Volvo V40 Cross Country T4 AWD, maneras de terrateniente:

Volvo V40 Cross Country T4 AWD, maneras de terrateniente 1
Agencia EFE27 mar 2014
Volvo, ya en esa hibridación de culturas automovilísticas sueca y china, mantiene su primacía originaria respecto a la primera con la conservación de su gama tradicional y algunos añadidos que resaltan su capacidad tecnológica, el arma con la que conquistó al grupo chino Geely, carente de ésta, pero sobrante de efectivo.

En el primer escalón de la gama, el compacto V40, se han introducido dos líneas, visuales y efectivas, la R Line, de regustos deportivos, y una más contundente, hasta el punto que puede considerarse categoría propia, la Cross Country, herencia de la misma serie en otras berlinas de la marca en segmentos superiores.

El Volvo V40 Cross Country es participativo de casi todos los elementos de las versiones tradicionales, pero ésta, fiel a su denominación, adopta condiciones para circular por el campo y pistas forestales de no excesiva dificultad por la inclusión de la tracción integral (sólo en las motorizaciones gasolina T4 y T5) y una mayor altura del suelo de 40 milímetros.

Una modificación de altura que se ha llevado a efecto no por el camino directo de la sobreelevación de la carrocería, sino por la dotación de suspensiones nuevas, de mayor recorrido, y neumáticos de más diámetro, con el flanco más alto, para evitar las complicaciones en los trayectos irregulares de las pistas forestales.

El V40 se ha vestido de campo, pero no con los atavíos propios de los crossover, sino con un 'ropaje' de circunstancias que no rompe las esencias de una berlina de diseño muy agraciado, como se comprobó al primer golpe de vista el día de su presentación. Volvo hace de estas creaciones automovilísticas de uso campero una muy singular visión a los modos y maneras de un terrateniente.

Por insistir en la cuestión, la cobertura de bajos para prevenir averías por saltos de piedras no es del todo completa, incluso cuenta con piezas de plástico decoradas como metálicas. A favor: un control de descenso en pendientes.

Hay muchos rasgos de personalidad propia en las afueras de este coche, sobre todo en el dibujo del que se ha dotado en su parte trasera, con un portón abombado, una siluetas muy ondulantes en los laterales de la zona debajo de los pilotos. Un alerón en la parte superior del portón le concede ese aire aerodinámico y un tanto futurista e el que se detiene la vista.

El recorrido lateral parte de una línea de cintura muy progresiva en subida de adelante hacia atrás, provocando una ganancia de superficie metálica en detrimento de la acristalada. Las manetas de apertura son ampliamente visibles.

Por delante, se ve un capó fortachón, insinuante de su capacidad para circular por el campo, con el complemento del parabrisas inclinado y muy extendido. La parrilla es la clásica de los modelos de la firma escandinava.

El habitáculo recoge toda la fama acumulada por Volvo en decoraciones interiores,sobre todo, con esa morfología de los asientos, de extraordinaria comodidad por la suave recogida que hace de la zona renal y dorsal de piloto y acompañantes, porque esa virtud es también extensible a la segunda fila de asientos, si bien se echa en falta un poco más de separación con la parte delantera.

Un primer vistazo al entorno puede hacer llegar a la conclusión de un exceso de botonadura y dispositivos, incluso desperdigados, pero en la realidad, con uno o dos detenimientos de la vista, la conclusión inicial se torna a bastante racionalidad y no se tarda en coger el tino a cada uno de los muchos componentes, sobre todo, en materia de confort, que confluyen en el salpicadero y la consola central.

El punto flaco de ese interior está en el maletero, algo escaso, sobre todo para un modelo de coche que se pretende de ocio y viajero; todo lo más un par de maletas y no precisamente de las grandes. No obstante, el abatimiento de los asientos traseros, ya deja un espacio mejor conformado para transportar bultos de más volumen y relacionados con las actividades de tiempo libre.

La variante para la prueba de EFE ha sido la equipada con el motor de gasolina T4 de 2.0 litros, 179 CV y, como integrante de este equipamiento, con tracción integral permanente a las cuatro ruedas. Este propulsor ha recibido recientemente algunas modificaciones, pero conserva sus credenciales en cilindrada y potencia.

Un buen motor, sin duda, rápido de aceleración, pero algo más indeciso en las recuperaciones, donde los adelantamientos en sexta velocidad, obligan a la reducción para imprimir el régimen de giro suficiente que apresure la maniobra. El rango de revoluciones para asegurarse esa prontitud queda ligeramente por debajo de las 3.000.

En el medio urbano admite una conducción hipotensa, pues en los bajos no acusa carencias ni ahogo en los regímenes de marcha, pero siempre, y como constante de su funcionamiento, queda una gran suavidad de marcha que ayuda mucho a disfrutar de su guiado.

El motor se asocia a una caja automática Geartronic de seis velocidades, de suaves transiciones, tanto en su modo automático como manual, modo, donde, por ende, deja mucha discrecionalidad al estilo del conductor.

Coche pesado, y éste lo es, aunque el fabricante no lo documente (lo que ya resulta sospechoso), es sinónimo de gasto en carburante. Cumple a rajatabla lo esperado. Mediante la observación del ordenador se hace difícil reducir registros de diez litros, aún con contención en las pisadas del acelerador. El resultado final de la prueba deja pocas dudas: 11,8 litros a los cien kilómetros. Está claro que no merece una alta nota

Volvo tendrá que trabajar con ahínco en un campo fundamental para poner en precio el coche con lo que se viene encima en materia de fiscalidad. Unas emisiones de CO2 de 187 g/km para un compacto, por mucho que se disfrace de campo, deja a la marca sueca en el vagón de cola de lo avanzado por otras marcas con modelos del mismo segmento.

El test, en su inmensa mayoría, ha sido de recorrido por asfalto y muy limitado a la tierra, por pista forestal sencilla, porque las condiciones del coche no dan para otros mundos más emocionantes.

En cualquier caso, el V40 Cross Country es un coche de pisada firme, poderosa, bien asentada al asfalto, con una amortiguación que, aunque aumentada de recorrido, transmite al pasaje nula sensación de balanceo.

El recorrido por zonas de curvas y camperas se atiene a las mismas características. Toma y sale de las mismas y de los no muy dificultosos obstáculos del entorno rural con suficientes garantías.

La dirección no ha dejado todo el buen sabor de boca por una sensación extraña, indefinible, de tacto, que es muy posible pueda residir en las grandes dimensiones del volante y el limitado raduio de giro. Sin embargo, los frenos aportan toda la fiabilidad que se puede exigir en cuanto a distancia de frenada y resistencia a la fatiga.

La gama Cross Country del Volvo V40 está en precio algo más de 1.200 euros respecto a la convencional en comparativa de niveles y motores parejos. No se antoja excesivo el sobreprecio, teniendo en cuenta que la tracción integral está en los cánones que funcionan en otros vehículos de la competencia. Competencia, por cierto, para este V40 difícil de encuadrar. Por segmento, lo más cercano, el Citroen C4 Aircross, pero solo oferta diesel. Lo mas próximo en prestaciones, se acaso, un referente por abajo, el Mini Countryman, y otro por arriba, el Audi A4 Allroad. En cualquier caso, tangencial, nunca directa.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,370 m

Anchura 1.783 m

Altura 1,458 m

Distancia entre ejes 2,646 m

Vía delantera 1,552 m

Vía trasera 1,540 m

Peso N.D.

Capacidad depósito 62 l.

Capacidad maletero 335 l.

Coef. aerodinámico 0,34

Posición motor Delantero, transversal

Alimentación Inyección indirecta gasolina con

turbo e intercooler

Cilindros 5 en línea (20 válvulas)

Cilindrada 1.984 c.c.

Potencia máxima 179 CV a 5.700 r.p.m.

Par máximo 300 Nm

Velocidad máxima 210 km/h

Aceleración 0-100 8,2 seg.

Consumo medio 8 l./100 kms

Emisiones CO2 187 g/km

Impuesto de Matriculación 9,75 %

Dirección Cremallera. Eléctrica

Diámetro de giro 10,9 m

Frenos Discos ventilados (DEL.)

Discos (TRAS.)

Suspensión delantera Tipo McPherson con resorte

helicoidal

Suspensión trasera Paralelogramo deformable con

resorte helicoidal

Tracción Delantera

Neumáticos 205/60 R 16

Transmisión Automática de seis velocidades

Equipamiento de serie ABS con EBD, tracción integral,

airbag frontales, laterales, de

cortina y de rodilla, sensores

de luz y lluvia, control de

descenso en pendiente

Precio 34.470 euros (Kinetic)

36.029 euros (Momentum)

38.041 euros (Summum)

RESTO DE GAMA (Gasolina)

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

V40 C.Country T5 AWD Kinetic 2.497 c.c. 254 CV 39.500

V40 C.Country T5 AWD Momentum 2.497 c.c. 254 CV 41.050

V40 C.Country T5 AWD Summun 2.497 c.c. 254 CV 43.200

COMPETENCIA

-----------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Audi A4 All Road quattro 2.0 1.984 c.c 211 CV 46.850

Mini Countryman 1.6 Cooper S 1.598 c.c. 184 CV 37.800

Angel Alonso