VW Passat 2.0 TDI 140 cv DSG: La berlina más demandada

vw_passat_dsg_portada_c2d8648e68040b8da13a11f4a.jpg
Enrique Marco15 abr 2013
Aunque algunos competidores más recientes le superan puntualmente en los ranking de ventas, el Volkswagen Passat sigue siendo la berlina más demanda de los últimos tiempos. Probamos la versión mecánica más equilibrada, la diésel de 140 cv, y asociada al eficaz cambio DSG. Además, con el nivel de acabados Highline incluye de serie elementos que le transportan al segmento premium.
El Volkswagen Passat ha sido el dominador del segmento de las berlinas durante los últimos tiempos, liderazgo que ha obtenido con cierta diferencia sobre su más directo seguidor, el Opel Insignia. Ahora, el tirón del nuevo BMW Serie 3 y los buenos resultados del Peugeot 508 están acechando su dominio, pero como producto sólido y competitivo que es, el Passat sigue siendo unas de las opciones preferidas tanto por particulares como por empresas. Sus argumentos son claros y convincentes: una calidad de fabricación superior, un comportamiento dinámico excelente y una rica gama tanto mecánica como de equipamientos.
a favor-Excelente calidad de fabricación-Comportamiento dinámico intachable-Bajos consumosen contra-Precio algo elevado-Diseño poco innovador
Algunos criticarán en esta séptima generación del Passat, lanzada en diciembre de 2010, su excesivo conservadurismo en términos estilísticos, y parte de razón no les falta. Es evidente que el nuevo Passat es una berlina clásica y discreta, y que difícilmente entusiasmará por su diseño, el cual tampoco supone una revolución respecto a la pasada generación que permaneció en el mercado de 2005 a 2010; pero la gran cantidad de novedades en materia de equipamientos de seguridad y confort, junto a la espléndida optimización de sus mecánicas, hacen que la conocida berlina alemana siga siendo de lo mejor de su segmento.
Para esta prueba nos hemos decantado por la versión 2.0 TDI de 140 cv con el acabado Highline y el cambio automático DSG. Esta versión nos transporta sin lugar a dudas al segmento premium, pues tanto por la brillante factura de todos sus elementos, como por la abundancia de equipamiento de serie o por la calidad de conducción que proporciona, nos situamos al nivel de su “primo hermano” Audi A4 o del actual líder BMW Serie 3. Lo malo es que, con todo ello, el precio de nuestra unidad de pruebas se sitúa en 36.050 euros (sin contar descuentos promocionales), un coste que, a igualdad de equipamientos y similitud de mecánicas y cambio, se sitúa muy cercano al de las marcas premium y ya algo alejado del de las berlinas generalistas (C5, Insignia, 508).

vw_passat_dsg_xfro_3abde97e740dba82c2b4c6a13.jpg

Su carrocería mantiene las medidas de la anterior generación, con 4,77 metros de largo, 1,82 metros de ancho y 1,47 metros de alto. El frontal presenta ahora una seria y elegante parrilla de cuatro lamas cromadas junto a unos faros que incluyen leds para la iluminación diurna, la imagen lateral apenas cambia, mientras que la trasera se ve ahora más bien clásica, por la forma de sus pilotos, pero a la vez más actual cuando éstos se encienden debido a los leds que incluye. En el interior, el Passat Highline nos recibe con unos elegantes y agradables asientos en combinación cuero/alcántara que además son calefactables. El salpicadero de esta versión se ve presidido por una franja longitudinal y una consola central rematada en aluminio cepillado. Por su parte, el maletero es de lo mejor del segmento con unos considerables 565 litros de capacidad.Es una gran berlina de 4,77 metros de longitud, que no obstante no ha seguido creciendo en tamaño en esta última generación
Por lo demás, el cuadro de instrumentos sigue fiel a la sencillez de diseño característica de los modelos Volkswagen, mientras que para la consola central se puede elegir entre dos tipos de navegador, uno de 5 pulgadas por 520 euros y otro de 6,5 pulgadas por 1.585 euros; ambos con función táctil y en color. Este Passat Highline viene muy bien equipado de serie, y actualmente añade sin sobreprecio el sistema de ayuda al aparcamiento Park Assist 2.0, pero además ofrece como opcionales elementos tan interesantes como el control de crucero activo y Front Assist (1.180 €), el Lane Assist (525 €) o el Side Assist (510 €); elementos éstos que contribuyen a mejorar la seguridad activa y que pueden salvarnos de algunos accidentes causados por el cansancio o los despistes. Además, otros extras como la suspensión DDC (965 €), el sintonizador de TV (975 €), etc pueden hacer que llevemos un automóvil equipado hasta los topes.

vw_passat_dsg_xint_f4377aaf7c59373edba18650b.jpg

Al pasar a analizar las primeras impresiones que causa al volante observamos que arrancamos mediante botón, tenemos un freno de estacionamiento eléctrico, el extraordinario cambio automático DSG, el sistema de ayuda al arranque en pendiente, el sistema de arranque y parada start&stop… en fin, que estamos ante un coche moderno y muy avanzado tecnológicamente. Eso sí, como la mayoría de los alemanes es bastante sobrio, lo cual no es defecto ni virtud, pero es evidente que sus diseñadores no han pensado en detallitos ni extravagancias.Mucha tecnología, tanto de serie como en elementos opcionales, para esta séptima generación del Passat
Nuestra unidad de pruebas venía con la mecánica 2.0 TDI de 140 cv que en tantos coches hemos probado. A pesar de ir asociada a un coche que pesa ya 1.560 kilos es más que suficiente para moverlo con soltura (211 km/h de velocidad máxima y 9,8 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h) y gastar muy poquito (5,2 l/100 km). Además, combinada con el cambio DSG de seis velocidades con levas en el volante su conducción es toda una delicia. En cuanto al comportamiento dinámico, este es intachable, con una precisión de dirección exquisita y con una pisada muy firme sin llegar a resultar dura. El Volkswagen Passat es cómodo, y al volante da la sensación de llevar un coche grande, tanto por su anchura de vías, como por su considerable distancia entre ejes o como por el generoso equipo de neumáticos (235/45 R17 en el acabado Highline).

vw_passat_dsg_xtra_8682ef5452f6cca99cf4a82c9.jpg



En definitiva, un coche sólido y bien hecho, de lo mejor en cuanto a calidad de fabricación y comportamiento dinámico, y a la vez ideal para quien le guste pasar desapercibido, ya que este Passat mantiene una línea clásica y discreta. Podríamos decir que el Passat está indicado para los que les gusta disfrutar de lo bueno pero que a la vez no quieren hacer ostentación de ello.