Volvo C70 Cabrio: Refinado y práctico

Enrique Marco12 may 2006
Los descapotables de techo duro están en alza, y si bien en el segmento pequeño y medio se han popularizado, hasta ahora algunos de mayor lujo permanecían con la tradicional capota de lona.
Los descapotables de techo duro están en alza, y si bien en el segmento pequeño y medio se han popularizado, hasta ahora algunos de mayor lujo como los Audi A4, BMW Serie 3, Mercedes CLK y Saab 9-3 permanecían con la tradicional capota de lona. Sin embargo Volvo acaba de lanzar su nuevo C70 con techo rígido de tres piezas y apertura totalmente automática en 30 segundos, de forma que por ahora se desmarca de sus más directos rivales.

a fondo Volvo C70 Cabrio 1

En principio la gama está compuesta por tres motores de gasolina de cinco cilindros de 140 a 220 cv, con dos tipos de equipamiento y dos posibilidades de caja de cambios; todo a un precio que oscila entre 36.700 y 48.850 euros. Después del verano llegará el diesel también de cinco cilindros D5, en esta ocasión con 180 cv; y algo más tarde el más económico 2.0D de 136 cv. El nuevo C70 no es un automóvil barato, y es bastante más costoso que los generalistas Volkswagen Eos, Opel Astra Twin Top, etc; pero resulta unos 10.000 euros más asequible que el anterior C70 Cabrio con techo de lona, está a la par del Audi, ligeramente por debajo de los BMW y Saab, y es sensiblemente más económico que el Mercedes.
Con una plataforma derivada del S40, el nuevo coupe cabrio de Volvo es sin embargo mucho más estilizado, por la mayor longitud y menor altura que la berlina. Mide 4,58 metros de largo, 1,82 metros de ancho y 1,40 metros de alto; y lo más importante, tiene un espacio notable para dos adultos en las plazas traseras y un maletero de 400 litros de capacidad (200 litros si el techo está recogido). Se ofrece en acabado Momentum o Summun, y entre otras cosas destaca por llevar importantes elementos de seguridad (como los reposacabezas activos, el airbag lateral de cortina que se despliega desde la puerta y no desde el asiento, y por supuesto el sistema de protección en caso de vuelco, los controles electrónicos de estabilidad y tracción, etc), además de por poder llevar terminaciones de lujo y con extras como un equipo de sonido de espectaculares prestaciones.
Durante la presentación a la prensa pudimos conducir el modelo T5 de 220 cv y el 2.4 de 140 cv, ambos con el cambio automático Geartronic de cinco velocidades con mando secuencial, con un completo equipamiento y algunos extras. Al acceder al nuevo C70 se percibe la calidad de sus materiales y el peculiar estilo escandinavo con toques minimalistas inaugurado en los S40 y V50, tendencia que observamos, por ejemplo, en la finísima consola central. Como en todos Volvo, el C70 hace gala de unos asientos comodísimos; y cuando arrancamos la suavidad y finura nos hacen intuir una conducción muy agradable.
El motor de 140 cv empuja con constancia, aunque entre el elevado peso del conjunto (que ronda los 1.700 kilos) y el cambio (de uso muy cómodo pero que le hace perder prestaciones) no se muestra excesivamente rápido las aceleraciones y recuperaciones: acelera de 0 a 100 km/h en 11,8 segundos (11,0 segundos con cambio manual). No obstante puede alcanzar velocidades muy elevadas (200 km/h), y el gasto medio de combustible no es muy alto: 9,6 l/100 km (8,9 l/100 con cambio manual). Por lo que se refiere a comportamiento resulta comodísimo y suave, siempre que no practiquemos una conducción deportiva, ya que si bien por línea el nuevo Volvo cabrio coupe es muy estilizado, por concepción y puesta punto es un automóvil tranquilo.
Igualmente cómodo y silencioso pero con un motorazo bien sobrado de potencia es el T5. Gracias al turbo desarrolla una potencia de 220 cv y un par de 320 Nm desde sólo 1.500 rpm. Por lo que los adelantamientos se pueden efectuar rápidamente y con el placer se sentir un fuerte empuje. Buena prueba de ellos son los escasos ocho segundos que necesita para pasar de 0 a 100 km/h: 7,6 segundos el manual. Además el consumo es muy contenido para su potencia, con 9,9 l/100 km de media con cambio automático y 9,1 l/100 km con el manual. En definitiva, un excelente automóvil para disfrutar a cielo descubierto, pero también para poder utilizar a diario gracias a su notable espacio y su práctico techo duro; un automóvil del que Volvo espera llegar a vender en España hasta mil unidades al año.