Autocity.com Motos.autocity.com
Hacer Autocity.com tu página de inicio Galería de fotos Foros de usuarios


Motos.autocity.com
 
Renault Prueba el Megane Style
 Noticias
 Documentos técnicos
 Diagnosis de averías
 Diccionario del motor
 Foros
 Concesionarios
 Talleres de reparación
 Cursos de Formación
 Actualidad
 Novedades
 Pruebas
 Motos
 Fotos
 Vídeos ¡nueva zona!
 Permiso por puntos
 Descapotables
 Salones y especiales 
 Fórmula 1
 Rallys
 Tuning y Car-Audio
 SUV y 4x4
 Coches clásicos
 Rutas y viajes
 Foros
 Coches Nuevos
 Comparativas coches
 Coches segunda mano
 Seguros
 Renting
 Tasaciones
 Estado carreteras
 Trámites DGT
 Tests Autoescuela ¡Gratis!
 Documentos técnicos
 Buscador ITV
 Talleres de reparación

Documentos técnicos

 Sistema multitronic de Audi. II- Cadena de láminas

  Sistema multitronic de Audi. II- Cadena de láminas

Mientras que cada una de las relaciones de cambio de todos los tipos de transmisión tradicionales, tanto con el cambio manual como también con el automático se realizan utilizando cinco, seis o más pares de piñones o bien conjuntos planetarios en la caja del cambio de marchas. En las transmisiones continuas CVR solamente existe un único y robusto par de poleas con una correa flexible de transmisión que transforma todas las marchas en infinitas variantes de desmultiplicación. Este componente central recibe el nombre de variador y trabaja con un elemento de transmisión similar a una correa poly-V. La correa de tranmisión aloja en la garganta cónica unas poleas de diámetro efectivo variable, de tal modo que al combinar los posibles diámetros de dichas poleas se originan múltiples relaciones de desmultiplicación, que además pueden variar dentro de un amplio margen.

Esta correa es especialmente importante, ya que transmite la carga total de uno de los ejes de la transmisión al otro y, lo que es más, sin existir fuerzas de tracción. Tan sólo su fricción sobre las superficies cónicas de ambas poleas es capaz de transportar la carga. Audi se ha decidido por la cadena de láminas en lugar de por la correa articulada, habitual en las transmisiones continuas CVT. Dicha cadena está realizada en acero, y a pesar de ello es casi tan flexible como una correa trapezoidal. La cadena de láminas se ha efectuado de modo tan robusto que puede transmitir pares de motor más altos y fuerzas más elevadas que otras correas. Esta cadena se ha mostrado durante los muchos años de pruebas como extremadamente fiable y tiene garantizada una larga vida.

Montada de modo similar como otras cadenas, sólo con varias capas unas junto a otras y especialmente más robusta, está compuesta por segmentos unidos por pernos en sus puntos de articulación transversales. Los frontales de los pernos presionan contra las superficies cónicas de las poleas. La fuerza motriz e la cadena se transmite a los puntos de apoyo resultantes sobre las poleas del variador. El deslizamiento resultante es tan reducido que los pernos, durante la vida de la transmisión, tan sólo se desgastan como máximo de una a dos décimas de milímetro.

Esta cadena de láminas ofrece, además, la ventaja de que su recorrido puede ser inferior al de otras correas articuladas. Incluso al recorrer el más pequeño diámetro de enlace, posee la faculatad de trasmitir las fuerzas máximas y los pares de motor. En ese momento, solamente hay nueve pasadores en contacto con las supereficies interiores de las poleas, pero la presión específica es tan grande que también en caso de una gran carga no resbalará. Un engranaje consigue la correspondiente reducción de régimen al comprobarse que el variador muestra su mejor grado de efectividad siendo accionado con un par de motor grande.

La hidráulica, que trabaja muy complejamente, genera la presión de empuje que actúa sobre los discos cónicos que forman las poleas.

Mientras que, por una parte, ésta presiona los discos cónicos de forma que se produce una transmisión de fuerza con el escaso resbalamiento deseado, por otra parte, debe ejercer una presión adicional para separar entre sí los discos cónicos, modificando de este modo la relación entre los diámetros de las poleas y por lo tanto la desmultiplicación final del variador. Por esta causa, los ingenieros de Audi han distribuido desde un principio la hidráulica de su variador en dos áreas.

Como se desprende de la distribución de funciones, ésta trabaja sobre ambos pares de los discos cónicos del variador según el principio de doble émbolo. Mientras que el émbolo empujador con la mayor superficie operante impide que la cadena de láminas resbale, el émbolo empujador con la menor superficie ejerce fuerza adicional sobre el disco correspondiente cuando ha de ser modificada la desmultiplicación. Los sistemas hidráulicos de ambos pares de discos se pueden relacionar entre si por medio de la bomba de aceite y las válvulas de regulación, de modo que solamente se deben desplazar de una parte a otra volúmentes reducidos de aceite y únicamente se necesita aplicar la diferencia de presión correspondiente. Este es el motivo por el cual el variador Audi reacciona instantáneamente ante cualquier orden de gestión, lo que no sucede en elas transmisiones CVT actuales.

Otro nuevo elemento es el responsable de que el variador trabaje de un modo prácticamente automático. Un sensor de par, que trabaja de modo similar a una válvula de limitación de presión, se torsiona de tal modo a través del momento variable de entrada que cierra o abre los taladros de alimentación de la hidráulica.

Asi, se genera automáticamente un equilibrio entre el par motor que se transmite y la fuerza de presión. Este hecho supone un requisito esencial para la reacción extraordinariamente rápida del variador sobre todas las modificaciones de tracción así como una prevención ante el aumento inmediato de la presión de empuje, por ejemplo, en caso de golpes en el tren motriz, convirtiéndose de este modo en un mecanismo de seguridad ante irregularidades de todo tipo.

Una ventaja básica del variador en el sistema multitronic es la amplia relación entre la mayor y la menor desmultiplicación posible en la transmisión (1: 2,1 hasta 1: 12,7) siendo, de este modo, superior a 6, lo cual representa casi un caso ideal para la transmisión que hasta ahora apenas sobrepasaba un valor de 5.

Gracias a esta característica, por una parte, se puede acelerar de forma deportiva y dinámica, debido a la mayor desmultiplicación posible y, por otra parte, se puede aprovechar completamente la menor desmultiplicación para potenciar el ahorro de combustible.




 Fuente:
ANTERIOR  SIGUIENTE

¡Quiero publicar mis documentos técnicos!






Webs amigas: Coches de ocasión | Deportes | ACB | Mujer | Actualidad | Coches | Chueca | Más de coches | Fisioterapia | Conducir un Ferrari
Perfil empresaCondiciones generales¿Quieres colaborar?PrensaMapa web