X-Trail 2.2 TD Sport: Confort en el campo

Diego Zotes06 jun 2002
El coche funciona muy bien en carretera, es fácil de conducir y ofrece posibilidades camperas. Es, por ello, un todocamino de verdad.
Inicio
CONFORT EN EL CAMPO

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 1

Parecía extraño que Nissan no diera el paso para adentrarse en el mundo de los todocamino. Ahora, con el X-Trail lo ha hecho y por la puerta grande. El coche funciona muy bien en carretera, es fácil de conducir y ofrece posibilidades camperas. Es, por ello, un todocamino de verdad.

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 2

Exteriormente el Nissan X-Trail no hace concesiones a la estética, con sus líneas muy rectas, poco llamativas y en el estilo del resto de los productos de la marca japonesa. Sobre todo en su parte frontal con una parrilla bastante clásica, faros de gran tamaño y unos antiniebla en la parte más baja del faldón delantero. Tan sólo llama la atención las defensas en la parte central del paragolpes para evitar raspones al intentar superar zonas con piedras y otros objetos.
DISEÑO

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 3

En su interior, quizá lo más destacable es la magnífica visibilidad, gracias una superficie acristalada muy grande, con una altura del habitáculo bastante aceptable, unido a una línea de cintura baja. Por esta razón, se convierte en un vehículo ideal para hacer turismo. Además, cuenta con un elemento opcional que le hace aún más interesante, como es su techo solar practicable de dimensiones tan grandes, que con él abierto parece que se va casi en un descapotable.
Si exteriormente es bastante clásico y no llama mucho la atención, salvo quizá por el alerón en lo más alto del portón trasero, su interior es muy innovador, único en su segmento: es el único todo terreno que ofrece un cuadro de instrumentos con todos sus medidores e indicadores en el centro del panel delantero. Esto es un rasgo personalizador innegable.

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 4

Como también lo es el propio cuadro de instrumentos situado en el fondo del tablier con tres relojes, mientras que un poco más abajo y más sacado hacia el interior del habitáculo se encuentran todos los elementos de confort: equipo de sonido, sistema de refrigeración o calefacción, e incluso los botones para seleccionar el tipo de tracción que queremos en cada momento.
En el habitáculo hay diversos huecos portaobjetos, algo muy útil en cualquier vehículo. Uno de ellos en concreto parece pensado especialmente para el teléfono móvil. Se trata de una pequeña guantera situada en frente del conductor, detrás del volante, en el lugar que normalmente ocuparía el cuadro de instrumentación pero que, como ya hemos comentado, en este caso no está ahí. En esta zona se ha instalado además una toma de corriente para poder cargar el terminal del móvil.
En cuanto a espacio interior, el X-Trail ofrece una buena amplitud para cinco adultos, con unos asientos de diseño muy particular en color claro con una zona central gris, que resultan muy confortables y sujetan bastante bien el cuerpo, al menos los delanteros, lo que unido a una buena insonorización da a este X-Trail un notable confort. Y su maletero muy bien salvo por llevar la rueda de repuesto en el interior bajo el piso, lo que obliga a sacar todo si se pincha una rueda. Tiene un plano de carga muy recto lo que resulta muy cómodo y dispone de 400 litros, cifra más que suficiente. Además, de serie incorpora una tapa para ocultar de la vista las cosas que llevamos dentro. El reposabrazos posterior se comunica con el maletero para llevar cosas más largas.
MECANICA

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 5

Su propulsor es un motor turbodiesel de última generación con sistema common rail de inyección. Son 114 CV que funcionan bien en cualquier régimen de giro. Es quizá lo más destacable de este motor ya empleado en otros vehículos de la marca. Normalmente, los motores diesel tienen una curva de potencia que empieza a rendir desde menos vueltas de giro, mientras que en el caso de los gasolina es al revés. En este caso está a mitad de camino entre ambos porque funciona bien a pocas vueltas y se muestra elástico mientras que se estira bastante bien hasta superar las 4.000 vueltas, algo poco frecuente en los diesel. Pero si su motor funciona bastante bien y con consumos ajustados, lo mejor hay que buscarlo en el innovador cambio manual de seis marchas, aunque el mando no nos gusta demasiado. Y es que no se trata de una caja convencional de seis velocidades como están montando últimamente los vehículos diesel para conseguir ahorrar, sino que en este caso se ha buscado conseguir una mejor utilización campera, si bien la primera velocidad resulta demasiado larga en un todo terreno.

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 6

CONDUCCION

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 7

Está claro que el X-Trail no está pensado para hacer conducción off-road. El que quiera una conducción dura fuera de carretera tendrá que recurrir a otro coche, un Terrano II u otro similar, pero no al X-Trail. Este modelo, con carrocería monocasco y suspensiones independientes, está pensado para funcionar bien por carretera y para moverse con agilidad en buenas pistas forestales. Es decir, un vehículo ideal para excursiones, pero no un vehículo campero.
Pese a ello, cuenta con un sistema de tracción bastante eficaz, con tres posibilidades: dos ruedas motrices (las delanteras) para ir por carretera con el menor consumo y con unos márgenes de seguridad más que aceptables. Una segunda posición que es la que gestiona automáticamente si circula con dos o con cuatro ruedas motrices en función de las necesidades del terreno en cada momento. Así en el momento que el vehículo detecta una pérdida de tracción conecta de forma casi instantánea la tracción trasera. Y una tercera, denominada "Lock", para cuando se quiere superar alguna zona más complicada o cuando nos vemos en algún aprieto. En este último caso, bloquea el diferencial central de manera que reparte la mitad de la potencia sobre cada eje. En realidad el reparto no es 50% sobre cada eje, sino que el delantero tiene algo más de potencia que el trasero, pero en una cantidad fija. Respecto al equipamiento, es muy completo: con doble airbag frontal y lateral, sistema climatizador bastante eficaz, elevalunas eléctricos, cierre centralizado, inmovilizador y equipo de audio con lector de CDs. Como equipo opcional se ofrece el techo solar, con las llantas de aleación a un sobreprecio de 1.100 euros (183.000 pesetas).

a fondo :: X-Trail 2.2 TD Sport 8

A modo de resumen, diremos que el X-Trail funciona muy bien por carretera y razonablemente bien por buenas pistas, pero hay que tener en cuenta que su altura libre al suelo no es demasiado elevada, por lo que en pistas un poco más rotas hay que tener mucho cuidado de no dañar los bajos. No es un todo terreno y no debe ser usado como tal. Muy bien por lo que respecta a su innovador sistema de transmisión y su motor eficaz y con un consumo bastante ajustado. En cuanto al precio, resulta algo caro, aunque si lo comparamos con los de algunos de sus rivales la relación calidad/precio es más que ajustada, rematado por una garantía de 5 años.