Volvo S60 D5: Devorador de kilómetros

Diego Zotes26 jul 2006
Con motivo del éxito obtenido por la sueca Volvo en la categoría superior de las berlinas medias de representación, ha decidido mejorar su producto estrella S60, que presume de un diseño muy señorial con tintes deportivos.
Con motivo del éxito obtenido por la sueca Volvo en la categoría superior de las berlinas medias de representación, ha decidido mejorar su producto estrella S60, que presume de un diseño muy señorial con tintes deportivos, optimizando el rendimiento mecánico de su afamado propulsor diesel D5, el que más éxito y demanda tiene en nuestro mercado. Y esta escalada de potencia, que diversifica la gama y sus precios, se ha llevado a cabo por varias razones de peso, entre las que encontramos la necesidad de elevar su nivel de prestaciones para situarse a la altura de la competencia y, de paso, mover más dinámicamente al SUV de grandes dimensiones XC90 que emplea esta misma mecánica, que con los anteriores 163 cv se quedaba un poco corto, y por otra parte, la obligación de cumplir la nueva normativa anticontaminación Euro V.

a fondo :: Volvo S60 D5 1

Dadas las buenas cualidades dinámicas y de confort del S60 D5, se muestra como una opción muy interesante con un precio base de 35.500 , situándose de lleno en la categoría premium del segmento de berlinas medias, entre los que se cuentan como principales rivales al nuevo Lexus IS 220d con 177 cv, al Audi A4 2.7 TDI con 180 cv o al BMW 320d de 163 cv. También dentro del segmento, aunque con un enfoque algo menos elitista pero con cualidades sobradas para competir con nuestro protagonista, encontramos modelos generalistas como el Renault Laguna 2.0 dCi con 175 cv, el Alfa Romeo 159 2.4 JTD de 200 cv, el Opel Vectra 3.0 V6 CDTi con 184 cv o el Toyota Avensis 2.2 D-4D con 177 cv, con el mismo propulsor que el Lexus. Como se puede observar, en esta lista dejamos de lado modelos de otras marcas premium de similares características, puesto que difieren de nuestro protagonista en aspectos fundamentales como potencia o dimensiones.
Imagen deportiva y elegante
El Volvo S60 nació como una versión de enfoque más juvenil y deportivo del S80, a imagen y semejanza de aquel aunque de dimensiones más contenidas y con una silueta más musculosa y compacta. Esta imagen de fuerza se ve acentuada por los característicos hombros típicos de la marca sueca que recorren los laterales de la carrocería y transmiten mucha fuerza al conjunto. De un vistazo llaman poderosamente la atención sus formas dinámicas y fluidas, como una curvada línea de techo que se desliza en caída hacia atrás transmitiendo una imagen muy atractiva y aerodinámica.

a fondo :: Volvo S60 D5 2

El perfil es lo más llamativo del S60, que rezuma gran elegancia mediante su elevada línea de cintura, su inmensa distancia entre ejes de 2.715 mm y sus voladizos largos y redondos, potenciada por las molduras de los paragolpes y las puertas pintadas en color carrocería con detalles cromados. A esta fluidez de líneas contribuyen notablemente sus dimensiones, con una longitud de 4,603 metros y una gran anchura de 1,813 metros. Las ventanillas, triangulares asimétricamente, ceden el protagonismo a la parte metálica de las puertas sugiriendo más aplomo y estabilidad. Una imagen compacta refrendada por una parte trasera pesada y elevada, con unos faros trapezoidales de gran luminosidad que perfilan el contorno de los hombros laterales. El frontal está presidido por una parrilla enrejillada con el logotipo cruzado de la marca sobre un morro saliente que ha marcado la tendencia de diseño de toda la familia, acentuando la deportividad con unas pronunciadas aletas que integran los alargados faros rectangulares delanteros.
En el interior destaca una ergonomía sorprendentemente perfecta para los pasajeros y la buena organización de los elementos en torno al conductor, de hecho uno de los mejores ejemplos de realización de interiores, con una consola inclinada terminada en madera en nuestra versión tope de gama Summum, que continua con fluidez por el túnel central hasta el apoyabrazos entre los asientos delanteros. Como es habitual en la marca sueca, todo es armonía total al más puro estilo escandinavo, con un empleo exquisito de los colores y unos mandos de funciones muy intuitivos, incluso el climatizador con las zonas de ventilación dibujadas sobre los botones o el radio CD, situado justo al lado, con unos tremendos botones de fácil acceso. Estos sistemas tecnológicos y de confort, junto al teléfono integrado opcional, se concentran en la zona superior de consola central, mientras que en la inferior se ubican los comandos de seguridad, como la función del sistema de chasis adaptativo Four-C, el control dinámico de la estabilidad y la tracción del vehículo DSTC, el sensor de aparcamiento opcional o el inhibidor de la alarma por presencia en el habitáculo, entre otros. El volante también incorpora multitud de funciones de seguridad y confort integrados perfectamente en la zona frontal de los laterales de sus brazos.
Unos asientos realizados en piel y de regulación eléctrica con el acabado Summum de nuestra unidad, que por cierto centran toda nuestra atención, puesto que parecen los más cómodos y lujosos butacones de una casa de lujo trasladados a un coche, con una sujeción lateral a la altura de la espalda y de las piernas digna de elogio, brindando un confort de viaje desconocido hasta para cinco pasajeros. Es más, podemos afirmar aquello de "se está mejor que en casa". En un habitáculo tan amplio, a los pasajeros traseros también les queda un buen espacio para las piernas, así como se ha destinado una gran amplitud al maletero de 424 litros de capacidad que pueden albergar todos los equipajes de sus pasajeros, ampliables hasta 808 litros abatiendo el respaldo de los asientos traseros.
Respecto a la seguridad para los pasajeros, la marca sueca siempre se ha caracterizado por ofrecer un nivel máximo. El principal responsable es un chasis muy dinámico de una elevada rigidez torsional, opcionalmente con sistema de chasis activo Four-C que con sus dos modos, Confort y Sport , proporciona un comportamiento muy noble y predecible, favorecido por su amplia distancia entre ejes y una gran anchura de vías. Estas cualidades dinámicas combinadas con los sistemas de suspensión McPherson delantero y Multilink o multibrazo trasero, proporcionan un estilo de conducción en el que predomina la seguridad y la estabilidad, así como dota a la dirección de la máxima fidelidad a los deseos del conductor y a las ruedas de un sutil efecto antiderrapaje.

En la práctica el S60 se muestra como un devorador de kilómetros con dos caracteres muy distintos dependiendo de los deseos del conductor, gracias al sistema de chasis activo Four-C, que tanto en el modo Confort, orientado a una conducción más relajada, como en el modo Sport, indicado para una conducción más rápida, muestra un gran aplomo y un comportamiento muy neutro en cualquier circunstancia, incluso en fuertes apoyos donde se sujeta a la perfección sin inclinaciones, permitiendo un paso por curva fugaz. El modo Confort dulcifica notablemente las irregularidades y los obstáculos con una suspensión de tarado más suave y una dirección con mayor desmultiplicación, enfocada principalmente para una conducción en ciudad y en largas autopistas con pasajeros, mientras que el modo Sport aumenta la rigidez del conjunto, disminuyendo las inclinaciones en apoyos en zonas viradas y reduciendo los ángulos de giro, enfocado principalmente a una conducción más rápida en tramos sinuosos.

a fondo :: Volvo S60 D5 3

Para evitar los accidentes así como para minimizar los riesgos en caso del suceso fatal, el S60 incorpora de serie algunas funciones electrónicas básicas de ayuda a la conducción como el control dinámico de estabilidad y tracción DSTC que ayuda a estabilizar el coche ante pérdidas de tracción o derrapaje, el clasíco sistema ABS con asistente a la frenada, distribuidor electrónico de la frenada EBD, el sistema de protección contra latigazos cervicales en los reposacabezas activos WHIPS o el sistema de información inteligente para el conductor IDIS que, entre otras funciones, retrasa las llamadas telefónicas entrantes en situaciones complicadas del tráfico. Opcionalmente, se pueden adquirir otros innovadores sistemas como el chasis activo Four-C descrito anteriormente, el sistema de información del ángulo muerto BLIS, que detecta si hay presencia de otro vehículo en la posición oblicua en el ángulo muerto o el chasis deportivo rebajado en altura. Los faros bixenon son de serie para esta versión Summum (activos opcionalmente), así como se incluyen los faros antiniebla, el sensor de aparcamiento, una batería de aibargs delanteros y traseros y los anclajes Isofix para sillas de niños, para terminar con el equipo de seguridad. El confort se ve favorecido por elementos como el volante, la palanca de cambios y los asientos en cuero, con calefacción y regulables eléctricamente, radio CD con cargador y 6 altavoces, el sensor de lluvia o el climatizador multizona.
Pero la verdadera novedad en este modelo la encontramos en el propulsor, que sobre la base del ya conocido bloque turbodiesel de aluminio D5 de 2.4 litros y 5 cilindros de extremada ligereza se ha aumentado la potencia de los anteriores 163 cv, ya suficientes para el S60 aunque no tanto para XC90 o el XC70, hasta unos impresionantes 185 cv a 4.000 rpm que en todo momento se muestran muy vigorosos, logrando unas prestaciones espectaculares. Aunque la ganancia más notable la encontramos en el par motor, que asciende de unos antiguos 340 Nm hasta los 400 Nm a 2.000 rpm del nuevo motor. Todas estas nuevas cualidades se han logrado evolucionando prácticamente todos los componentes mecánicos del conocido D5, comenzando por la introducción de un nuevo filtro de partículas sin mantenimiento que cumple la normativa Euro V. Pero lo más importante para el notable incremento de potencia y par se debe a la introducción de un nuevo turbocompresor de geometría variable de mayor tamaño y a unos inyectores con mayor capacidad de inyección de combustible, acompañada por una bomba de gasolina de mayor caudal con una presión constante de 1.600 bares.

a fondo :: Volvo S60 D5 4

Con todos estos cambios, las prestaciones se ven muy mejoradas, con una cifra de aceleración de 0 a 100 km/h que ahora se logra en 8,2 segundos, frente a los 9,2 segundos de su antecesor, y una velocidad máxima de 230 km/h frente a los 210 km/h de la anterior versión. El consumo también se ha logrado mantener en unos similares 6,6 litros a los 100 km en ciclo mixto, gracias a la mejora del escalonamiento del cambio manual de 6 velocidades, con unas cinco primeras velocidades más cortas y una sexta de mayor desahogo, optimizando los consumos en trayectos largos, no así en recorridos urbanos, pero mejorando las recuperaciones de forma espectacular.