Un día en Ginebra: Híbridos, eléctricos y chicas guapas

a fondo Un día en Ginebra 1
Raúl Toledano05 mar 2010
Ginebra 2010 debe dar portazo definitivamente a las penurias de 2009, apostando por las nuevas tecnologías aplicadas a la automoción
En Ginebra, en una enorme nave que se extendía en las inmediaciones del aeropuerto internacional de la ciudad suiza, se está celebrando el salón del automóvil, Ginebra 2010, que debe dar portazo definitivamente a las penurias de 2009, apostando por las nuevas tecnologías aplicadas a la automoción. Así, y después de ser deslumbrados por el coral de focos que apuntan con pasión las carrocerías más potentes y ecológicas- del mercado actual, nos fuimos encaminados a descubrir las joyas híbridas y eléctricas que las marcas han guardado con sigilo para presentar al mundo.
Coches eléctricos y otros combustibles alternativos, kyats especiales, diseño, ingeniería, tuning, accesorios y extras, equipamiento original de fabricantes, instaladores y sistemas para reparación y mantenimiento de vehículos, productos variados y servicios relacionados con la industria del motor, ocio, atracciones y mucha chica mona. Del 4 al 14 de marzo, el Salón del Automóvil de Ginebra 2010 se convierte en el centro neurálgico del mundo de las cuatro ruedas. Con las matriculaciones bajo mínimos el pasado año, las firmas presentan proyectos ilusionantes pero levantados sobre cimientos de paja para este 2010. Y es que el aluvión de novedades presentadas, convierten a Ginebra estos días en un lugar de obligatoria visita para los que trabajamos en el mundo de la automoción.
Con la profunda renovación en multitud de gamas generalistas, véase, el Ford Focus, Nissan Micra, Opel Meriva, Volvo S60 o Volkswagen Touareg, no hay marca que se resista al frenesí del coche híbrido y eléctrico, lo que los modernos llaman las nuevas tecnologías. Ninguna categoría se libra de esta nueva política. Y es que la fiebre por los híbridos ha infectado a vehículos del segmento B como el Toyota Auris, crossver como el Peugeot 3008 o el deportivo Honda CR-Z, uno de los que más no fascinó. Por cierto, todos ellos modelos que estarán muy pronto en los concesionarios. Por su parte, los eléctricos también asoman tímidamente la cabeza, con el Peugeot i-On, que ya ha empezado a comercializarse, como punta de lanza.
Y, claro, en un salón de estas magnitudes tenía que existir un hueco (muy importante) para prototipos con un futuro esperanzador a poco que cambie la dinámica económica global: híbridos "enchufables" a la corriente eléctrica como el Mercedes-Benz F800, eléctricos como el BMW Concept Active E o el Seat IBe Concept, que de la mano de Shakira vio la luz justamente cuando entrábamos al pabellón, o un SUV a pila de combustible, el Hyundai ix35 FCEV. Fíjense en las dimensiones que está alcanzando el asunto que hasta la deportiva Ferrari, caballos, gasolina, neumáticos quemados, introdujo en su stand un 599 GTB Fiorano una preciosidad, dicho sea de paso- con motor híbrido mientras que el California vendrá acompañado del innovador sistema Stop&Star. Los tiempos cambian.