Volkswagen Golf Sport 2.0 TDI 4Motion 2013: Seguridad y eficiencia en todo un Golf

golfmotionportada_e1c273a69ac45a307bb10ec1b.jpg
Raúl Toledano05 feb 2013
Probamos la nueva generación 4Motion de tracción integral inteligente del Volkswagen Golf 7, un plus en seguridad y motricidad sin casi lastrar la eficiencia de su motor 2.0 TDI 150 cv con 4,7 l/100 km. Eso sí, habrá que desembolsar 2.545 euros más respecto a la versión equivalente de tracción simple. ¿Merece la pena?
La semana pasada os informábamos de la llegada de las versiones 4Motion para la nueva generación del Golf, con estimaciones de precio (para el mercado alemán), mecánicas/transmisiones asociadas y las especificaciones del sistema 4Motion gestionado por un embrague Haldex más ligero y compacto que antes. Ahora, la marca alemana nos invita a probar de primera mano el Golf 4Motion 2013 y concreta más detalles ante la comercialización inminente del modelo para el mercado español: primero, sólo se venderá con el motor turbodiésel “grande” 2.0 TDI de 150 cv (a España no llegará el 1.6 TDI 4Motion) y la caja manual de seis velocidades; segundo, se asociará al acabado más alto “Sport”; y tercero, su precio oficial será de 28.960 euros.
El nuevo Golf 7 4Motion apenas tiene rivales en su mercado natural de compactos generalistas. Para encontrar una referencia, su hermano lujoso Audi A3, que desde su nacimiento apuesta por la tracción integral Quattro y que al igual que el 4Motion prioriza (por defecto) la tracción delantera hasta que el embrague electrónico Haldex (1,4 kg más ligero que en el Golf VI) detecta pérdidas de adherencia de las ruedas delanteras (al patinar), bloqueando progresivamente el par motor enviado a dicho eje y siendo las ruedas posteriores las que pueden tomar el mando de las operaciones hasta en un 100% en caso necesario.En España sólo existirá un Golf 7 4Motion: motor TDI 150 cv con cambio manual de seis velocidades, carrocería cinco puertas y acabado Sport; por un precio de 28.960 euros
El hecho de que por defecto el Golf 7 4Motion ruede como un tracción delantera permite que nos coloquemos al volante de unos de los turismos 4x4 más eficientes del mercado. Avanzamos por autovías de Baviera (Alemania) y a continuación por carreteras de doble sentido adentrándonos en los Alpes austriacos (un total de 170 kilómetros), y el ordenador de viaje de nuestro Golf marca una velocidad media de 116 km/h (con cruceros sostenidos de entre 160 y 180) con un gasto medio de combustible de 6,6 l/100 km, casi dos litros más que el consumo oficial de 4,7 l/100 km, esto es, un 15% menos de gasto de combustible que la anterior versión 4Motion con motor TDI de 140 cv.
Como es tradición desde que naciese en 1986, el Golf 4Motion es como un Golf normal en lo que a diseño exterior se refiere. No estamos ante una versión campera (protecciones en la carrocería o raíles sobre el techo) como la propia Volkswagen ha adaptado en algunas generaciones del propio Golf (CrossGolf), del utilitario Polo (CrossPolo) o del monovolumen medio (CrossTouran). Tampoco varían sus dimensiones exteriores: los 4,25 metros de longitud y 1,45 m de altura se mantienen intactos. Y además, Volkswagen España sólo lo comercializará con la carrocería de cinco puertas, manteniendo los 380 litros de maletero del resto de la gama. Por fuera, la única mención al "4Motion" la encontramos en el portón, bajo el faro derecho; y en el habitáculo el detalle "4Motion" en la zona inferior de la consola central es de los pocos detalles que nos alerta de que conducimos un Golf con tracción a las cuatro ruedas.
A falta de las versiones turbodiésel más deportivas (lo que Volkswagen denominan GTD), estamos hablando del Golf de gasoil con más estatus de la séptima generación. A los 150 cv, el cambio manual de 6 velocidades (el DSG tendrá que esperar), la tracción integral y la carrocería de cinco puertas (un sobrecoste de 640 euros respecto al 3p), hay que sumar que en España un Golf 4Motion sólo se podrá adquirir de la mano del acabado tope “Sport” con faros de xenón, pantalla a color táctil de 5,8 pulgadas, sistema de precolisión frontal y detector de fatiga de serie. ¿Por cuánto? El PVP recomendado por el fabricante es de 28.960 euros (26.415 € cuesta el Golf Sport 5p 2.0 TDI 150 cv con tracción delantera y que con 106 g/km de emisiones de CO2 está exento de pagar impuesto de matriculación, mientras que nuestro protagonista de hoy entra en el tramo de 4,75% por sus 122 g/km). ¿Caro? La nueva generación del Audi A3 Quattro con carrocería de tres puertas tiene una diferencia de precio similar (entorno a los 2.500 €): también con motor 2.0 TDI 150 cv y cambio manual de seis relaciones. Respecto a fabricantes de lujo tipo Mercedes (4Matic) o BMW (xDrive) la diferencia entre la tracción simple y la integral supera los psicológicos 3.000 euros. Y dentro de la casa Volkswagen, aspirar al todocamino Tiguan Sport 2.0 TDI 140 cv 4x4 (más alto y capaz para la conducción off road que el Golf 4Motion) supone un gasto de 34.090 (PVP).El mayor estatus de este Golf diésel 4Motion también se corresponde con un equipamiento de serie bastante copioso con suspensión y asientos deportivos, faros de xenón o asistentes de seguridad como el sistema de precolisión, entre otros
Con este mayor estatus, conducimos un Volkswagen Golf 4Motion por un recorrido de prueba “minado” con trampas invernales en forma de agua, hielo y nieve. La respuesta es magnífica, deportiva y segura. Conducimos un turbodiésel con un elevado par motor de 320 Nm a 1.750 rpm domados gracias, por un lado, a la perfecta comunión de la tracción integral con el bloqueo de diferencial electrónico en ambos ejes EDS y el diferencial (también electrónico) de deslizamiento limitado XDS en ambos ejes, y por otro lado, a unos neumáticos de invierno Dunlop Winter Sport 225/45 17”. Las prestaciones del coche apenas se ven lastradas ni por el 'calzado' ni por el propio sistema 4Motion: la aceleración de 0 a 100 km/h se mantiene en 8,6 segundos y la velocidad punta desciende a 211 km/h (por los 216 km/h del Golf TDI 150 simple).
EN MARCHA
En el tramo más favorable de la ruta, en autovías en perfecto estado que las máquinas quitanieves habían despejado de cualquier contratiempo, el Golf 4Motion actúa con los mejores atributos del nuevo Golf tracción delantera: es altamente estable en recta, con una pizca de deportividad de la mano de la suspensión que rebaja en 10 mm la altura de la carrocería (de serie con el acabado “Sport”) y le hace ser más efectivo en curva. 
Entramos en la zona más complicada del recorrido, carreteras parcial o completamente cubiertas por la nieve. Ya adaptados perfectamente a los magníficos asientos deportivos tapizados en tela/alcantara, de serie en el Golf Sport, se aprecia la eficacia de la tecnología 4Motion. Todo es automático, el conductor no tiene que activar ningún botón en la consola. Es el embrague Haldex optimizado el que se anticipa a las pérdidas de adherencia, aprovechando todo el par motor en las ruedas delanteras o traseras, según las circunstancias, haciendo que el coche traccione sin inmutarse incluso en las salidas desde parado. El Golf 4Motion cambia de tracción delantera a total de manera rápida y suave, imperceptible para el conductor. Tampoco hay ningún indicador en el ordenador que muestre cómo está siendo el reparto de la potencia (hasta un 100% atrás, según Volkswagen). El embrague electrónico Haldex gestiona suave y rápidamente, sin interacción y percepción del conductor, el paso de la tracción delantera a la integral
En definitiva (y teniendo en cuenta la colaboración de los citados neumáticos de invierno), un Golf con una notable ganancia de motricidad (tracciona mejor en más circunstancias) y seguridad (se anticipa a altas pérdidas de adherencia) por el que hay que pagar 2.500 euros más que su equivalente con tracción delantera. La elección es difícil, pero merece la pena en caso de que las carreteras por las que circules se vean afectadas periódicamente por las inclemencias del tiempo.