Viajar en verano: Primera operación salida

Diego Zotes27 jun 2005
Llega la primera operación salida del verano, y es el momento de recordar las precauciones básicas que debemos seguir en nuestro viaje. Muchas de ellas son las genéricas de todo el año –como estar atento a la velocidad, no consumir alcohol, evitar las distracciones, etc- pero así como la conducción invernal tiene sus propias características, la de los meses estivales también reúnen sus particularidades.
Inicio
PRIMERA OPERACION SALIDA

a fondo Viajar en verano 1

Llega la primera operación salida del verano, y es el momento de recordar las precauciones básicas que debemos seguir en nuestro viaje. Muchas de ellas son las genéricas de todo el año –como estar atento a la velocidad, no consumir alcohol, evitar las distracciones, etc- pero así como la conducción invernal tiene sus propias características, la de los meses estivales también reúnen sus particularidades.
Por ejemplo, conducir con excesivo calor en el interior del vehículo puede ser tan perjudicial como hacerlo con unas cuantas cervezas, llenar el maletero hasta los topes va a variar el comportamiento dinámico del coche, y la importancia del estado de los neumáticos se multiplica, como así informamos en el reportaje "El neumático y la accidentalidad", donde develamos datos del mayor riesgo de reventón en los meses calurosos.
  Si a estos detalles y otros más le añadimos que en estos días se produce un mayor número de desplazamientos, y que en muchos de los casos se realiza el viaje más largo del año, obtenemos una serie de condicionantes que luego se traducen en un mayor número de accidentes, y si no lo creen vean los datos del último informe del INTRAS (Instituto de Tráfico y Seguridad Vial): Cada día del verano mueren 15 personas en España por accidente de tráfico, y otras 461 resultan heridas (frente a los 12 muertos y 388 heridos del resto de año). Julio es el mes con más accidentes del año, y agosto el que los registra más graves. Estos datos pertenecen al análisis de 498.353 accidentes con datos de la DGT y comprendidos entre 1998 y 2003.
Sólo es necesario echar un vistazo a las causas que el INTRAS nos revela de porqué se producen más y más graves accidentes en verano para extremar las precauciones y no caer en los mismos errores: largos desplazamientos y elevado número de horas de conducción, lo que produce fatiga, sueño y por tanto más posibilidad de distracciones. Por último, la mecánica del vehículo en temperaturas extremas sufre más y es más probable tener una avería.
Por todo esto desde Autocity.com pedimos prudencia y seguir unos sencillos consejos, como informarse del estado de las carreteras y posibles rutas a seguir, planificar el viaje, pero nunca marcarse un horario concreto de llegada, afrontando el viaje bien descansados y parando durante el mismo cada dos o tres horas.
Enrique Marco, Autocity.
30 de Junio de 2005