Volkswagen Scirocco R: Muy deportivo y refinado

a fondo :: Volkswagen Scirocco R 1
Probamos la última creación deportiva de Volkswagen, el potente Scirocco R, que con el motor 2.0 TSI de 265 cv consigue unas prestaciones excitantes y se muestra perfecto tanto para uso diario como para rodar al límite en un circuito.
Muy deportivo y refinado
La marca alemana Volkswagen tiene un claro reconocimiento histórico como fabricante de los compactos más deportivos y con más carácter conocidos, aunque bien es cierto que en los últimos tiempos estaba siendo eclipsada por otras marcas con menos carisma en esas lides, como por ejemplo con el último Golf GTI que tenía ya bastantes rivales más duros que él por potencia y por cualidades deportivas. Pues hoy nos ponemos ante una de sus últimas creaciones que van en esa línea deportiva. Como una clara declaración de intenciones para recuperar el cetro perdido, ponen en el mercado un impresionante tres puertas de gran potencia que le permite colocarse de nuevo en la cúspide de la deportividad. No hace mucho tiempo que hicieron renacer al Scirocco de su letargo como leyenda deportiva de los años 80, tras una generación perdida que no llevaba ese nombre sino el de Corrado, para convertirlo en uno de los compactos más agresivos del segmento, con un aspecto muy compacto y ensanchado y unos rasgos tremendamente agresivos.
a favorDiseño cautivadorInterior ergonómico y refinado para cuatroMotor potente y divertidoen contraAcceso incómodo a plazas traserasSuspensión algo rígidaVisibilidad reducida
Pues ahora llegan más lejos con el lanzamiento de una nueva edición R, del que probamos concienzudamente sus prestaciones tanto en el uso cotidiano como en un circuito cerrado donde lo más importante es el tiempo por vuelta. A esta versión le han destinado el motor de cuatro cilindros más rápido del grupo Volkswagen, un 2.0 TSI llevado al límite para entregar 265 cv, como ya entregase en su día su primo hermano Audi S3 con ese mismo motor y ahora lo hace su otro primo Seat León Cupra R. Este propulsor, desarrollado en este caso sobre la base del Scirocco GT24 de competición y adaptado para su uso por carretera, se ha incorporado también al impresionante súper Golf R, que para la ocasión se ha llevado hasta los 280 cv aunque combinado con una más pesada tracción total.
Los rivales que emergen por doquier para este agresivo compacto, puesto que es un segmento muy jugoso y este tipo de deportivos están muy de moda actualmente, los encontramos principalmente entre los propios compactos de su familia como los mencionados Audi S3 o el Seat León Cupra R, mientras que fuera de ésta aparecen el nuevo Renault Megane RS de 250 cv, el Mazda 3 MPS con 260 cv aunque con 5 puertas, o el Ford Focus ST también con 225 cv. Entre todos ellos se coloca en el ámbito más deportivo con algún caballo más de potencia, un aspecto más agresivo y unas proporciones y cualidades más dinámicas. Eso sí, el precio resiente también esta gran calidad y estas buenas cualidades marchándose en nuestra versión con cambio manual hasta los 34.240 euros.
Impresionante aspecto
Diseñado por el departamento más elitista de Volkswagen, Volkswagen Individual, el diseño exterior de este deportivo Scirocco R es impresionante, puesto que ya lo era su hermano de gama básico con un aspecto muy agresivo. La línea más deportiva se consigue mediante una línea de cintura muy marcada elevada hacia la zaga que potencia los pasos de rueda y retrasa el habitáculo, combinada con unas ventanillas que se afilan hacia la zaga. La imagen más radical se ha potenciado en esta versión R mediante un excitante kit aerodinámico que consta de paragolpes sobredimensionados con grandes aberturas y aletines inferiores de refrigeración para dejar respirar al motor y a los frenos y con unas luces de led integradas de conducción diurna, faldones por los cuatro costados con una importante función aerodinámica y estética, unas espectaculares llantas de 19 pulgadas opcionales (puestas en nuestra unidad) de cinco radios triples con neumáticos deportivos y en la trasera un paragolpes muy prominente y tallado con una especie de difusor en negro brillante que alberga el sistema de escape con dos grandes salidas laterales ovaladas y un alerón sobre el portón. Además, todo el enrejillado va en color negro en contraste absoluto con el blanco de la carrocería de nuestra unidad, mientras que la versión azul que probamos en circuito pone una nota de distinción. El emblema R cromado tiene presencia delante sobre la parrilla negra brillante y sobre el portón trasero, otorgándole más personalidad a esta versión. Un conjunto general que dibuja una potente imagen compacta y aplomada, con morro bajo y zaga elevada y achatada, que sugiere prestaciones visto desde cualquier ángulo.

a fondo :: Volkswagen Scirocco R 2

El interior presenta un recogido habitáculo deportivo muy refinado con cuatro asientos independientes que protagonizan la imagen, común con el Scirocco normal, pero realizados en piel opcionalmente para nuestra unidad con costuras en blanco y el emblema R grabado en los cabeceros, todos en forma de bacquet de gran sujeción para hacer fácil la conducción más deportiva y agarrar mejor a todos los pasajeros. A pesar de ofrecer sólo dos puertas, detrás disfrutamos de un buen espacio para las piernas, así como el maletero no es del todo pequeño con unos aceptables 312 litros que se pueden ampliar hasta los 1.006 litros abatiendo los respaldos traseros. En un habitáculo muy ergonómico nos encontramos realmente integrados, con todos los mandos de conducción orientados hacia la deportividad, un volante ergonómico de pequeño diámetro achatado en su parte inferior, una palanca de cambios elevada sobre la consola central que permite los cambios más rápidos y unos pedales de aluminio muy bien posicionados. Además incorpora detalles propios de esta versión R como molduras de salpicadero y puertas en aluminio cepillado con el logotipo R combinadas con otras en color negro brillante, así como un cuadro de instrumentos especial con iluminación en blanco e indicadores azules que marcan hasta 300 km/h.
Entre el amplio equipamiento de serie incluye un sistema de faros bi-xenón con iluminación dinámica en curva, chasis deportivo, diferencial electrónico XDS, climatizador automático de doble zona, sistema de audio con 8 altavoces y entradas auxiliares, sensores de lluvia y faros, control de presión de los neumáticos y luz de conducción diurna, además de los sistemas de seguridad típicos como seis airbags, ESP con asistente de contraviraje y servodirección electromecánica. Opcionalmente, como nuestra unidad puede llevar un sistema de suspensión con control electrónico DCC con tres regulaciones, Normal, Deportivo y Confort.
El motor que mueve a este Scirocco R es un 2.0 TSI de cuatro cilindros turbo con inyección directa que entrega una potencia de 265 cv a tan sólo 6.000 rpm y un par motor de 350 Nm desde 2.500 a 5.000 vueltas, superando a su antecesor V6 montado en el Golf R32 en 15 cv y 30 Nm, garantizando una aceleración y una respuesta a cualquier régimen muy contundentes. Un empuje que se acompaña de un grave sonido de escape que pone los pelos de punta. Un propulsor que ellos denominan un downizing inteligente, que gracias a la inyección directa combinada con un turbo a 1,2 bares de presión entrega cantidad de potencia consiguiendo unos consumos muy ajustados. Por eso, se muestra perfecto para su uso cotidiano por cualquier terreno. De hecho, los 100 km/h se consiguen en sólo 6,0 segundos y la velocidad máxima es de 250 km/h, cifras que consigue gracias a unos ligeros 1.344 kilos de peso que lo hace muy dinámico. Los consumos se quedan en ciclo combinado en unos escasos 8,1 litros y las emisiones en 189 gr/km de CO2. En nuestra unidad va asociado a un rápido cambio manual de 6 velocidades, pero hemos de destacar que se puede elegir con cambio automático secuencial de doble embrague DSG también de 6 velocidades que mejora aun estas cifras, haciendo los 100 km/h en 5,8 segundos y dejando el consumo en 8,0 litros y 187 gr/km, y resulta más cómodo y rápido.

a fondo :: Volkswagen Scirocco R 3

Para domar toda esta caballería se le ha dotado de un chasis R adaptado convenientemente para ofrecer tanto una gran comodidad como una precisión extraordinaria. La configuración de la suspensión emplea un sistema McPherson delante y un eje de brazos trapezoidales detrás, con una amortiguación de tarado deportivo de serie y opcionalmente una suspensión adaptativa electrónica DCC con tres modos, Normal, Deportiva y Confort, cada una de ellas perfectamente indicada a lo que se busca. Asociado al chasis deportivo se ofrece de serie en esta versión un diferencial delantero electrónico inteligente denominado XDS integrado en el ESP con el objetivo de eliminar el sobreviraje y las pérdidas de tracción en aceleración en curva.
El sistema de frenos también se ha adaptado a los nuevos niveles de prestaciones del impresionante Scirocco R, con grandes discos perforados de 345 mm delante y de 310 detrás que son mordidos por unas pinzas de cuatro pistones lacadas en negro y firmadas con R. El control de estabilidad ESP ofrece una nueva función deportiva que nos permite desconectarlo en modo latente cuando lo llevamos muy rápido por curvas retrasando su actuación y haciéndolo en teoría algo más ágil, aunque en la práctica el ESP en posición normal es muy benévolo y no demasiado intrusivo y nos permite ir ciertamente rapido.
Test en circuito
Un coche como este Scirocco R merece ser probado en circuito, y con tal premisa nos trasladamos al impresionante complejo de Motorland Aragón, un lugar idóneo para comprobar hasta dónde puede llegar el último capricho de Volkswagen. Día caluroso y soleado, pista despejada y permiso para rodar cinco vueltas; más que suficiente para cualquier coche de calle, y más si es en un trazado como este, que cuenta con una cuerda de más de 5 km, una recta de 1,7 km y frenadas muy fuertes.

a fondo :: Volkswagen Scirocco R 4

Afortunadamente tenemos recientes las sensaciones que nos dejó el máximo rival de nuestro protagonista de hoy, el Renault Megane RS Cup, el cual tuvimos la suerte de probar en otro interesante trazado, pero muy diferente a este, el andaluz de Ascari. No obstante, lo cierto es que no podemos dar un veredicto de cual saldría vencedor en una comparativa, pues, debido a que su eficacia y prestaciones son tan similares, para ello necesitaríamos probarlos en el mismo día, en el mismo sitio y en las mismas condiciones; y este no ha sido el caso.
Más ventajas de este test las encontramos en el conocimiento del circuito, pues es aquí donde no hace mucho tiempo realizamos la comparativa racing Clio Cup vs Mini Challenge, por lo que íbamos a poder ir al ataque desde el principio. Vamos allá. Esta unidad que llevamos a Motorland, a diferencia de la de la prueba realizada en Madrid, llevaba el cambio DSG (35.650 ; 1.750 más que el manual, además de 20 kilos de "sobrepeso"), y como extra, nuestros dos Scirocco R contaban con el eficaz sistema de suspensión variable DCC (895 extras). Nos olvidamos de la conservadora posición D de la palanca de cambios y salimos a pista con la S, la cual ya se percibe desde parado, pues incrementa unas 150 rpm el ralentí y ya hace presagiar que el genio se incrementa. Comenzamos la primera vuelta con la posición Confort de la suspensión y la verdad es que no balanceaba en exceso, pero antes de completar el primer giro ya cambiamos al modo Sport, mucho más indicado para este tipo de prueba, pues de este modo aún en fuertes apoyos el coche gira muy plano.
Lo primero que agrada de este Scirocco R es el sonido en cada paso de una marcha a otra, pues su petardeo nos trasporta a un claro ambiente racing. Además, en las frenadas, al reducir marchas, este cambio realiza una especie de punta tacón que nos permite presumir si llevamos a alguien de copiloto y no le contamos que este coche lo hace todo él solo. Vamos, que parece que seamos unos virtuosos de la conducción y, en realidad, todo sale con una facilidad pasmosa sin tener un nivel de pilotaje extraordinario. Podemos ir tanto en la posición S sin preocuparnos de cambiar, como actuando sobre las levas del volante, en cualquier caso es igual de efectivo y sube automáticamente a una marcha superior al llegar al régimen máximo. Apoya muy bien, frena fuerte, cambia de maravilla y llegamos a la recta larga, donde podemos comprobar cuánto empuja su motor. Sin querer apurar demasiado llegamos a ver en el velocímetro 215 km/h, una velocidad superior a la que alcanzan algunos de los coches de carreras que compiten habitualmente en este circuito. Sencillamente fabuloso.
Pero quizá la sorpresa más agradable nos la encontramos al acelerar fuerte en la salida de la horquilla, la curva más lenta del circuito y en la que es necesario bajar a segunda velocidad. El Scirocco R avanza vertiginosamente en pleno apoyo y con el pedal a fondo sin perder tracción ¡impresionante para un tracción delantera! El diferencial electrónico XDS funciona (al menos en seco) muy bien, lo cual nos parece admirable como sólo con la electrónica se puede lograr un efecto casi tan bueno como el de un autoblocante mecánico. No será tan efectivo como el autoblocante de competición de toda la vida, pero ¡qué bien evita las pérdidas de tracción! De hecho, va tan bien, que para conducir en seco preferimos este tracción delantera con XDS y mayor ligereza que su hermano Golf R de tracción integral y más peso (el Scirocco R con DSG, de tracción delantera, pesa 1.364 kilos y el Golf R con DSG, de tracción total, pesa 1.466 kilos).
Y siguiendo con la electrónica, decir que en este coche está puesta a punto de forma muy deportiva, tanto, que no es necesario quitarla para disfrutar al máximo y obtener los tiempos más rápidos, pues el ESP no es nada intrusivo. De hecho, no tienen ningún sentido pulsar el ESP off, pues no tenemos nada que ganar y sí mucho que perder (o al menos llevarnos algún sustillo y castigar más de la cuenta los neumáticos), y si trazamos fino y no nos equivocamos, ni nos daremos cuenta de que llevamos ayuda electrónica.
Se van acabando las vueltas y los neumáticos de serie, en medida 235/40 R18, se muestran óptimos, aunque quizá para circuito sí hubiesen sido recomendables los opcionales de 19 pulgadas. Ahora bien, mirando la lista de opciones observamos que con llantas de 19 no podemos pedir la suspensión opcional DCC, por lo que no aconsejamos la opción de subir medida de llanta, ya que es más recomendable esta eficaz suspensión.
Han sido poco más de 25 kilómetros para darnos cuenta tanto de la tremenda eficacia del coche como de la extraordinaria diversión que proporciona. Vamos, que con unos slick blandos y un equipo de frenada preparado para competición este mismo Scirocco R sería un turismo supercompetitivo en carrera sin necesitar una mayor preparación. El cambio DSG es totalmente recomendable, tanto por eficacia (con sus 5,8 segundos de 0 a 100 km/h es dos décimas más rápido que el manual) como por diversión. Así las cosas, el último producto deportivo de Volkswagen convence, pues es un punto más radical y rápido que el mítico Golf GTI y claramente más exclusivo y atractivo que el Seat León Cupra R. No es barato, pero sin duda el precio está justificado por su calidad, diseño, equipamiento y excelente puesta a punto. Si te gusta tener un coche que puedas utilizar a diario y, ocasionalmente, hacer tandas en circuito, no lo dudes, el Volkswagen Scirocco R es tu coche.