Un bilbaíno homenajea a Walter Röhrl con una réplica del Opel Ascona de 1974:

Un bilbaíno homenajea a Walter Röhrl con una réplica del Opel Ascona de 1974 1
Agencia EFE02 may 2014
El bilbaíno José Miguel Fernández Martínez ha presentado, con motivo del Rallyestone de vehículos clásicos, una réplica del Opel Ascona A 1.9 con el que el piloto alemán Walter Röhrl ganó 40 años atrás el desaparecido Rallye Firestone y el título europeo de conductores.

Durante los días 2 al 4 de mayo -las fechas del Rallyestone organizado por la Real Peña Motorista Vizcaya, entidad que data de 1923- puede ser visto en Bilbao y por las carreteras de Álava, Gipuzkoa, Cantabria y Bizkaia la espléndida 'reconstrucción' del coche con el que Röhrl y su copiloto Jochen Berger, éste ya fallecido, ganaron en Bilbao el Firestone en 1974, entonces prueba del Campeonato de Europa.

Aquel Firestone, con salida del coso taurino de Vista Alegre, se celebró con 81 vehículos en competición, de ellos 34 equipos extranjeros.

Pilotos consagrados como los suecos Asterhag y Allanson (BMW), los británicos Coleman y Sclater (Ford) y el portugués Borges (Porsche) fueron rivales de Röhrl como también los españoles Gargallo, Zanini -volcó y se retiró- y Pradera, el bilbaíno del equipo oficial Seat que, con un modelo 1430, ocupó la tercera plaza de la general 'scratch' tras el campeón de Portugal.

José Miguel Fernández, actualmente 65 años de edad, apasionado por los coches 'con clase' según sus propias palabras y vinculado a la escudería BCR, se prometió 'resucitar de alguna manera aquella imagen de Walter Röhrl en Bilbao' y, para ello, 'pensé hacerlo a través de su coche'.

'Claro que dar con un Ascona 1.9 RS de culata crossflow y 200 caballos no debía ser una operación fácil y por ello entré en contacto con Opel en Alemania', relata a EFE.

'Me dieron una pista, quizá en Portugal. Y me fui a la localidad de Covilha, donde di con uno de aquellos vehículos encasillados en el entonces grupo 2 de competición', continúa.

'Con el coche en Bilbao y mucha información técnica, fotos de la época y gestiones empezó la operación de la reconstrucción con el asesoramiento de especialistas alemanes'.

José Miguel Fernández, que corrió con un 600 Abarth unos cuantos rallyes a finales de la década de los 60, ha llevado las riendas del proyecto con la colaboración de la empresa bilbaína Carrocerías Begoña durante tres años.

'Todo el equipo motor es original, es decir, carburador, pistones, culata, frenos y demás, pero, ha sido necesario un trabajo entusiasta y meticuloso en el acondicionamiento técnico, montaje y estética, porque en este Opel se han cuidado los detalles y por eso lleva los colores amarillo y verde de la máquina de Röhrl', concluye.

El coche que aficionados al automovilismo y curiosos pueden ver estos días porta el número 01 -el de Röhrl era el 1-, por estar fuera de competición en el Rallyestone de clásicos y ser objeto de exhibición.

El cartel anunciador del IX Rallye Internacional Rallyestone refleja en blanco y negro la salida dada en 1974 al equipo alemán Röhrl-Berger por el presidente de la Federación Española de Automovilismo, el conde de Villapadierna.

En la actualidad, la réplica de aquél victorioso modelo A 1.9 RS, que logró esa temporada el éxito en siete pruebas europeas y el título continental, lleva matrícula de coches históricos 2959 BBC.

Walter Röhrl, al que se recuerda y homenajea en Bilbao en 2014, alcanzó el título mundial de rallies en 1980 y 1982 y en la última votación internacional sobre los mejores pilotos de todos los tiempos se encuentra dentro del top'10.