Volkswagen Tiguan 2.0 TDI 170 4Motion: Dualidad perfecta

gen_rep_tiguan_dc075fcbdf8a85f762c7ec9ac.jpg
Diego Zotes30 ago 2012

Nos ponemos al volante de la segunda generación del Tiguan, con el motor diésel más potente de 170 cv, mostrando unos acabados, equipamientos y dualidad de comportamiento para carretera y campo mejores que la mayoría de sus rivales, por lo que también cuesta unos 35.000 euros.

Como casi todo lo que hace Volkswagen tiene un gran éxito, y no podía ser de otra manera con este Tiguan, fruto de una decisión más que acertada de introducirse en el segmento de SUV compactos por la puerta grande, con un vehículo muy en la línea de la competencia aunque con unas dotes algo superiores en lo referente a calidad, equipamiento y prestaciones tanto On-Road como Off-Road, muy del estilo de su hermano mayor Touareg.

a favor-Excelente relación prestaciones/consumo-Gran habitabilidad y equipamiento-Exclusivos detalles de diseñoen contra-Precio muy elevado-Ridículo kit antipinchazos en un SUV-Diseño general bastante conservador

Ahora nos subimos a la segunda generación de uno de los SUV compactos más deseados del mercado y que ha cosechado un gran éxito. Hará aproximadamente un año cuando Volkswagen decidió actualizar ligeramente la imagen de su Tiguan, uno de los SUV más polivalentes del segmento tanto por flexibilidad interior de asientos y espacio interior para sus pasajeros como por la posibilidades de adaptación a distintos terrenos de conducción. Se adapta magistralmente a todo tipo de usos, con las características de un vehículo urbano, ágil, practico y exclusivo con capacidades similares a la de los todoterrenos ligeros.

Fundamentalmente en este cambio de imagen que ha experimentado, se le ha dotado de una nueva estética exterior para adoptar los nuevos rasgos de familia que ya presentase su hermano mayor Touareg e intentar actualizarlo así frente a la competencia del segmento cada vez más feroz y con diseños más dinámicos, como el Nissan Qashqai, un auténtico superventas, el Mitsubishi ASX, el nuevo Citroën C4 Aircross, Mazda CX-5, el futuro inmediato Honda CR-V, o en un segmento superior el Audi Q5, el Volvo XC60 o el BMW X3.


Para la ocasión elegimos la versión con tracción total 4Motion combinada con el motor diésel de 170 cv que le permite realizar una conducción Off-Road más solvente y una gran seguridad al volante cuando se conduce en condiciones climatológicas adversas, aunque no podamos referirnos al Tiguan como un todoterreno en toda regla. Este motor diésel 2.0 TDI únicamente puede estar asociado al cambio manual de 6 velocidades, un conjunto que hace del Tiguan una opción fantástica para transportar familia u objetos de gran tamaño por cualquier tipo de camino, desde por perfectas autopistas hasta caminos de tierra más complicados.

Diseño más robusto y actual
El nuevo Tiguan presenta en general un diseño algo actualizado haciéndose más sofisticado, musculoso y robusto que en la anterior generación, con un nuevo frontal de inmensa parrilla con líneas cromadas muy al estilo del Touareg, que en nuestra unidad de gama media Sport se complementa de forma opcional con el sistema de iluminación diurna por led´s con una original forma de U y los faros bi-xenón con iluminación en curva. Destacan la parrilla frontal con sus elegantes lamas rectas cromadas y unos poderosos pasos de rueda que sugieren aplomo y estabilidad desde cualquier punto de vista. También son rasgos nuevos la forma cuadrada de las ópticas delanteras y traseras, que sustituyen a las redondeadas de la primera generación, confiriéndole un aspecto más moderno y actual. Todo se corona en esta versión Sport con unas elegantes y atractivas llantas de aleación de 17 pulgadas con 5 brazos gruesos.

detalle_off_road_079440b60c41ba99e655d3aa8.jpg

Otra de sus grandes bazas es su interior, con una gran habitabilidad y flexibilidad para cinco pasajeros perfecto para familias, dejando un espacio de carga en el maletero además de 470 litros bajo la bandeja y de hasta 1.510 litros abatiendo los respaldos de los asientos. Los acabados son de gran calidad y la ergonomía es ejemplar, como es costumbre en Volkswagen, aunque con una apariencia quizás demasiado sobria. Destaca una consola central superior prominente para acercar los mandos a los pasajeros delanteros, fundamentalmente al conductor, donde preside una pantalla central táctil desde donde se manejan los sistemas electrónicos de confort. Llaman nuestra atención unas modernas salidas de ventilación redondas emparejadas verticalmente de dos en dos, así como varios amplios huecos portaobjetos encima y debajo de la consola. La posición de conducción es muy cómoda e incluso deportiva, con la posibilidad de posicionar el asiento muy bajo y conducir como en un turismo convencional. Por otra parte, hemos de reseñar la gran comodidad de acceso que tiene en todas las plazas gracias a unas grandes puertas.

Disfrutamos también de un equipamiento tecnológico de serie y opcional propio de berlinas de lujo, que con nuestro acabado Sport de orientación claramente On-Road ofrece control de velocidad, control de estabilidad y tracción, detector de fatiga, testigo de presión de neumáticos, asientos deportivos de gran sujeción tapizados en Alcántara, climatizador automático, preinstalación de Bluetooth, volante de cuero multifunción, radio CD con entradas auxiliares de audio Aux-in y manos libres Bluetooth, barras cromadas sobre el techo, biseles cromados de las ventanillas, lunas traseras tintadas y faros bi-xenón con iluminación diurna. Opcionalmente lleva además el sistema de aparcamiento automático Park Assist de segunda generación que nos permite aparcar en espacios más pequeños en línea o en batería a ambos lados.

Suavidad extraordinaria con gran potencia
El motor que mueve a nuestra unidad del Tiguan Sport es el 2.0 TDI de 170 cv a 4.000 rpm y un par motor de 350 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm con inyección directa por common rail combinado con un cambio manual de 6 velocidades que ofrece un funcionamiento suave y muy refinado, con unas cifras e consumo excelentes, con grandes niveles disponibles de potencia y par. En esta versión media de gama de orientación On-Road deportiva la tracción total 4Motion de control electrónico es de serie aunque el ángulo de ataque es de sólo 18º frente a los 28º de la versión campera Country. La altura al suelo es siempre de 200 mm. En condiciones normales el eje delantero recibe casi toda la fuerza, excepto un 10% que va al trasero, mientras que si la situación se complica en exceso puede llegar a entregar el 100% de la fuerza al eje trasero, salvando situaciones muy complicadas. Se ayuda con un diferencial de deslizamiento limitado con control electrónico XDS. Un detalle que desluce mucho sus cualidades camperas es el detestable kit antipinchazos de serie, algo ilógico si nos vemos atrapados en una zona de terreno más roto.

detalle_motor_89237723933b0c4cd8490ecb9.jpg

Estas características que aumentan notablemente el peso del conjunto no perjudican sin embargo demasiado al consumo, con una cifra declarada de 6 litros a los 100 km en ciclo combinado y unas emisiones de CO2 de sólo 158 gr/km, consiguiendo ahorrar 0,3 litros de combustible respecto a su antecesor. Acelera hasta los 100 km/h en 8,9 segundos y alcanza los 201 km/h de velocidad máxima, lo que demuestra que sus prestaciones son más que aceptables para un coche de su orientación y tamaño.

La única objeción real que le encontramos a este Tiguan es su elevado precio frente a la competencia, que en esta versión con un equipamiento ya bastante amplio se dispara por encima de 35.000 euros, algo apenas justificable aunque nos encontremos en un Volkswagen.