Vettel aprieta en Hungría:

Vettel aprieta y Alonso es cuarto en los entrenamientos libres de Hungría 1
Agencia EFE26 jul 2013
El alemán Sebastian Vettel (Red Bull), líder del Mundial de Fórmula Uno, dominó la primera jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Hungría, en la que junto a su compañero australiano Mark Webber marcó los mejores tiempos.

Vettel, que ya había encabezado la tabla en la primera sesión, marcó la vuelta rápida de la jornada en la segunda, en la que se firmaron los mejores cronos, Webber repitió el segundo puesto y Alonso, el cuarto.

El triple campeón mundial alemán cubrió en su mejor giro los 4.381 metros de la pista de las afueras de Budapest en un minuto, 21 segundos y 264 milésimas, 44 menos que Webber y con una ventaja de 153 sobre el francés Romain Grosjean, que logró el tercer tiempo del día, inferior en apenas nueve milésimas al de Alonso.

Red Bull no parece tener intención de aflojar el ritmo y busca una cuarta temporada triunfal con la que prolongar los tres dobletes -Mundial de pilotos y de constructores- que firmó durante las tres pasadas temporadas, gracias al monoplaza triunfal diseñada por el ingeniero estrella de la Fórmula Uno, el inglés Adrian Newey.

Hoy dominó las dos sesiones con ambos coches, siempre por delante de un Lotus: Grosjean fue tercero en la segunda sesión y su compañero finlandés Kimi Raikkonen -tercero en el Mundial, a 41 puntos de los 157 que suma Vettel y siete por debajo de los que contabiliza el doble campeón mundial español- había hecho lo propio en la primera. Ambos subieron el año pasado al podio, cuyo puesto más alto ocupó el inglés Lewis Hamilton (Mercedes), sexto hoy.

La jornada, calurosa, discurrió sin mayores sobresaltos, sirvió para ajustar la puesta a punto de los monoplazas y, sobre todo, para probar la nueva versión del neumático del suministrador único, Pirelli, con construcción de 2012 (carcasa de kevlar) y los compuestos de este año, que en Hungría son medios (raya blanca) y blandos (amarilla).

Alonso señaló nada más llegar a Hungría que no esperaba sorpresas en el circuito de las afueras de Budapest. Y, de momento, no las ha habido: Red Bull sigue siendo el más rápido y Vettel apunta a otra 'pole'. La que sería la cuadragésima para un piloto de 26 años.

Pero la carrera del domingo está prevista a setenta vueltas y se prevé incluso más calor que en la jornada de hoy, en la que la temperatura ambiental llegó a 31 grados y alcanzó los 46 en la pista en la que Alonso efectuó su puesta de largo en la F1, en 2003.

Y en la que su compañero brasileño Felipe Massa, que hoy fue quinto (1:21.544, por delante de los Mercedes de Hamilton, el piloto en activo con más triunfos aquí -tres-, y del alemán Nico Rosberg) pasó uno de sus peores trances, con el accidente que sufrió en 2009. Desde entonces, el paulista no ha vuelto a ganar una carrera.

Alonso está arropado en Hungaroring por sus padres, Ana y José Luis, el hombre que supo educar a un hijo al mismo tiempo que fabricaba un campeón. Últimamente no tan habitual en los circuitos, hace casi diez años fue testigo directo del primero de los 32 triunfos (cuarta mejor marca histórica en Fórmula Uno) de Fernando, cuando pilotaba en Renault, la escudería en la que festejó sus dos títulos mundiales, en 2005 y 2006.

De aquella primera victoria, que le convirtió en ese momento en el piloto más joven y en el primer español -a fecha de hoy, el único- en ganar en F1, el astur recuerda el abrazo con su padre y que pensaban poder morirse tranquilos, al haber cumplido un sueño.

Desde entonces, Alonso sumó muchísimos éxitos más para el deporte español. Y si Ferrari aprieta, caerán más. Pero, de momento, Vettel, que en Nürburgring, hace tres domingos, logró su cuarta victoria del año (después de las logradas en Malasia, Bahrein y Canadá), camina con paso firme en su afán de capturar un cuarto título consecutivo.

El de Heppenheim, que este año estrenó su casillero de victorias en Canadá y en su propio país -donde firmó su trigésimo triunfo-, aún tiene que ponerle la cruz a Hungría, uno de los pocos circuitos en los que no conoce la victoria un superdepredador de su categoría.

Alonso, que espera mejoras para después del parón veraniego, sí trabajó con modificaciones en suelo, escapes y alerón delantero. En el ensayo bueno probó a una vuelta y luego hizo simulación de carrera, primero con blandos y luego con medios, donde comprobó que, de nuevo, es previsible que tenga buen ritmo.

En una carrera en la que la degradación del neumático va a ser de nuevo clave. Y en la que el genial piloto asturiano no debería descartar la posibilidad de festejar su trigésima tercera victoria. Un día antes de su trigésimo segundo cumpleaños.