Volkswagen Golf GTI Cabriolet: El deportivo global se descubre

pruebaerrorgti_6c4901f7e6fdd0d8338b4562a.jpg
Raúl Toledano30 may 2012
En 36 años de vida del Golf, Volkswagen adapta por primera vez las siglas GTI a la carrocería Cabriolet, un descapotable de capota de lona con 210 cv y con un rendimiento dinámico que sorprende por prestaciones y calidad de marcha. Lo probamos de primera mano
La reinterpretación constante que vive el mundo del automóvil ha llevado a Volkswagen a aglutinar sus emblemas más prestigiosos de los últimos años en un nuevo concepto de vehículo, de enfoque tan lúdico como deportivo: el primer Golf GTI Cabriolet de la historia, un deportivo de cuatro plazas y 210 cv que recoge en apenas 4,24 metros de longitud los mejores atributos familiares de la saga Golf, las chispas de radicalidad de la variante GTI y la polivalencia de una capota de lona que descubre al coche más popular del planeta en apenas 9,5 segundos.
Resucitada la carrocería descapotable para su Golf después de casi una década de ausencia, Volkswagen adapta por primera vez en 36 años las siglas GTI a su cabrio por excelencia. Se tratará del Golf Cabrio más potente y rápido de la historia. Un excelente motor gasolina de 2.000 cc turboalimentados (TSI), asociado de serie al cambio manual de seis velocidades y opcionalmente al DSG también de seis recorridos, es el responsable de las siguientes prestaciones: 237 km/h de velocidad punta y 7,3 segundos en el 0 a 100 km/h, con unos consumos y emisiones más que plausibles de 7,6 l/100 km/h y 177 g/km de CO2, respectivamente.El motor de dos litros TSI con turbo de 210 cv le convierte en el Golf Cabriolet más rápido de todos los tiempos
Basado en la sexta generación del Golf, el diseño exterior del GTI Cabriolet se distingue del resto de la familia cabrio en pequeños detalles como la parrilla de nido de abeja con perfiles rojos y el logo ‘GTI’ integrado, unas llantas opcionales ‘Detroit’ de 18 pulgadas o una zaga con un nuevo difusor, la doble salida de escape cromada o los grupos ópticos traseros oscurecidos. El matiz se impone a la extravagancia también en el interior, donde lo más destacable es la tapicería en tela de diseño ‘a la escocesa’, los cromados en pedales y volante, o los pespuntes ‘GTI’ en los propios asientos, estando siempre muy presente el espíritu deportivo descapotable.
PERFECTAMENTE SELLADO
Por su parte, la capota de lona de accionamiento electrohidráulico –sin bloqueo manual adicional sobre el parabrisas- abre o cierra nuestro GTI en 9,5 y 11 segundos, respectivamente, con la posibilidad de hacerlo en movimiento si circulamos a menos de 30 km/h. Es una maniobra sencilla que se realiza con un tirador situado bajo el freno de mano. La capota únicamente se comercializa en color negro. Sorprende el alto nivel de aislamiento que ofrece cuando circulamos ‘capotados’, apenas se transfieren ruidos destacables, incluso a velocidades superiores a 150 km/h, característica de la que no pueden presumir todos los descapotables de capota blanda. A cielo abierto, la ausencia de ruidos está casi garantizada si se coloca el paraviento trasero (extra de 320 euros).

golfgticabrioapoyo_6ec6f6e4a60417478cad0c485.jpg

Certificada la calidad de rodadura tanto ‘cerrados’ como ‘abiertos’, otra baza que juega a favor del Golf Cabrio GTI para su uso diario es la habitabilidad interior para cuatro pasajeros. Empezando por el maletero, de 250 litros, que no son muchos pero que se mantienen intactos si guardamos la capota. Son 100 litros menos que en el Golf de tres puertas. Además, las dos plazas traseras son relativamente amplias, aunque con el hándicap de que existe cierta sensación de agobio por el pequeño tamaño de las ventanillas y por la baja posición de la propia banqueta. Delante, unos asientos con ajustes longitudinal, lumbar, del respaldo y en altura, combinado con una volante regulable en altura y profundidad, nos permite adaptarnos con suma prontitud.
¿Más GTI o más cabrio? Estamos ante un GTI de pura cepa, que no tiene que envidiar en nada al compacto Golf GTI. El propulsor TSI garantiza un amplio margen de aprovechamiento, con el máximo par motor de 280 Nm disponible de manera constante entre las 1.700 y 5.200 rpm. En ningún momento aparecen vacíos, incluso si circulamos con marchas largas, lo que asegura una respuesta extraordinaria en cualquier situación: a bajo-medio régimen tiene la ‘patada’ típica de los turbo y es capaz de estirar y seguir empujando por encima de las 6.000 ‘vueltas’ sin dificultad cual motor atmosférico.
Además, el chasis se convierte en el mejor de nuestros aliados, con una rigidez torsional que asegura altos niveles de estabilidad y aplomo, convirtiéndose en un coche ágil y rápido en el paso por curva gracias a unas suspensiones firmes -opcionalmente puede ser adaptativa ‘DCC’ con tres niveles de dureza variable: Normal por defecto y además Confort y Sport- y una dirección marca de la casa que ‘informa’ con mucha precisión lo que ocurre bajo nuestros neumáticos. Es en definitiva un cabrio que por dimensiones y configuración es sencillo de conducir, de reacciones bastante previsibles, y al que quizá le falta una pizca de comodidad a velocidades bajas por calles en un estado irregular.Se trata de un descapotable sencillo de conducir y al que es muy fácil adaptarse por la multitud de ajustes y su excelente ergonomía
Las versiones GTI del Golf Cabrio llegan a los concesionarios a mediados de junio con dos precios oficiales: 35.270 euros para el manual y 37.120 € para el automático DSG, casi 5.000 euros más que el Golf GTI compacto. ¿Dónde se posiciona en el mercado? Por relación precio/potencia hay que mirar a Mini, con su biplaza John Cooper Works Roadster y con el Cabrio, aunque ambos son modelos claramente más pequeños. Por la polivalencia y espacio el Volvo C70 puede ser un rival, aunque es claramente más caro (desde 46.000 euros con 230 cv). Una opción Premium podría ser el BMW Serie 1 Cabrio. Por parentesco puede compararse con el Audi A3 Cabrio, que sin embargo no incluye ninguna versión tan potente. Y por rivalidad comercial siempre hay que remitirse a las carrocerías coupé-cabrio de Peugeot, Renault y Opel, con el 308 CC, el Megane CC y el Astra Cabrio, todas con techo rígido escamoteable que les acerca al hermano mayor del Golf Cabrio, el Volkswagen Eos.

golfgticabrioapoyo_d0008a02714553d15dc77c7d1.jpg