y flexible.

En su interior, nos encontramos con un biplaza muy particular. El Renault Twizy está conformado en su habitáculo por dos asientos en forma de tándem, 1+1, dos guanteras laterales, una de ellas con cierre bajo llave.

El asiento trasero del Renault Twizy es fijo y su acceso es bastante complicado. Una vez dentro, el pasajero tendrá que introducir las piernas por el hueco lateral que deja libre el asiento delantero.

El puesto de conducción del Renault Twizy ofrece un mullido con un mínimo grosor y es regulable longitudinalmente.

El volante del Renault Twizy es fijo y detrás de él se encuentra un cuadro de mandos digital, sencillo, funcional y con colores azules.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.