Volkswagen Scirocco competición: Con Carlos Sainz al volante

a fondo Volkswagen Scirocco competición 1
Enrique Marco17 ago 2010
El próximo fin de semana el bicampeón del mundo español se pondrá al volante de un Scirocco R de competición para ejercer de Coche 0 en el Rally de Alemania.
Con Carlos Sainz al volante
No es que Carlos Sainz vaya volver al mundial de rallys como piloto profesional, pero lo cierto es que el próximo fin de semana el bicampeón del mundo español se pondrá al volante de un Scirocco R de competición para ejercer de Coche 0 en el Rally de Alemania. Será, en concreto, el viernes día 19, ya que el sábado y el domingo le sucederá su compañero de Volkswagen Motorsport Nasser Al-Attiyah, el piloto qatarí que con el Race Touareg 2 secundó al madrileño en el podio del Dakar 2010.
No es la primera vez que Carlos Sainz se sube a un Volkswagen de asfalto, pues ya lo ha hecho en varias ocasiones con el Scirocco GT24 de las carreras de resistencia. Pero el morbo está en volverlo a ver en el Mundial de Rallys, aunque en esta ocasión sea como coche 0 y no como participante (este vehículo forma parte de la organización y sale justo antes el primer piloto; aunque circula a un ritmo muy elevado). El objetivo de la firma alemana es el de obtener una gran repercusión mediática aprovechando la cita del mundial de rallys en su país. En este contexto Volkswagen difundirá su imagen de coche ecológico, ya que el Scirocco de carreras utiliza biogás natural, combustible que reduce un 80% las emisiones de CO2.
La unidad que el próximo viernes pilotará Carlos Sainz está derivada del Scirocco R de calle, con su motor 2.0 TSI. En concreto la base más parecida es la del Scirocco R Cup de la copa monomarca que se disputa en Alemania. El bólido conserva cosas procedentes del modelo de producción, como el cambio DSG de seis velocidades o la dirección electromecánica; y la evolución de su motor es la misma que en el coche de la copa, donde, alimentado mediante biogás, desarrolla 270 cv. Para este cometido se han variado algunas cosas respecto al coche de la copa, como por ejemplo la altura de las suspensiones (20 cm más), los neumáticos de la marca Dunlop y apropiados para la carretera o los protectores de Kevlar para los bajos.
Volkswagen continúa así mostrando más versiones de competición por las diferentes disciplinas automovilísticas, aunque todavía no se ha pronunciado sobre los rumores de su posible participación en el WRC 2011. En cualquier caso, lo que sí logra la firma alemana con estas actuaciones es la de potenciar su imagen de fiabilidad y ecología. Y es que, por ejemplo, en las pasadas 24 Horas de Nurburgring, con un Scirocco como este (aunque con una evolución que llegaba a 330 cv), logró colocar a sus tres equipos en lo más alto del podio en su categoría.