Viajar con esquís: Impacto mortal

a fondo Viajar con esquís 1
Raúl Toledano14 ene 2010
Circulando a tan sólo 50 Km/h, en caso de accidente, los objetos sueltos y mal colocados salen proyectados multiplicando su masa hasta por 50 veces, ocasionando graves daños a los ocupantes
Impacto mortal
En caso de accidente, una carga mal colocada en el vehículo es un factor clave en la gravedad del mismo. Lamentablemente, los accidentes son imprevisibles y aun cuando los vehículos son cada vez más seguros, no hay que subestimar el peligro que puede suponer un objeto que sale volando. Circulando a tan sólo 50 Km/h, en caso de accidente, los objetos sueltos y mal colocados salen proyectados multiplicando su masa hasta por 50 veces, ocasionando graves daños a los ocupantes, especialmente cuando, como en el caso de los esquís, se trata de materiales con aristas cortantes.
El RACE (Real Automóvil Club de España) ha realizado una serie de pruebas para demostrar la peligrosidad de viajar con esquís sueltos por el habitáculo de nuestro vehículo. En la primera prueba de choque se transportaba la carga colocada y sujeta correctamente. Los esquís se amarraron firmemente y se utilizó una chapa de madera para proteger la parte posterior del asiento del acompañante. Las botas de esquiar se colocaron en el suelo, en tanto que las piezas de equipaje quedaron seguras debajo del trineo amarrado. Durante el choque en ningún momento los objetos llegaron a soltarse, por lo que no existió ningún riesgo para los pasajeros como consecuencia de los objetos que pudieran salir volando.
En la segunda prueba de choque la carga estaba colocada incorrectamente, no se utilizaron cintas tensoras para sujetar, se abatieron los dos asientos traseros y los objetos se colocaron libremente en el maletero sin aprovechar los espacios disponibles en el suelo. Durante el choque los esquís con bordes cortantes penetraron entre los ocupantes y las botas golpearon contra los asientos. El acompañante ya se encuentra realizando el movimiento de retorno cuando las botas de esquiar chocan contra el asiento y lo empujan de nuevo hacia delante. La prueba de choque demuestra que en un choque a 50 km/h, un objeto no asegurado puede desarrollar un peso equivalente entre 30 y 50 veces su peso en energía cinética.
De tal manera, podemos recomendar una serie de pautas para transportar la carga con seguridad:
1) Si los objetos son muy voluminosos para llevarlos en el maletero, se deberán alojar en una baca cerrada o un porta esquíes.
2) Distribuir uniformemente la carga y con el centro de gravedad lo más bajo posible, es decir, colocar los objetos de mayor peso directamente sobre la plataforma del interior del vehículo, en la parte inferior y preferiblemente entre los dos ejes.
3) Sujetar la carga para evitar que pueda moverse. Debemos tener en cuenta que los objetos pueden pesar hasta 50 veces más en caso de accidente.
4) Apoyar la carga en la zona más adelantada contra la superficie fija del vehículo, para que no se desplace hacia la parte delantera acumulando una mayor energía cinética durante su recorrido.
5) Aproveche los puntos de amarre existentes en el vehículo.
6) Lleve cintas tensoras en el coche; muchas compras son inesperadas y los necesitaremos.
7) Los objetos que superen los 25 kg de peso no se deberán colocar detrás de las personas.
8) Compruebe la presión de los neumáticos y las cargas sobre ejes según las instrucciones de servicio.
9) Siempre que sea posible, coloque los objetos particularmente pesados sobre el suelo.
10) Muchas veces es posible utilizar el cinturón de seguridad del vehículo para asegurar la carga.
11) Cubra con una manta las cajas que lleven elementos sueltos o cortantes.12) Invierta el tiempo necesario para asegurar la carga.