Volkwagen Golf R 400: Superdeportivo a los 40

destacado_0626ed862fd1e46e4cfe17bc1.jpg
Raúl Toledano22 abr 2014
Volkswagen transforma al Golf, 40 años después de su nacimiento, en un superdeportivo que rinde 400 cv de potencia gracias a un motor 2.0 TSI de cuatro cilindros exprimido al máximo. Se denomina Golf R 400, está basado en el Golf R al que supera en 100 cv, y aunque ha sido presentado como prototipo tiene visos de salir a la venta.
En plena celebración del 40 aniversario del Golf, la marca Volkswagen presenta en el Salón de Pekín la versión más potente de su superventas. El compacto alemán se pone el traje de World Rally Car y bajo las siglas "Golf R 400" se transforma en un superdeportivo de 400 cv de potencia, un alumno aventajado respecto a la última bestia de la casa de Wolfsburgo: el Golf R de 300 cv. Bajo el asombro de la crítica y sobre todo el agradecido público, la multinacional alemana no tendría mayores problemas en sacarlo mañana mismo a la calle, aunque de momento habrá que disfrutarlo como concept car con muchas opciones de convertirse en un coche de producción (seguramente como serie limitada) en un futuro cercano.El '400' del Golf R 400 se corresponde con sus 400 cv
La certeza para pensar en un Golf R 400 homologado para calle, sin el segundo apellido Prototipo, es debido en buena parte a la escasa evolución que ha tenido respecto al Golf R, del que deriva directamente. Y es que basado en la plataforma MQB del Grupo VAG, como toda la familia Golf, al compacto y modulable bloque de gasolina 2.0 TSI se le han retocado diferentes parámetros de la admisión y el escape, así como optimizado el sistema de inyección directa, para obtener 100 cv más de potencia final, al estilo de lo que Audi ha hecho con el último TT, al que en Ginebra presentó con un concept deportivo denominado "TT quattro sport" con 420 cv de potencia y el mismo motor de dos litros gasolina.

golfrapoyo_6e2a866fd99c2b39b8541512f.jpg

De llegar a ser una realidad, el Golf R 400 montaría el motor de cuatro cilindros más potente del mercado, por delante de los Clase A y CLA 45 AMG de Mercedes (360 cv), o dicho de otra manera, se convertiría en el compacto con una potencia específica mayor del planeta: 200 cv por litro de cilindrada. Además, Volkswagen R GmbH, la división deportiva de la marca que por primera vez desarrolla en exclusiva uno de los coches del gigante, ha conseguido aligerar el conjunto gracias a la utilización de carbono tanto en el interior (asientos baquet con terminaciones en "cuero carbono") como en la propia carrocería (por ejemplo, en el alerón posterior) y así ajustar el peso final en 1.420 kg, incluyendo el sistema de tracción total "4MOTION", ahora más ligero y efectivo al estar basado en un embrague Haldex de quinta generación accionado por una bomba de aceite electrohidráulica.El Golf R 400 montaría el motor de cuatro cilindros más potente del mercado
Con una relación de potencia/peso de 3,55 cv por kg, valores que normalmente sólo ofrecen los superdeportivos más reputados, el Golf R 400 se apoya en el cambio automático de doble embrague DSG para obtener unas prestaciones de infarto que le colocan con 3,9 segundos en el sprint hasta los 100 km/h y le permite alcanzar una velocidad de 280 km/h limitada electrónicamente, es decir, es un segundo más rápido y 30 km/h más veloz que el Golf R. Además, su par máximo se dispara hasta los 450 Nm (como en el Clase A), 70 Nm más que el Golf R, estando disponible entre 2.400 y 6.000 rpm.Volkswagen R GmbH, la división deportiva de la marca, ha desarrollo en exclusiva el prototipo
Aprovechando el reclamo de un prototipo como éste y en un salón como el de Pekín, los diseñadores de Volkswagen han radicalizado más si cabe la imagen exterior de este R 400, ensanchado su carrocería en 20 mm a cada lado para así dar cabida a unas brutales llantas de 19 pulgadas de diámetro, con guiños modernistas como el nuevo diseño de los guardabarros basados en el legendario Rallye Golf G60 de 1988, o el citado y prominente alerón posterior realizado en fibra de carbono con la tercera luz de freno encastrada en él.