XXV Aniversario AACD: ¡Cumpleaños feliz!

Diego Zotes06 jun 2005
Un 25º aniversario es algo muy especial, y de esa forma quiso celebrarlo la Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos, rememorando una concentración que ya realizó en el Parque Primo de Rivera de Zaragoza en mayo de 1980.
Inicio
¡CUMPLEAÑOS FELIZ!

a fondo XXV Aniversario AACD 1

Un 25º aniversario es algo muy especial, y de esa forma quiso celebrarlo la Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos, rememorando una concentración que ya realizó en el Parque Primo de Rivera de Zaragoza en mayo de 1980. La AACD se estaba centrando últimamente en los automóviles, pero para recordar lo más fielmente posible aquel evento de hace ahora 25 años, se inscribieron también algunas motocicletas muy veteranas que hoy son auténticas joyas.
  La cita fue doble, pues el sábado 28 de mayo tuvo lugar el concurso de elegancia y slalom exhibición en el céntrico parque zaragozano, y el domingo 29 la Subida a La Muela. La inscripción fue un éxito, con 57 participantes entre vehículos históricos, clásicos deportivos, post-clásicos y motocicletas; y con una gran variedad entre ellos, tanto de estilos como de cotizaciones, pero con casi todos en un excelente estado de conservación.
La primera parte del cumpleaños se desarrollaba en la tarde del sábado en el mejor entorno posible de Zaragoza, en el “parque grande”, y en concreto se establecía el parque cerrado y la mesa del jurado para el concurso de elegancia junto a la fuente luminosa. La tarde fue calurosa, y bajo el incesante sol primaveral iban desfilando los vehículos uno a uno ante el jurado, compuesto por diversas personalidades del mundo del motor y de la política. Hubo varios premios, destacando entre ellos el de automóvil más antiguo (Austin Seven de 1938 de Pilar Urrutia), motocicleta más antigua (Harley Davidson Petarda de 1922 de Tomás Berna), vehículo más elegante (Rolls Royce Silver Dawn de 1953 de Alfonso Arnedo), vehículo más “racing” (Ferrari Testarossa de 1986 de Francisco Louzao), mejor vehículo de producción nacional (Nardi 750 de 1964 de Maria Paz Asensio) o el de vehículo mejor conservado (Buick Eight de 1947 de Marciano Alfonso).
Tras dicho concurso de realizó en una de las avenidas del parque un slalom no competitivo, en el que el público asistente pudo contemplar a sus vehículos preferidos, ya que había para todos los gustos: Porsche 911, Jaguar E-Type, Chevrolet Corvette, Mercedes Pagoda, Lincoln Continental, Dodge Coronet, Renault 8, VW escarabajo, Seat 600, Ford Capri, Alfa Romeo Spider y GTV, etc. La tarde finalizó con una cena para los participantes en el kiosco de la música, velada que fue amenizada por un cuarteto de cuerda.
Al día siguiente por la mañana la AACD se desplazó hasta la cercana localidad de La Muela, donde en la antigua carretera Nacional II, y debidamente cortada por las fuerzas del orden, se realizaron varias mangas no cronometradas, ya que el único fin de esta reunión era el de mostrar los vehículos y disfrutar de estos clásicos sin ningún interés competitivo. Eso sí, a la cita del domingo se presentaron algunos clásicos de competición, que dieron el espectáculo en la revirada carretera hoy ya casi abandonada pero con excelente firme. El punto final y despedida se desarrollo en el magnífico auditorio de La Muela, donde tuvo lugar la comida y entrega de trofeos y placas conmemorativas.
Textos: Enrique Marco, Autocity
Fotos: Daniel Pérez

9 de Junio de 2005