Volkswagen Race Touareg: El arma de Carlos Sáinz

Enrique Marco02 nov 2007
Volkswagen presentó en 2004 un espectacular coche de carreras para conquistar el desierto, un territorio que últimamente domina Mitsubishi...
El arma de Carlos Sainz
Volkswagen presentó en 2004 un espectacular coche de carreras para conquistar el desierto, un territorio que últimamente domina Mitsubishi. De momento todavía no ha logrado la victoria final en la prueba más prestigiosa, el Dakar, pero sus numerosos triunfos de etapa en la mítica carrera africana, unidos a las victorias absolutas en rallys como el de Marruecos o el Transibérico, le han posicionado como uno de los coches de carreras más temidos por sus adversarios. Si ha esto le sumamos la calidad de los pilotos que lo conducen con Carlos Sainz a la cabeza- no es aventurado presagiar que pronto podría conseguir su objetivo.

a fondo Volkswagen Race Touareg 1

La altura de la carrocería es la principal característica de los coches de carreras de esta disciplina, y que les diferencia del resto de competiciones. El Race Touareg mide 1,76 metros de alto, y la distancia libre al suelo es muy elevada debido a que debe sortear numerosos obstáculos. Es bastante corto, pues tiene una longitud de 4,17 metros; aunque es muy ancho, ya que llega a los dos metros. La doble amortiguación por cada rueda es otra de las cosas que destacan, ya que estos sistemas deben absorber todas las irregularidades que encuentren a su paso, y en los caminos rotos y en el desierto son muchas.
El peso es otro de los aspectos que destaca en los coches de raids, ya que la FIA marca una cifra mínima, por lo que este vehículo ronda los 1.800 kilos de peso. Eso sí, la carrocería es de fibra de carbono, y se desmonta rápidamente para que los mecánicos puedan hacer bien su trabajo en las zonas de asistencia. La mecánica es diésel, concretamente un motor 2.5 TDI de cinco cilindros, 2,5 litros de cilindrada y 280 cv de potencia. El par motor es considerable, pues Volkswagen asegura que supera los 600 Nm; fuerza que transmite a las cuatro ruedas mediante una caja de cambios secuencial.
El equipo de frenada cuenta con discos ventilados de 320 mm de diámetro y pinzas de seis y cuatro pistones (en el eje delantero y trasero respectivamente). Por último, los neumáticos tienen un alto perfil, y, en este caso, de la marca BF Goodrich, vienen en medida 235/85 R16. En el interior se puede observar todo el entramado de barras de seguridad y dos asientos tipo backet, ya que la parte trasera la ocupa el enorme depósito de 350 litros de capacidad.