BMW 335i Luxury, a prueba

0

Fotos de la prueba del BMW 335i

En la delantera del nuevo BMW Serie 3 se aprecian los rasgos tradiconales de la marca, como la doble parrilla con diseño ovoide, y un capó alargad, que en esta sexta generación acentúa su caída hacia delante, aportando una pizca más de agresividad con la colaboración de unos nuevos grupos ópticos más afilados y unidos a la propia parrilla.

En el montante trasero, nos encontramos con un BMW Serie 3 más discreto y con líneas más suaves, incluso en un primer vistazo cuesta distinguirlo de su hermano mayor, el Serie 5.

El lateral del nuevo BMW Serie 3 destaca por su fuerza, sin perder elegancia, con unas dimensiones que han crecido notablemente: 9 cm de largo, hasta los 4,62 metros y 5 cm en su distancia entre ejes hasta los 2,81 metros.

Con la línea de acabado ‘Luxury’, el nuevo BMW Serie 3 es más conservador y discreto en su personalización, tanto interior como exterior. Concretamente en su carrocería se aprecia multitud de molduras decorativas cromadas, como las que aparecen en la parrilla delantera.

Las llantas también modifican su imagen según la línea de acabo elegida. En el BMW Serie 3 Luxury se trata de un diseño de llantas de aleación multirradio en color blanco.

El motor gasolina sobrealimentado ‘TwinTurbo’ de seis cilindros en línea, el 335i, es el tope de gama hasta la llegada del M3. Es un tres litros con 306 cv de potencia y 400 Nm de par máximo disponible desde las 1.200 rpm a las ruedas traseras.

La calidad del habitáculo, sobre todo a medida que vamos creciendo en equipamientos opcionales, es muy alta, con un salpicadero lineal y una consola central que se alarga hasta separar ambos asientos delanteras, mientras que en la parte alta irrumpe una pantalla a color donde se proyectan todos los datos de información, navegación y audio de este Serie 3.

Una de las mayores ventajas que tiene este BMW Serie 3 respecto al modelo que sustituye es el aumento de espacio en las plazas traseros, sobre todo a nivel de las piernas. Esto, creemos, se debe fundamentalmente al aumento de la distancia entre ejes. Por su parte, la plaza central trasera sigue siendo desaconsejable para un uso prolongado por el diseño de la propia banqueta trasera.

En la consola central del BMW Serie 3 nos encontramos con la palanca del cambio automático de ocho velocidades y con el mando giratorio iDrive de gestión integral de los diversos dispostivos que equipa nuestro BMW Serie 3.

Precisamente, hablando de equipamientos, uno de los más efectivos para aquellas que busquen un ‘todo en uno’ con la compra de su Serie 3 es el chasis adaptativo que varía diferentes parámetros dinámicos del coche según queramos confort o diversión al volante.

En las plazas delanteras del BMW Serie 3, el gran protagonista sigue siendo el conductor. Las butacas puede iir colocadas en una posición muy baja, de brazos estirados, con el volante en posición casi perpendicular al suelo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.