Crash Test Toyota Yaris HSD

0

Fotos del Crash Test Toyota Yaris HSD

El Crash test delantero se realiza con el coche en movimiento a 15-16 km/h impactando contra un bloque de acero y hormigón de 40 toneladas de peso.

El impacto frontal del Toyota Yaris HSD tuvo aparentes pocas consecuencias, quedando afectando el paragolpes, la aleta delantero, se desplazó levemente el portón por el lado izquierdo, y el faro y el antiniebla del lado izquierdo.

La velocidad a 15 km/h contra un muro de hormigón de semejante peso tiene unas consecuencias similares a las de un choque de un vehículo contra otro vehículo a 30 km/h, cuya carrocería absorbe parte de la energía del impacto.

El crash test trasero se realiza con el coche parado y con la trasera angulada en 10º, siendo una barrera móvil que simula el aspecto y el peso de la carrocería de un vehículo actual (1.400 kg de peso es la media que entiende Cesvimap) el que choca contra la zaga del Toyota Yaris HSD.

El bumper test es otro tipo de simulacro, también delantero y trasero. Se realiza en movimiento a 10 km/h (+/-1 km/h de variación) simulando lo que coloquialmente se denomina ‘Frenazo por alcance’ en el caso del bumper delantero y con el coche marcha atrás en el caso del bumper trasero impactando contra esa especie de traviesa que lleva la carreta móvil y que está colocada a 70 cm del suelo.

El bloque de acero y hormigón contra el que impacta el Toyota Yaris HSD en el crash test delantero se mueve con aire comprimido que entra por debajo de la base para que moverlo sea como un juego de niños.

España, tradicionalmente, es un país en el que se repara más que se sustituye piezas de la carrocería. La principal razón es el coste por hora de la mano de obra, mucho más barato que en otros países europeos como Alemania. En los Crash Test de Cesvimap, esas pegatinas ajedrezadas que vemos en el capó son marcas o señales que indican cuánto se han desplazado los diferentes elementos de la carrocería, estableciendo un baremo estandarizado (en la práctica, un pliego de recomendaciones) para saber la cuantía del daño y así decir lo que es más rentable: reparar o sustituir.

Los técnicos de Cesvimap necesitaron de poco más de hora y media para establecer el precio final de la reparación del Toyota Yaris HSD.

Los técnicos de Cesvimpa y de Toyota España justificaron los daños en la zona delantera del Yaris HSD. El más perjudicado en el crash test delantero fue el faro, que en el Yaris HSD es mucho dinero, porque incluye sistemas de iluminación de última tecnología que un Yaris estándar no monta.

La traviesa trasera, esa moldura de la estructura que se esconde bajo los paragolpes, fue en el caso del impacto trasero la clave para amortiguar energías y que el impacto a 15 km/h no afectase a otros componentes de la carrocería del Toyota Yaris HSD.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.