Volkswagen Street up!: La cara más 'cool'

upportada_39f92db2d77e972c78a98bbb0.jpg
Raúl Toledano24 mar 2015
Volkswagen amplía la gama de su urbano con el lanzamiento de la nueva variante Street up!, que se ofrece con una decoración exterior y una tapicería interior exclusivas, así como el tren de rodaje deportivo de serie y con dos opciones mecánicas de gasolina de 60 o 75 CV de potencia.
Sobre el acabado tope de gama High up! y con un sobrecoste de 1.040 euros llega el nuevo Volkswagen Street up!, la cara más juvenil del urbano alemán, que en los últimos tiempos ha tenido que sobrevivir al masivo desembarco de rivales de nuevo cuño con una elevada carga de diseño y personalización. El up!, que comparte desarrollo y (casi) diseño con los Skoda Citigo y Seat Mii, no brilla precisamente por una estética arrolladora (poco más arriesgada que su antepasado Lupo), y necesitaba un revulsivo como este Street.
En la carrocería del Volkswagen Street up! destaca la decoración exclusiva Street, que incluye los adhesivos identificadores en las puertas, y los cristales oscurecidos de las ventanas laterales y luna trasera. Las nuevas llantas de 16 pulgadas tipo Upsilon, junto con el tren de rodaje deportivo son las encargadas de rubricar el carácter deportivo del benjamín (3,54 metros de largo) de la casa de Wolfsburgo.

vwapoyo_697569f3c21b5ebff2578369d.jpg

En el interior, el Volkswagen Street up! ofrece un look más moderno que el resto de sus hermanos de gama, con presencia abrumadora del color negro y detalles en forma de costuras en tono amarillo. El principal culpable de esta combinación es una tapicería específica de los asientos denominada Street, combinada con un volante de tres radios forrado en cuero, material también presente en un pomo del cambio con el logo up y ribetes en color amarillo Lemon. En materia de equipamientos, el aire acondicionado y la Radio CD son de serie.

upapoyo_d1b24642ac5bffb5a636cfede.jpg

La marca alemana oferta el acabado Street up! con dos motores de gasolina y 1.0 litros. El primero de ellos declara 60 CV de potencia y asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades consume 4,5 l/100 km (equivalente a 103 g/km de emisiones de CO2). El segundo, el más caro y potente de 75 CV, está disponible con una transmisión manual pilotada (ASG) que prescinde del pedal de embrague y ajusta el gasto de carburante en 4,7 l/100 km (108 g/km).Disponible con dos motores y dos cajas de cambio distintos