Volvo V60 D6 Plug-in Hybrid AWD: El híbrido con mejores cifras

v_plugin_portada_355636c1068e71f1d7afa0ef2.jpg
Enrique Marco21 ago 2014
Con una potencia de 283 cv y un consumo medio homologado de 1,8 l/100 km el Volvo V60 híbrido barre a todos sus rivales. Además, en modo 100% eléctrico es capaz de circular hasta 50 km y a velocidades de crucero en carretera.
Volvo no nos deja de sorprender gratamente con sus últimas actualizaciones. Hace poco probamos el V60 D4 con la nueva mecánica y caja automática de 8 marchas, el cual nos pareció muy competitivo y un serio rival para los Audi, BMW y Mercedes homólogos. Ahora nos toca probar otro V60, pero esta vez una versión tan especial que no tiene rival en el mercado. Nos referimos al V60 D6 Plug-in Hybrid AWD, un híbrido diesel enchufable de 283 cv que se desmarca del resto por su relación entre prestaciones y consumos y por su elevada capacidad de utilización en modo 100% eléctrico. Cuesta 61.500 euros, y su maletero de coche familiar se ve significativamente reducido, pero salvo por estas dos considerables pegas lo demás son todo maravillas, pues podemos decir claramente que es un adelantado a su tiempo dentro del segmento de los híbridos.
La mayoría de los híbridos actuales son de gasolina, y algunos de ellos comienzan a tener ya una notable autonomía en modo 100% eléctrico, como el Porsche Panamera S E-Hybrid que probamos el pasado otoño. Otros ya combinan la mecánica diesel con una pequeña unidad propulsora eléctrica, como el Mercedes E300 BT Hybrid que probamos hace un par de meses, aunque el alemán sin una gran capacidad eléctrica. Pero el Volvo V60 D6 Plug-in Hybrid AWD combina como ningún otro la hibridación diesel con un alto grado de prestaciones y de autonomía eléctrica. Ni los pioneros y más prolíficos en esto de los coches híbridos -Toyota y Lexus- disponen de un modelo que pueda rivalizar en prestaciones y consumos con el modelo sueco.

v_plugin_xa_995231443ea56ba28fc8a82a8.jpg

Estéticamente esta versión híbrida no se diferencia apenas del resto de la gama, ni en el exterior ni en el interior, donde sólo unos pequeños detalles en los que hay que fijarse detenidamente le identifican. Eso sí, en el momento de arrancar el cuadro de mandos digital sí lleva indicadores exclusivos de esta versión, tanto en el display principal como en la consola central. Además, esta versión también se diferencia por contar con tres botones (Power, Hybrid y Pure) para seleccionar el modo de conducción. A nivel de equipamientos decir que está obligatoriamente asociado al acabado Summun, y que incluye tapicería parcialmente de cuero (por 302 euros es íntegramente de piel), instrumentación digital, pantalla de 7 pulgadas con navegador, neumáticos 235/45 R17 y una buena dotación el elementos de lujo, confort y seguridad. Opcionalmente se pueden añadir algunos de los últimos sistemas de seguridad, como el control de crucero activo, el reconocimiento de señales o los avisadores de cambio involuntario de carril entre otras cosas. El aspecto de su instrumentación es muy moderno y tecnológico
Pero vayamos a lo realmente espectacular: su relación entre consumos y prestaciones. Con un motor diesel de cinco cilindros de 215 cv que transmite la potencia a las ruedas delanteras y un eléctrico de 70 cv que lo hace a las ruedas traseras; este V60 D6 Hybrid declara un consumo medio de 1,8 l/100 km y unas emisiones de 48 g/km de CO2; todo un récord. Y más meritorios son estos registros si tenemos en cuenta que sus prestaciones son sobresalientes, pues acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza los 230 km/h. Estos datos, que en un automóvil convencional podrían parecer de ciencia ficción, se explican por la notable capacidad de la fuente de alimentación eléctrica, que puede funcionar de forma autónoma hasta 50 kilómetros y a velocidades de crucero en carretera (120 km/h aproximadamente). En la práctica, en modo "Power" y utilizando normalmente su mecánica de gasoil nos podemos ir a los 5 l/100 km de media en carretera en condiciones reales de conducción; un valor que sigue siendo bajo para el elevado peso y altísimo nivel prestacional del vehículo.

v_plugin_xb_ed58bf0353497ee912f5b0b58.jpg

La capacidad del motor eléctrico es muy superior a la de la mayoría de los híbridos ya disponibles en el mercado, cuyo uso exclusivamente eléctrico se reduce a maniobrar en garajes o por céntricas calles de un casco urbano a velocidades inferiores a 30 km/h; nada que ver con lo que sucede en el Volvo, cuya unidad eléctrica, cuando está cargada a tope, es suficiente para mover el coche con soltura en muchas circunstancias. Las baterías del motor eléctrico se recargan en las frenadas y retenciones, pero este modelo se desmarca también por ser “enchufable”; es decir, que si las condiciones de la conducción no han sido las idóneas para devolver al 100% su autonomía eléctrica (50 km), al llegar a casa se puede conectar a un enchuche de la red convencional y en unas horas el motor eléctrico estará completamente recargado (entre 3,5 y 7,5 horas dependiendo de la intensidad de la corriente disponible).Las baterías se pueden recargar tanto durante la conducción, en frenadas y retenciones, como en un enchufe de la red eléctrica
Los modos de uso “Hybrid” y “Pure” dan mucho protagonismo a la ecología y el funcionamiento eléctrico, pero si de lo que se trata es de obtener una conducción dinámica y placentera, con el botón “Power” pulsado disponemos de una potencia conjunta de 283 cv, lo que se traduce en un empuje sobresaliente y unas reacciones muy rápidas, a pesar de acercarse peligrosamente a los 1.900 kilos de peso. El cambio automático dispone también de función secuencial para cambiar de marcha con leves toques a la palanca de cambios, aunque esta opción sólo está disponible en el modo “Power”. Por lo demás, el V60 híbrido se comporta como el resto de los modelos Volvo, es decir, proporcionando al conductor y a los ocupantes una comodidad extraordinaria y una seguridad del más alto nivel. Esta mecánica híbrida sólo causa un problema, y es que si ya los 430 litros de volumen de maletero del V60 convencional son algo justos para un familiar de este tamaño, el espacio que le roban las baterías deja el espacio de carga en sólo 300 litros.

v_plugin_xc_acb758e8d383788d533f2ab28.jpg

Parece ser que Volvo no va a cesar en la evolución de sus mecánicas híbridas, pues para el próximo todoterreno de lujo XC90 –que conoceremos al detalle la próxima semana- ya anuncia un motor T8 de 400 cv, que en realidad es un 2.0 turbo de cuatro cilindros alimentado por gasolina asociado a otro motor eléctrico de 80 cv. Desarrollará un par conjunto de 640 Nm, y la firma sueca promete que tendrá el SUV grande de altas prestaciones más eficiente del mundo. Pronto informaremos con más detalle de este modelo y de esta tecnología híbrida (en esta ocasión combinada con motor de gasolina). Volvo seguirá evolucionando sus mecánicas híbridas, y el próximo XC90 contará con una versión T8 de 400 cv