Volkswagen Golf Cabrio: De nuevo, el Golf abre su techo

a fondo Volkswagen Golf Cabrio 1
Diego Zotes13 may 2011
Tras casi diez años de ausencia, el Golf Cabrio vuelve a nuestras carreteras lleno de atractivo, glamour y dinamismo con su gran capota de lona y su elegante carrocería de cuatro plazas sobre la base de la sexta generación.
Contacto
Por fin llega el nuevo Golf Cabrio tras un parón de casi 10 años de esta versión, desde que en 2002 se dejase de producir la versión descapotable de la tercera generación de este mítico modelo. Ahora vuelve sobre la excelente carrocería de la sexta generación actual compartiendo con aquel sus mejores cualidades de diseño distinguido, aunque conservador, manteniendo sus raíces, un interior más premium que nunca y, como siempre, muy cómodo para cuatro pasajeros, un equipamiento cargado de tecnología y unos motores gasolina y diésel de éxito, ya conocidos en toda la gama Volkswagen, con buenas cifras de potencia y una eficiencia de consumo ejemplar. Se empezará a entregar en nuestro mercado en pleno verano, para finales de julio y principios de agosto, y a un precio que partirá desde los 24.840 euros para el 1.2 TSI de 105 cv y alcanzará, en principio, los 30.600 euros del 1.4 TSI de 160 cv con cambio automático DSG de 7 velocidades, a falta de lanzar los motores más potentes 2.0 TSI y TDI de hasta 210 cv que llegarán para el otoño.
Lo más llamativo de este nuevo Golf Cabrio es que apuesta por una tremenda capota de lona con mucho encanto y de alta calidad para minimizar en lo posible la contrapartida del ruido y el escaso aislamiento frente a los techos rígidos, convirtiéndolo además en un vehículo para todo el año. Pero así se desmarca de su hermano de gama Eos, dirigido evidentemente a un público más conservador y que no se sienta tan atraído por el mito Golf. Esta trabajada capota, que cubre de forma armónica las cuatro plazas del interior, se despliega de forma totalmente eléctrica en tan sólo 9,5 segundos, pudiendo hacerlo en movimiento hasta una velocidad de 30 km/h, algo de lo que pocos modelos pueden presumir.
Con un aspecto muy similar a la atractiva imagen del tres puertas de la sexta generación del Golf, con claros rasgos deportivos como los faros delanteros más rasgados y la parrilla de una pieza hasta las ópticas con lamas de color negro, incorpora ligeros detalles que lo diferencian claramente, como es un parabrisas reforzado más inclinado, que continúa con una línea de techo más plana y baja, y una trasera rediseñada para encastrar unas ópticas más estrechas de iluminación por led, la tercera luz de freno sobre la tapa del maletero y ésta última muy pequeña y de apertura a la antigua usanza, de forma vertical dejando una estrecha boca de carga bajo la capota. Aunque el acceso no es del todo cómodo, el espacio que deja en su interior es de nada menos que 250 litros muy aprovechables para guardar equipaje, que se amplían notablemente si se abaten los respaldos traseros.
El aspecto interior es tan elegante y funcional como el de cualquier Golf de nueva generación, diferenciándose únicamente por el actuador cromado de apertura y cierre de la capota, incorporado bajo el apoyabrazos, que incluye también un mando para bajar y subir simultáneamente todas las ventillas, algo que resulta muy ergonómico y práctico cuando se circula a techo abierto en todo tipo de trazados, y un habitáculo diseñado para cuatro pasajeros, con dos asientos independientes que dejan una ligera libertad de movimientos, aunque nunca como en la versión cerrada. Por cierto, además de ser uno de los cabrios con techo de lona más silenciosos con el techo cerrado, nos ha llamado la atención la buena aerodinámica que muestra con el techo abierto, que en combinación con el derivabrisas de serie, evita la entrada de aire molesto en el habitáculo.
El equipamiento de serie es supercompleto en todas las versiones, con elementos como el climatizador automático bi-zona, los asientos Confort con la función Easy-Entry o la preinstalación de teléfono VW Universal Bluetooth, mientras que además para nuestro país se va a poder personalizar con tres paquetes exclusivos, Sport&Mode, Design&Style y Excellence, que aún amplían la dotación tecnológica de serie.
En cuanto a los motores disponibles inicialmente, serán dos de gasolina y uno diésel, todos tan potentes como ecológicos. Todos ofrecen inyección directa y turbocompresor, tanto los gasolina de 1.2 TSI de 105 cv o el 1.4 TSI de 160 cv, ambos con caja manual de 6 velocidades de serie, opcionalmente con DSG de 7 relaciones en el 1.4 TSI, como el nuevo diésel 1.6 TDI CR Bluemotion Technologies de 105 cv con cambio manual de 5 relaciones, filtro de partículas DPF de serie, sistema Start/Stop y recuperación de la energía de frenado.
El comportamiento es tan dinámico como en la versión cerrada, con una suspensión que filtra bien las irregularidades del terreno y se mantiene firme en apoyos en conducción rápida, una carrocería de gran rigidez que evita las molestas y habituales vibraciones parásitas de los cabrios, que incrementan la sensación de fragilidad e inestabilidad, y la sustitución del arco central de seguridad de modelos pasados por un sistema antivuelco activo con dos protectores verticales tras los asientos traseros que emergen con suma rapidez para proteger a los ocupantes en caso de posible vuelco.
La lista inicial de precios queda así:
-Golf Cabrio 1.2 TSI 105 cv: 24.840 euros
-Golf Cabrio 1.4 TSI 160 cv: 28.840 euros
-Golf Cabrio 1.4 TSI 160 cv DSG 7 vel: 30.600 euros
-Golf Cabrio 1.6 TDI CR DPF 105 cv B.M.T.: 27.900 euros