Volkswagen CrossPolo: Ya nada es imposible

a fondo Volkswagen CrossPolo 1
Raúl Toledano15 jun 2010
Basado en la cuarta generación del Polo, este mini SUV destaca por su aspecto juvenil y campero, gracias a pequeños retoques por toda su carrocería de cinco puertas
Ya nada es imposible
Pase lo que pase, disfraza a tu coche de campero, SUV o crossover, como quieras llamarlo. Parece como si las marcas hubiesen entrado en el frenesí más absoluto por construir el imposible de los imposibles. Por un lado nos encontramos con modelos de nueva creación, que partiendo desde la plataforma del segmento B o pequeños utilitarios, pretenden ganarse a la clientela con un toque refinado y distintivo a lo que actualmente domina el mercado, por ejemplo el Nissan Juke o Suzuki 4x4; y por otro tenemos a versiones ya establecidas con retoques campestres para posibilitar la marcha por caminos no demasiado castigados. Entre estos últimos podemos encontrar a unidades de lo más variopintas, como el Toyota Urban Cruiser, el Ford Focus Sportbreak X, el Audi A4 Allroad y ahora llega la nueva generación del CrossPolo, derivado del utilitario de Volkswagen pero con estética SUV al incorporar pequeños detalles funcionales y estéticos.
Basado en la cuarta generación del Polo, este mini SUV destaca por su aspecto juvenil y campero, con variaciones estéticas como unas protecciones de color negro que recorren toda la parte baja de la carrocería alcanzando las estriberas, unos paragolpes abombados también en color negro con una gran toma de refrigeración y un prominente difusor cromado, retrovisores pintados en tono plata y las sorprendentes barras en el techo, que pueden soportar hasta un máximo de 75 kg de peso adicional. En la zaga, los grupos ópticos son idénticos a los del Polo de calle, pero con un nuevo difusor que a efecto visual es de mayor importancia que en el comportamiento off road. Seis colores, dos de ellos exclusivos para este modelo, podrán adornar nuestra carrocería, mientras que por dentro los asientos se presentan en dos tonalidades distintas además de inserciones específicas de aluminio para el salpicadero y los paneles de las puertas.
Su capacidad de carga es de 280 litros, ampliables a 952 litros abatiendo la segunda hilera de asientos. Con unas llantas de aleación de 17 pulgadas con diseño de cinco radios dobles sobre las que se montan unos neumáticos de medidas 215/40 y una suspensión revisada, el CrossPolo aumenta su altura libre al suelo en 1,5 centímetros. Menos da una piedra. Aunque que nadie se lleve a engaños, todos estos retoques se pagan. Y es que a falta que Volkswagen haga oficial los precios en España, en Alemania el precio del CrossPolo más barato en comparación con el Polo más económico, es 4.000 euros más caro.
El CrossPolo sólo está disponible con carrocería de cinco puertas, sin embargo su abanico mecánico es bastante amplio, con tres motores gasolina y otros tantos diésel. Además, las versiones potentes podrán ir asociadas al cambio automático DSG de siete velocidades. En ciclo gasolina, el cliente podrá optar por un 1.2 de 70 cv, un 1.4 de 85 cv y un 1.2 litros TSI turboalimentado de 105 cv, que pude combinarse con la transmisión manual de seis relaciones o el DSG, con ambos, su consumo mixto homologado es de 5,5 litros/100 km y sus emisiones de CO2 son de 128 g/km. En ciclo diésel, tres mecánicas de 1.6 litros TDI con tres versiones de potencia: 75, 90 y 105 cv. Sus consumos son de 4,3 l/100 km con la caja manual de cinco velocidades y de 4,6 l/100 km con el DSG.