Desde 2017

Volvo 'jubila' la llave física: Utilizando una aplicación del móvil

Volvo sin llave
Raúl Toledano24 feb 2016

En un innovador avance para la industria de la automoción, la marca sueca Volvo piensa convertirse en el primer fabricante del mundo en ofrecer vehículos sin llave a partir de 2017.

 

 

La tecnología que propone Volvo está basada en una llave digital (esto es, una aplicación del teléfono móvil) que mediante conexión bluetooth ofrecerá una flexibilidad de uso del vehículo muy superior a la actual, ya que a las funciones clásicas (bloquear y desbloquear las puertas o el maletero, o arrancar el motor), el nuevo dispostivio añade un mundo de nuevas posibilidades.

Un mundo de nuevas posibilidades para el usuario de la llave digital de Volvo

De tal manera que con la nueva aplicación de Volvo, lista para el próximo año 2017, los usuarios podrán reservar y pagar un vehículo de alquiler en cualquier parte del mundo y recibir su llave digital inmediatamente en su teléfono; acceder a diferentes vehículos Volvo situados en distintos lugares, de acuerdo con sus necesidades de movilidad; o  que propietarios de un Volvo puedan enviar su llave digital a otras personas a través del móvil, ya sean familiares, amigos o compañeros de trabajo, para que puedan utilizar el coche.

Volvo sin llave (2)
Volvo, que pondrá a prueba esta tecnología en la primavera de 2016 mediante su empresa para compartir vehículos Sunfleet (situada en el aeropuerto de Gotemburgo, Suecia), lanzará la llave digital también para un número limitado de su división de vehículos comerciales.

Volvo ya fue pionera con este tipo de soluciones para sus automóviles, cuando en 2015 presentó la primera oferta comercial del mundo para disponer de un servicio de compra online y entrega directa en el vehículo al facilitar una llave digital de un solo uso a una empresa de reparto. 

Las llaves físicas seguirán estando disponibles

Ahora, la tecnología de llave digital también estará a disposición de los clientes, que sin embargo, también seguirán teniendo a su disposición las llaves físicas por si recelan del teléfono móvil.