Volkswagen Scirocco GT24: Brillante experiencia

Enrique Marco27 may 2008
Unos meses antes de que el Scirocco de calle vea la luz, Volkswagen ha demostrado de lo que es capaz con un Scirocco de competición, concretamente en las 24 Horas de Nurburgring. Nosotros te contamos cómo fue.
Brillante experiencia
Unos meses antes de que el Scirocco de calle vea la luz, Volkswagen ha demostrado de lo que es capaz con un Scirocco de competición, concretamente en las 24 Horas de Nurburgring, donde los espectaculares coupes de la marca alemana han logrado este fin de semana pasado la primera y la segunda plaza de su categoría, quedando en la clasificación general en los meritorios puestos 11º y 15º (los Porsche han sido los claros dominadores de la clasificación absoluta, sobre un total de 216 vehículos inscritos). Uno de los responsables del éxito de Scirocco de competición ha sido Carlos Sainz (piloto oficial Volkswagen con el Race Touareg de raids), quien condujo el bólido que entró en segunda posición junto a De Villers, Depping y Stuck.

a fondo Volkswagen Scirocco GT24 1

Además, Volkswagen no ha querido pasar por alto la concentración GTI que anualmente se celebra en Austria, en el Worther Lake, donde también ha mostrado uno de los Scirocco GT24 de competición. El evento austriaco ya fue utilizado el año pasado por Volkswagen para presentar aquel espectacular prototipo de Golf GTI W12, mientras que este año ha sido Audi uno de los principales protagonistas al llevar su prototipo A3 TDI Clubsport Quattro.
El Volkswagen Scirocco GT24 de competición es 23 cm más largo debido a sus espectaculares alerón trasero, difusor trasero y spoiler delantero. También es 6 cm más ancho para dar cabida a su nueva anchura de vías y a las llantas de 18 pulgadas, las cuales cubren los enormes discos de freno de 362 mm de diámetro (255 mm en el eje trasero). Otras cosas que llaman la atención de su diseño exterior son las numerosas entradas de aire o la salida de escape central.
En el habitáculo, como bien se puede ver, no se parece nada este coche de competición a cómo será el Scirocco de calle. Además de los elementos de seguridad característicos de los coches de carreras, el salpicadero ha sido sustituido por un display electrónico con carcasa de carbono; así como la consola central, ubicada ahora en la parte inferior y con los diversos interruptores necesarios para el control de bólido.
Mecánicamente, se parte del motor 2.0 TFSI de 200 cv ya conocido en varios modelos del Grupo VW. Sobre éste, se realizan multitud de trabajos para alcanzar los 325 cv de potencia y obtener un par de 340 Nm a 2.100 rpm. La espectacular mejora del rendimiento, unida a una notable disminución de peso (que deja el total del conjunto en 1.120 kilos) y al eficaz cambio DSG de seis velocidades, nos pueden dar una idea de la competitividad y las altísimas prestaciones de este coche de carreras.