Volkswagen Milano Taxi: Objetivo 2013

a fondo Volkswagen Milano Taxi 1
Raúl Toledano23 abr 2010
El último concept car lanzado por Volkswagen es el Milano Taxi, un prototipo de taxi de producción masiva que se está exponiendo estos días en la feria de Hannover
Objetivo 2013
Mide 3,73 metros de longitud, es amplio por dentro, está pintado en color verde y negro y se mueve gracias a un motor eléctrico. ¿Qué es? Pues de momento, el último concept car lanzado por Volkswagen, el Milano Taxi, un prototipo de taxi de producción masiva que se está exponiendo estos días en la feria de Hannover, donde los afortunados que lo han presenciado en directo lo han equiparado con al Samba Bus de los años 50 de la propia VW. Sí, aquella furgoneta que durante décadas ha sido el símbolo de hippies y antisistemas. Lo que más admiramos en una primera visualización son las ventanillas que recorren los laterales del techo, el acristalamiento de la parte central o la puerta, corredera, en el lado derecho, para penetrar en su confortable y vanguardista habitáculo.
Con los colores de la ciudad de Milán, este modelo es inferior en longitud a la mayoría de los utilitarios que hoy en día se mueven por la ciudad. Su carrocería, sin embargo, es alta, alcanzando el 1,60 metros, y cuadriculada, con unas ruedas colocadas muy en los extremos, que permiten retrasar al máximo las plazas traseras, que lo cierto es que resultan muy holgadas. Su lastre es que no existe espacio para el maletero, lo que implica que los pasajeros deberán dejar sus bolsos, maletas y demás equipaje en una zona específica dentro del interior del coche, a la altura de lo que en el resto de los coches sería el asiento del acompañante. El resultado de esta producción, unos pasajeros que viajan cómodamente para las dimensiones del Milano Taxi.
Con buen criterio, los ingenieros de VW han colocado la única puerta, corredera, en la zona derecha, es decir, en el lado de la acera, para facilitar el acceso y salida de los pasajeros. Dicha puerta lateral se abre hacia delante, pivotando sobre la parte inferior. Ya sentados, todo se encuentra estupendamente bien integrado en el Milano, donde dos grandes pantallas multifuncionales y táctiles una, en la consola central para uso del conductor; la otra, de ocho pulgadas y destinada a los ocupantes de las plazas traseras, se ha levantado en la zona central junto al asiento del conductor- lo invaden todo. En las pantallas se proyectará todo tipo de información, desde la carrera que deberán pagar los clientes hasta datos específicos del coche, como por ejemplo, navegador, estado de la batería de litio, ordenador de a bordo o el rendimiento del motor eléctrico.
Este utilitario no emitirá emisiones de CO2, en un nuevo paso del grupo VW dentro de la política de coches no contaminantes. El Milano Taxi, cuya potencia máxima es de 116 cv y autonomía es de 300 kilómetros gracias a una batería de litio integrado bajo el chasis, está basado en la experiencia de VW como fabricante de modelos urbanos. Su recarga se realiza mediante una toma oculta tras el logo delantero y en una hora se completa hasta el 80% de su capacidad. Los dirigentes de la marca han dejado claro que el Milano, que alcanza una velocidad punta de 120 km/h, es sólo un estudio encaminado a consolidar las primeras unidades eléctricas de VW allá por 2013.