Volvo V70, XC70 y S80: Más equipamiento y consumos más bajos

a fondo Volvo V70, XC70 y S80 1
Raúl Toledano13 abr 2011
La marca sueca revisa sus mecánicas diésel D3 y D5, disminuyendo sus índices de consumo y emisiones. Además se optimiza el equipamiento tecnológico, con nuevos dispositivos de entretenimiento, información, seguridad y navegación
Novedad
Volvo anuncia una revisión de tres de sus modelos más grandes y con mayor tirón comercial, V70, XC70 y S80. Los tres derivan de la misma plataforma y con permiso del ya veterano XC90 son los modelos de mayores dimensiones de toda la gama. Los modelos citados reciben un nuevo equipamiento a nivel tecnológico y una puesta punto de las mecánicas de ciclo diésel D3 y D5, que ahora registran consumos mucho más bajos.

Empecemos por el equipamiento que estos tres modelos llevarán de serie. En primer lugar se introduce un nuevo equipo de infoentretenimiento, denominado Sensus, con una pantalla de cinco o siete pulgadas que proyecta gran cantidad de información: navegación, audio, señal de tv digital, manejo del climatizador o incluso se encarga de la comunicación con los numerosos elementos de seguridad disponibles. Además este sistema podría contar con un reproductor de DVD, conectividad bluetooth e incluso dos pantallas de ocho pulgadas situadas en los reposacabezas delanteros. De esta forma, Volvo quiere rivalizar sin ningún complejo con la competencia, aglutinando todas las funciones de audio, navegación, animación e información en una misma pantalla, o dicho de otra forma, integrar el manejo de todos los dispositivos tecnológicos en una misma plataforma, puesto que son muchos y muy variados.Volvo quiere aglutinar toda su carga tecnológica en un nuevo equipo de infoentretenimiento denominado Sensus
Entre estos sistemas destaca el Pedestrian Detection, que ya se ofrece desde hace meses en los S60, V70 y XC60. Se trata de una serie de cámaras y radares que frenan el vehículo si detectan riesgo de atropello a peatones, estando asociado a un control de crucero adaptativo revisado, ya que ahora amplía sus posibilidades llegando incluso a detener el coche y volverlo a arrancar de nuevo si así lo demandan las condiciones de tráfico. Por otro lado, no es nuevo pero sí que por primera vez se incluye en el equipamiento de serie el City Safety, una de las grandes apuestas de la marca sueca por la seguridad. Estamos ante un dispositivo que consta de un conjunto de sensores que detectan la proximidad de objetos, personas u otros vehículos, frenando el coche hasta el punto de detenerlo si detecta que el conductor no reacciona ante dicha situación.

Y por último toca hablar de las mecánicas diésel D3 y D5, ambos bloques reciben ligeros retoques que ayudan a disminuir los rozamientos y las pérdidas de calor, a la vez que incorporan de serie el dispositivo Star&Stop de parada y arranque automáticos del motor. En principio sólo estará disponible con la transmisión manual de seis velocidades. Se reducirán consumos y en el caso del D5 también se aumentará la potencia.Las mecánicas diésel D3 y D5 incorporan sendos dispositivos Star&Stop bajando sus consumos e incluso aumentando las potencias en el caso del D5
Así, el S80 D3 de 163 cv consume 4.9 l/100 km y emite 129 g/km de CO2, frente a los 5.3 l/100 km y 139 g/km que registraba hasta ahora. En el caso del V70 D3 estas cifras son de 5.2 l/100 km y 137 g/km (5.5 l/100 km y 144 g/km antes) y en el XC70 se fijan en 5.5 l/100 km y 144 g/km (5.9 l/100 km y 154 g/km antes). Por su parte la motorización D5 incrementa su potencia de 205 a 215 cv (y su par de 420 a 440 Nm), logrando índices de consumo cada vez más próximos al D3: el S80 D5 homologa también 4.9 l/100 km y 129 g/km, el V70 D5 registra 5.1 l/100 km y 134 g/km y en el XC70 D5 el asunto se queda en unos interesantes 5.6 l/100 km y 149 g/km. En caso de elegir cualquiera de estos tres modelos con cambio automático, las cifras aumentan ligeramente.
Volvo también ha realizado pequeños retoques en los S80 y V70 equipados con el motor 1.6 turbodiésel. Se trata del mismo bloque que utilizan varios modelos de PSA, Mazda y otras marcas, y recibe la misma actualización que en las últimas semanas se ha realizado en los modelos que lo equipan: su potencia pasa de 109 a 115 cv. El consumo sigue siendo el mismo 4.5 l/100 km y 119 g/km de CO2, y lleva Start&Stop y caja manual.