Tramontana: Artesanía española

Diego Zotes02 mar 2005
Además del fuerte y frío aire de tramontana, a partir de 2006 correrá otro Tramontana mucho más rápido que el conocido viento de Cataluña. Se trata de un exclusivo y potente deportivo biplaza que la empresa A.D. Tramonatana, ubicada en la Costa Brava, acaba de presentar en el Salón de Ginebra.
Inicio
PURA ARTESANIA ESPAÑOLA

a fondo Tramontana 1

Además del fuerte y frío aire de tramontana, a partir de 2006 correrá otro Tramontana mucho más rápido que el conocido viento de Cataluña. Se trata de un exclusivo y potente deportivo biplaza que la empresa A.D. Tramonatana, ubicada en la Costa Brava, acaba de presentar en el Salón de Ginebra.
  Este peculiar automóvil pretende rememorar y continuar el prestigio que la industria automovilística española tuvo el siglo pasado como lo demostraron Hispano Suiza o Pegaso. De hecho, el Tramontana lleva lo mejor y de la más avanzada tecnología que existe. Su proyecto se inició ya hace seis años, ideado por el ingeniero Josep Rubau. Gracias al apoyo de inversores privados, y a la factoría que los empresarios catalanes poseen en Garriges (Gerona), hoy podemos hablar ya de una realidad; aunque una realidad reducida, ya que se espera producir unos 12 vehículos al año (ya tienen seis peticiones).
Principalmente el Tramontana está dirigido al mercado de los coleccionistas, y para su promoción se han elegido puntos muy concretos donde pueden hallarse los potenciales compradores: Mónaco (en el Salón que celebra en mayo) y Emiratos Arabes Unidos (en el Salón que se hará en noviembre). Y es que sólo con citar un par de detalles (lleva la insignia delantera en oro y la trasera en oro blanco, y cuesta 500.000 euros aproximadamente) ya podemos imaginar qué tipo de cliente accederá a él.
La configuración del Tramontana es muy curiosa, porque los asientos van uno detrás de otro, según sus responsables “de clara inspiración en la aviación y para mejorar el reparto de pesos y el comportamiento durante la marcha”. El chasis es de aluminio, en muchas piezas predomina la fibra de carbono, y también se ha empleado en el habitáculo mucha madera; lo que permite un peso total de sólo 950 kilos.
La mecánica es V12 de más de 500 cv, de forma que podrá pasar de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos. El Tramontana es tan exclusivo que no habrá dos unidades iguales, ya que durante el montaje el cliente podrá incluir numerosos elementos personalizados. Por ejemplo, se hace un estudio ergonómico del cliente para conseguir el máximo confort ¡el peligro es que después de comprarlo se engorde o adelgace 20 kilos!
Enrique Marco, Autocity
7 de Marzo de 2005