Volvo concluye que la carga inalámbrica para vehículos eléctricos es segura:

Volvo concluye que la carga inalámbrica para vehículos eléctricos es segura 1
Agencia EFE02 nov 2013
La compañía sueca Volvo Cars ha completado como socio un proyecto de investigación sobre carga por inducción (inalámbrica) para vehículos eléctricos y ha concluido que esta es una tecnología segura, por lo que tiene un gran potencial y un futuro prometedor.

Volvo, que en un comunicado apunta que todavía no existe ninguna norma común para la carga inductiva, anuncia que seguirá con las investigaciones y evaluará la viabilidad de la tecnología en sus proyectos de coches eléctricos e híbridos.

La carga inductiva es una forma cómoda y efectiva de transferencia de energía, lo que se realiza a través de un campo electromagnético, y el estudio también indica que es segura, declara Lennart Steglan, vicepresidente de Sistemas de Propulsión Eléctrica de Volvo Car Group

La carga inalámbrica usa un campo electromagnético en vez de un cable que transfiere la energía entre ambos objetos.

Una bobina de inducción crea un campo electromagnético alterno desde una estación de carga base y una segunda bobina de inducción en el dispositivo portátil recoge la energía desde el campo electromagnético y lo convierte en energía eléctrica que carga la batería.

La tecnología es común en aparatos eléctricos domésticos como los cepillos de dientes pero aún no está disponible para carga de coches eléctricos.

Con la carga inductiva simplemente se coloca el coche sobre un aparato de carga y la recarga comienza automáticamente, por lo que Volvo cree que es uno de los factores que más puede incrementar la aceptación de los automovilistas por los vehículos eléctricos, añade Lennart Stegland.

El proyecto de investigación completo, que ha incluido la carga inductiva para coches y autobuses, fue iniciado por Flanders Drive, centro de estudios de la industria del automóvil en la región de Flandes, Bélgica.

El proyecto, financiado en parte por el gobierno flamenco, está compuesto por un consorcio de empresas, entre las que se incluye Volvo Car Group, Bombardier Transportation y el fabricante de autobuses Van Hool.

Volvo Cars ha sido el encargado de suministrar el coche para el proyecto de carga inductiva: un Volvo C30 eléctrico con una potencia de 89 kW (120 CV).

Las pruebas han demostrado que nuestro Volvo C30 eléctrico puede ser completamente cargado sin un cable de energía en 2,5 horas y, en paralelo, también hemos llevado a cabo investigaciones en carga lenta y regular junto con Inverto, también socio del proyecto, continua Lennart Stegland.