Volkswagen Amarok DC 2.0 TDI 163 cv 4M permanente: El gigante alemán

gen_report_6896bef630964ece201c576a6.jpg
Diego Zotes09 abr 2012
Probamos la última propuesta llegada al segmento pick-up, el inmenso Amarok, con motor diésel de alta potencia y una tremenda capacidad combinada con una amplia doble cabina que le convierten en el más grande del segmento. ¡Inmenso volumen de estilo americano a la venta en Europa!
Nos ponemos al volante de una de las novedades más recientes de la marca alemana Volkswagen, el Amarok, que representa por cierto la primera incursión de la marca en el segmento pick-up o todoterreno de trabajo. Y como casi todo lo que hace la marca, lo ha hecho por la puertas grande, con todo un mastodonte al más puro estilo americano de tamaño sobredimensionado con nada menos que 5,25 metros de eslora, bastante más voluminoso y robusto que lo habitual en su competencia japonesa, donde podemos encontrar al Navara de Nissan, al Hilux de Toyota o al L200 de Mitsubishi. De todas formas, toda esta calidad y liderago en cuanto a tamaño y capacidad se paga, puesto que para adquirir el Amarok Doble Cabina con tracción total 4Motion permanente de 163 cv hay que desembolsar nada menos que 37.181 euros.
a favor-Habitabilidad y confort-Aspecto muy robusto-Diésel biturbo muy refinadoen contra-Suspensión trasera rígida-Consumo elevado-Maniobrabilidad complicada
Pues como decimos el diseño es una de sus facetas clave, llamando la atención inicialmente con un morro muy elevado, una inmensa carrocería de doble cabina para cinco pasajeros con claro énfasis en las líneas horizontales identificadoras de la marca y una caja de carga de tremendas dimensiones, mientras que entre los pequeños detalles del ADN Volkswagen destacan la parrilla alargada hasta las nuevas ópticas cuadradas o los grandes pasos de rueda de estructura cuadrada que albergan llantas de aleación de 17 pulgadas, completaándose todo ello con accesorios como las estriberas o la gruesa barra antivuelco cromadas que cruza transversalmente la caja de carga. La zaga presume de un gran portón plano de líneas lisas protagonizado por un inmenso logiotipo de Volkswagen, flanqueado por dos ópticas verticales rectangulares de grandes dimensiones. Estos pequeños detalles son los que marcan las diferencias con su competencia, transmitiendo la sensación de encontrarnos ante un pick-up de gama alta y de calidad superior.

detalle_3b4ad968b0565ae17e9794a31.jpg

A pesar de tratarse de un vehículo muy fuerte y robusto orientado hacia el trabajo duro, el Amarok pretende conseguir para sus pasajeros buenas dosis de confort y habitabilidad, asemejándolo lo más posible a un turismo de grandes dimensiones. Para ello presenta el habitáculo más espacioso del segmento, con la característica ergonomía conocida de los modelos de la marca alemana. Ofrece cinco plazas realmente utilizables, con un gran espacio para las piernas en las plazas traseras y un acceso muy cómodo a todas ellas, tanto delante como detrás, exceptuando evidentemente su gran altura que nos obliga siempre a escalar para entrar. Además, los respaldos de las plazas traseras pueden abatirse completamente o por partes, para aumentar el espacio de carga en el interior.La tremenda caja de carga que queda con el chasis doble cabida convierten al Amarok en el más capaz del segmento
Otro de los factores por el que el Amarok llama la atención es por su tremenda caja de carga exterior combinada con la carrocería doble cabina, que con sus 2,52 metros cuadrados de área de carga lo convierten en el más capaz del segmento, permitiendo cargar cómodamente todo tipo de maquinaria pesada y de vehículos de recreo. Gracias también a la mayor anchura del segmento entre los pasos de rueda, con 1,22 metros, puede soportar una carga de 948 kilos. Por otra parte la altura está rebajada hasta los 780 mm, facilitando la carga de objetos voluminosos y pesados.
El Amarok organiza su equipamiento en tres niveles, desde el más básico orientado a la conducción más campestre y al trabajo más duro con componentes puramente mecánicos, pasando por el Trendline que busca ofrecer más confort, hasta nuestro acabado alto de gama Highline, que nos adentra en el clásico universo Volkswagen de exclusividad y confort con unos materiales similares a los de los turismos de la marca, aunque algo más robustos, y un equipamiento por todo lo alto. No faltan detalles como el navegador integrado en la consola con pantalla táctil, control de velocidad, cristales traseros tintados o el climatizador automático Climatronic, en el interior, mientras que el exterior se corona con cantidad de detalles cromados en los paragolpes y la carcasa de los espejos retrovisores que lo hacen bastante más distinguido.

detalle_b0ab9b3be868d95d08f38966d.jpg

En materia de seguridad el Amarok se convierte en un nuevo referente en el segmento, con sistemas como todos los airbags de serie, frontales, de cabeza y tórax, algo atípico en el segmento, control de estabilidad electrónico ESP y una innovadora “función Off-Road” conectable mediante un botón en la consola que reconfigura sistemas como el ESP, el sistema antideslizamiento ASR y el ABS adaptándolo a las condiciones Off-Road, incluso conecta automáticamente el sistema de control de descensos para garantizar la máxima seguridad y eficacia.El potente motor diésel biturbo 2.0 TDI de 163 cv se muestra tan potente en todos los terrenos como suave y refinado
Excelente propulsor biturbo de bajo consumo
El motor que mueve al Amarok es una refinada unidad que lo hace con cantidad de modelos de Volkswagen Comerciales, el 2.0 Bi-TDI de inyección directa y con doble turbo que para la ocasión entrega 163 cv de potencia y 400 Nm desde tan sólo 1.500 vueltas, logrando así un dinamismo ciertamente inesperado para sus tremendas dimensiones y peso, que son nada menos que 1.958 kilos. Se mueve con facilidad a cualquier régimen, cargado o no, gracias a un cambio manual de 6 velocidades con las relaciones muy acertadas, las primeras marchas más cerradas que se abren progresivamente en las más largas. Además, con este propulsor diésel de última generación logra unas cifras de consumo y emisiones muy comedidas cumpliendo la exigente normativa Euro 5, con una media de consumo combinado homologado de 7,8 litros a los 100 km y unas emisiones de CO2 por debajo de los límites mínimos previstos para este segmento de 200 gramos, exactamente 199 gr/km, contando con que además nuestra versión lleva un sistema de tracción total permanente que penaliza estas cifras.
De hecho esta es la mayor originalidad en el segmento del Amarok, la combinación de un motor diésel con doble sobrealimentación con un sistema de tracción total permanente con diferencial Torsen, convirtiéndose así en el único del segmento. El Amarok ofrece tres variantes en cuanto al tipo de tracción, simple, destinada al que busca un vehículo robusto de gran tamaño sin necesitar radicales cualidades camperas, nuestra unidad con tracción 4Motion total permanente, que permite aoprovechar al máximo la seguridad que facilita la tracción total electrónica incluso en conducción por carretera, y luego el 4Motion de tracción total conectable, indicado para el que necesita el Amarok como un vehículo de trabajo en terrenos siempre rotos o en condiciones climatológicas adversas, logrando las mejores condiciones de tracción incluso con su caja reductora para superar los obstáculos más complicados.
Nuestro Amarok con tracción total 4Motion permanente y diferencial Torsen ofrece un mayor grado de confort que el de tracción total conectable, mucho más indicado para realizar una conducción especificamente Off-Road. Por ello, no lleva las suspensiones reforzadas de aquel, logrando ofrecer un mayor confort, aunque no absoluto, mostrándose siempre bastante rígida y bastante incómoda para el día a día. Este sistema de tracción novedoso en el segmento, es capaz de repartir el par de forma variable entre los ejes, a partir de un 40:60 entre los ejes delantero y trasero en condiciones normales, combinando un gran dinamismo en conducción con una gran fuerza de tracción.